Simbólico roble que Emmanuel Macron le regaló a Donald Trump en 2018 tuvo un triste final: murió durante cuarentena

El árbol que fue plantado por los dos mandatarios en los jardines de la Casa Blanca en un solemne acto, representaba el vínculo entre ambos países.

11 de Junio de 2019 | 10:39 | Redactado por M. Francisca Prieto, Emol
AP
"Este roble (mi regalo para @realDonaldTrump) será un recordatorio, en el corazón de la Casa Blanca, de este vínculo que nos une", escribió el 24 de abril de 2018 el Presidente francés, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter. El mensaje iba acompañado de un video en el que se le veía a él, al Mandatario estadounidense y a las respectivas Primeras Damas, Briggite Macron y Melania Trump, plantando el árbol en los jardines de la sede de gobierno de Estados Unidos.

El solemne acto era parte de la visita oficial del jefe de Estado galo al país norteamericano, que estuvo plagado de gestos de cordialidad, elogios y regalos simbólicos, como el roble.

"Me encanta el árbol. Es un gran honor", afirmó entonces Trump, tras ser consultado por la prensa qué le parecía el presente de Macron.

Y es que no se trataba de un roble cualquiera, sino que el árbol fue especialmente elegido por el Mandatario francés, ya que tenía un significado histórico. Se trataba de un ejemplar que provenía del bosque de Belleau, ubicado en el norte del país europeo, que fue uno de los escenarios de la Primera Guerra Mundial y el lugar donde miles de Marines estadounidenses perdieron sus vida durante una batalla en 1918.



Pero, a pesar de lo especial del regalo, una semana después de ser plantado, el roble desapareció misteriosamente de los jardines de la Casa Blanca y en el lugar solo quedó una mancha amarilla de pasto.

"Está en cuarentena, algo obligatorio para cualquier organismo vivo importado a Estados Unidos. Será replantado después", explicó entonces Gérard Araud, embajador de Francia en el país de norte, ante las especulaciones que habían surgido respecto al destino del árbol.

Asimismo, un especialista en botánica señalaba que el árbol probablemente volvería en octubre al lugar donde había sido plantado, ya que ese era el mejor mes para trasplantar la especie.

Lo cierto es que el roble nunca regresó a los jardines de la Casa Blanca. ¿La razón? Murió durante la cuarentena.

"Es como una metáfora de una relación que no es lo que era, especialmente a nivel personal", publicó Le Monde respecto a la muerte del árbol. "Las divergencias fundamentales sobre el clima, la energía nuclear de Irán o el papel de la Unión Europea (UE) finalmente han llegado a su fin", agregó el medio francés en un artículo titulado "Entre Trump y Macron, el fin de las ilusiones".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores