ediciones especiales

Experto recalca el rol que cumple la educación superior en el ámbito de la innovación

Gonzalo Vargas, miembro del Consejo Directivo de Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás, analizó el escenario que vive el país y las futuras generaciones en materia de emprendimiento e innovación.

20 de Noviembre de 2020 | 16:46 | Redactado por Patricio Gutiérrez

Desde el estallido de la pandemia del coronavirus a nivel global, conceptos como el emprendimiento y la innovación tomaron un nuevo impulso y en ese sentido la educación superior también pasa a jugar un rol fundamental a la hora de formar a los futuros talentos que definirán los siguientes años en la llamada cuarta revolución industrial.

En ese contexto Gonzalo Vargas, miembro del Consejo Directivo de Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás, analizó y explicó en conversación con EmolTV los desafíos que aún tiene Chile por delante en materia de innovación, así como el papel que juegan las instituciones de educación superior.

En relación al presente nacional en términos de innovación, Vargas señaló que “somos un país que estamos en la medianía de la tabla, estamos bajo en la inversión de investigación y desarrollo, pero en lo práctico hay innovaciones sobre todo del punto de vista de la adaptación y adopción de tecnologías que son desarrolladas en otras partes del mundo. Pero estamos todavía al debe, hay mucho por hacer”.

En ese sentido aseguró que los desafíos que se vienen por delante en esta materia llegan “desde el punto de vista de las habilidades que tienen las personas, porque la innovación la hacen las personas. Uno puede comprar tecnología, encargar investigación, pero el que genera la innovación, los nuevos procesos productivos, los nuevos productos, son siempre las personas. (Entonces) desde una institución de educación superior lo que uno ve es cómo desarrollar las habilidades de innovación en las personas, tanto a nivel individual y después a nivel organizacional”.

Es por eso que, añadió el experto, “necesitamos formar a la gente no solamente para hacer las cosas bien, sino para estar siempre con creatividad, con capacidad de resolución de problemas, mejorando procesos, productos, desarrollado nuevas industrias y eso es algo que se está incorporando en la educación superior”.

El rol de la educación superior



En ese sentido destacó que el papel que juega la educación superior en el ámbito de la innovación es fundamental. “El rol que cumple es que todo técnico y todo profesional debe dominar muy bien su profesión, su disciplina, pero también tiene que tener habilidades para innovar. Tener pensamiento crítico, el conocimiento de la teoría y la práctica, pero también la creatividad y no solo la capacidad de inventar algo, sino que de implementarlo colectivamente: El trabajo en equipo, la comunicación efectiva y habilidades propias de los procesos de innovación”, dijo.

“Lo que estamos haciendo las instituciones de educación superior es incorporar estas habilidades de innovación en los programas de estudio, de manera que podamos decir que todo estudiante cuando se titula ya viene equipado con muchas de estas habilidades, aunque naturalmente este es un proceso de aprendizaje de toda la vida”, complementó.

Por otro lado, aprovechó de destacar que Santo Tomás cuenta con distintas fortalezas como sus “distintos niveles como el Centro de Formación Técnica, el Instituto Profesional y también la Universidad. (Además) estamos presentes en todo el país, así que hay mucho que ver en términos de la diversidad que tenemos como país y en la innovación está presente en todas las carreras, pero de distinta manera. La experiencia es muy positiva, los estudiantes tienen una recepción muy positiva”.

La pandemia como acelerador de cambios



Finalmente, Vargas analizó a la pandemia del coronavirus como acelerador de cambios en términos de innovación. En ese sentido aseguró que “antes del estallido social y antes de la pandemia estábamos muy preocupados de la cuarta revolución industrial de cómo las tecnologías podían destruir empleos. Si bien todos los análisis internacionales muestran que con estas nuevas tecnologías el efecto neto es más riqueza y más empleo, también hay gente que tiene la necesidad de adaptarse porque hay trabajos que se destruyen o transforman y las personas necesitamos adaptarnos a esos requerimientos”.

“El balance neto es positivo en el largo plazo, pero entre medio hay costos importantes y eso se acelera con el tema de la pandemia. No sabemos cuántos de los empleos que se han perdido en Chile y el mundo se van a recuperar tal cual, y cuántos van a tener que ser recreados y entonces el tema del emprendimiento e innovación cobran una importancia aún mayor antes de la pandemia”, sentenció.

Al inicio de la nota puedes ver la entrevista completa a Gonzalo Vargas, miembro del Consejo Directivo de Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores