EMOLTV

Una iniciativa que saca sonrisas: Neozelandés alegra a niños hospitalizados con "tatuajes"

La idea, que partió el fin de semana, se viralizó y hoy varios usuarios ya conocen las felices caras de los menores internados en Auckland, quienes lucen orgullosos sus diseños en la piel.

25 de Mayo de 2016 | 09:08 | Emol
imagen
Facebook Benjamin Lloyd art collection
SANTIAGO.- Hacer feliz a un niño no requiere mucho más que entrega y buena disposición. Así lo dejó claro el tatuador neozelandés, Benjamin Lloyd, quien el fin de semana mostró su colorida idea de alegrar, aunque fuera una tarde, la vida de los niños del hospital infantil Starship, en Auckland, con “tatuajes”.

El domingo, Lloyd subió a su cuenta de Facebook unas imágenes de él, tatuando a uno de los niños hospitalizados: “Nada me da más alegría que impulsar la confianza de un niño con un tatuaje”, escribió, aclarando que, obviamente, los dibujos no eran permanentes y utilizaba pinturas orgánicas para realizarlos con aerógrafo.

“Con 50 likes (en este posteo) iré a tatuar a todos los niños del hospital Starship”, agregó. A la fecha, acumula 437 mil. Y hoy, además de haber tenido que organizar nuevas citas en el hospital, tiene pedidos de los propios padres de algunos de los menores internados para que sus hijos sean pintados.

Lloyd, quien partió haciendo estos dibujos en adultos que aún no se atrevían a hacerse tatuajes permanentes, realizó sus primeros tatuajes temporales en niños, cuando su hijastro (que falleció hace varios meses a los 7 años) se lo pidió. Desde entonces, quiso repetir la experiencia con otros menores. “La reacción de ellos era increíble (…) después caminaban con la frente en alto, con confianza, orgullosos”, señaló en una entrevista. “No puedes evitar que eso te encante, así que pensé en ir donde hubiera muchos niños y hacer lo mismo”.

Y si bien algunos han criticado su iniciativa, por motivar “alteraciones permanentes en el cuerpo”, como escribió un usuario de Facebook, otros, como los mismos padres de los niños internados en el hospital, consideran que es una experiencia positiva y alegre para los menores.

“Cuando ven a un niño tatuado es como un golpe al sistema”, opinó Lloyd. “Bueno, me encanta eso”. Asimismo, el neozelandés comentó que el único lado negativo que ha visto de sus tatuajes temporales, es que varios niños no quieren bañarse después, para que no se vaya desapareciendo el dibujo.

¿Te gustó esta idea?