EMOLTV

Clásico español terminó en opaco empate

Barcelona y Real Madrid no se hicieron daño en un pobre encuentro jugado en el estadio Nou Camp, donde el cotejo fue suspendido por unos quince minutos ante la constante lluvia de objetos contra el portugués Luis Figo.

23 de Noviembre de 2002 | 19:44 | DPA
BARCELONA.- El Barcelona y el Real Madrid disputaron hoy un clásico del fútbol español sin goles que será recordado por notas escandalosas, como la interrupción del partido durante quince minutos por el lanzamiento continuado de objetos contra el portugués Luis Figo, que fue uno de los pocos rescatables del choque.

El odio de los seguidores azulgranas contra su ex capitán llevó a incidentes desafortunados, que dieron la poca salsa que tuvo a un partido bastante pobre de juego. El Barcelona dominó más territorialmente y tuvo en la movilidad del argentino Juan Román Riquelme su mejor referencia, pero volvió a mostrarse falto de gol.

En el Real, que tenía la baja de Zinedine Zidane y perdió a Ronaldo, con fiebre, horas antes del choque, destacaron el perseguido Figo, enrabietado, y el central Paco Pavón, soberbio en el corte. Los blancos tuvieron llegada en momentos puntuales del choque, pero pasaron inadvertidos jugadores como Raúl o Guti, en un mal síntoma.

El comienzo del partido fue más animado que su inmediato desarrollo posterior. Primero correspondió el dominio al Madrid, apoyándose continuamente en la banda derecha y en un Figo que, lejos de acobardarse, se ofrecía una y otra vez.

Tras una primera ocasión del Barcelona, un saque de falta de Riquelme peinado por el holandés Patrick Kluivert y salvado por el meta Iker Casillas (m. 10), se sumaron las mejores ocasiones del Real en la primera parte, como en un remate del argentino Esteban Cambiasso (m. 12), a gran centro de Figo.

Cambiasso, con una excelente chilena (m. 22), cerró esa fase de dominio del Madrid, a la que siguió otra de presión del Barcelona, pero con los conocidos problemas del equipo azulgrana: falta de concreción. El choque, de hecho, entró en una fase aburrida, rota sólo por la inquietud de Riquelme por agradar y por un buen disparo del joven Thiago Motta (m. 41), neutralizado por Casillas.

Ese dominio se mantuvo en la reanudación, con una salida en tromba del Barcelona que acumuló ocasiones ante la meta blanca. La más clara, un gol anulado a Kluivert (m. 47), por un más que dudoso fuera de juego previo de Gabri al dar el pase atrás sobre el holandés. Gaizka Mendieta y Philip Cocu -el apesadumbrado marcador de Figo-, con dos disparos desviados en situaciones claras libres de marcaje, protagonizaron las otras oportunidades.

El entrenador del Real Madrid, Vicente del Bosque, tomó medidas para terminar con lo que parecía un auténtico sitio sobre la meta blanca, dando entrada a Raúl Bravo por el hoy desacertado Santiago Solari -claramente superado por Carles Puyol- y sacando al francés Claude Makelele, que se fue tras recibir una dura entrada de Motta que posiblemente suponga una lesión de tobillo.

Esos cambios reactivaron algo al Real, que se echó adelante de nuevo impulsado por Figo. Forzó un córner, y ahí comenzó el escándalo: al atacar el Real sobre la portería de los aficionados radicales barcelonistas, los "boixos nois", la caída de objetos se convirtió en continuada. Figo sacó un primer córner cerrado, que obligó a Bonano a desviar de nuevo a otro córner.

Cuando Figo cambió de banda, comenzaron a caer botellas de cristal, frutas... El árbitro aconsejó a los madridistas que se retiraran al vestuario, y el partido permaneció detenido quince minutos.

En la reanudación, unos y otros tardaron en reincorporarse al ritmo del partido, pero los últimos minutos fueron de dominio azulgrana. Un disparo del holandés Marc Overmars (m. 83); un saque de córner al poste de Riquelme (m. 86) y un gran saque de falta de Frank de Boer en el descuento fueron las mejores oportunidades del equipo de Louis van Gaal.

El resultado y la forma en que ambos equipos jugaron confirmaron que la temporada puede, si ambos grandes no despiertan, ofrecer sorpresas en forma de una lucha por el título entre equipos de menos potencial.

Ficha del Partido

Barcelona: Roberto Bonano; Carles Puyol, Frank De Boer, Michael Reiziger, Philip Cocu, Gabri, Xavi, Gaizka Mendieta, Motta (Marc Overmars, m. 76), Juan Román Riquelme (Javier Saviola, m. 89) y Patrick Kluivert.

Real Madrid: Iker Casillas; Michel Salgado, Iván Helguera, Paco Pavón, Roberto Carlos, Claude Makelele (Steve McManaman, m. 63), Esteban Cambiasso, Luis Figo, Raúl, Santiago Solari (Raúl Bravo, m. 60) y Guti (Felipe Miñambres, m. 78).

Arbitro: Medina Cantalejo.

Tarjetas Amarillas: Figo, Guti y Solari (RM); Motta (B).