"El ángel de las piernas torcidas": Garrincha, Valdano y Alexis Sánchez

Este martes se presenta el libro inspirado en el astro brasileño y prologado por el gerente del Real Madrid. Su autor, Reinaldo Marchant, dice que Alexis "se parece al mítico Manuel dos Santos".

18 de Agosto de 2009 | 09:08 | Leonardo Salazar Molina, El Mercurio Online

Marchant y su cuarto libro de historias de fútbol.

Ediciones Mar del Plata

SANTIAGO.- "Garrincha jugaba como hablaba Cantinflas". Así define Jorge Valdano, gerente deportivo del Real Madrid, al astro brasileño que inspira el libro "El ángel de las piernas torcidas", de Reinaldo Edmundo Marchant, que será presentado este martes, en Santiago.


Marchant -ex gambeteador de Palestino, Aviación y Unión Milán de San Miguel y que levanta su cuarto libro de historias de fútbol- conoció a Valdano a través de Mario Benedetti.


Ahí en Montevideo, donde Marchant fue agregado cultural de Chile, Benedetti le mostró también su afición por la redonda no solo para crear fascinantes historias, sino también para jugar, vestido de corto.


Bajo esa amistad se asomó Valdano, que ahora relata el momento previo a estos cuentos que atiende al pájaro Garrincha, ese al cual se dedica el libro "por la poesía que dibujó en el césped".


En los dos tiempos y el gol de oro de anexo, el libro editado por Mar del Plata muestra historias nuevas con otras necesariamente recordadas por el escritor, también puntero derecho.


Aparece ese cuento del arquero que prefería subirse a un travesaño a mirar los partidos; la del padre Quintana a quien "la vida le presentó dos oficios: el fútbol y la religión, en ese orden"; o la ya clásica historia de "Gay Galindo", impecable defensa que acechaba a los arietes en la cancha y a sus compañeros en las duchas.


Es el zigzagueo previo para que la pelota llegue al brasileño, quien es finalmente recordado por devoción en una hilarante conversación entre Pelé y Maradona, en un perdido aeropuerto japonés.


Y habla Garrincha y se entrevista con el narrador y suelta lo que tiene, sus fintas, su amor y desapego por el fútbol y la vida.


"Siendo niño, un tío me llevó a ver al Botafogo en el Estadio Nacional, en la década del 60. Como un poético flechazo divisé al número siete por la banda, con una pierna seis centímetros más corta, que hacía notoria su cojera, pero que cada vez que tomaba el balón el público se levantaba: algo fantástico iba a ocurrir y así no más era, las fintas y gambetas que salían de su cuerpo venían de una ocurrencia suprema, de un talento fuera de lo común", explica Marchant.


"Tengo el recuerdo de no haber sentido curiosidad por los demás futbolistas, me encandilaba solamente lo que hacía 'El Ángel de las Piernas Torcidas'. Desde entonces entendí que la esencia de este deporte residía en el júbilo que iba a buscar el público y Garrincha fue el futbolista que más alegría regaló a la gente en toda la historia. Él no jugaba para las estadísticas, ni para él, lo hacía para los hinchas. Lo hacía de espalda a las vulgares formalidades estratégicas, como lo haría un niño o un pájaro que simplemente se divierte, sin tener otra intención. Garrincha, afortunadamente fue un inconciente de sus habilidades. Lo suyo era entrar a la cancha y poner una música para que bailara la multitud", añade el autor.


¿Es posible hacer una referencia hacia Garrincha a partir de Alexis Sánchez, por ejemplo?
"Totalmente. Invirtiendo la consulta, se puede asegurar que Alexis tiene muchas virtudes que evocan al legendario futbolista brasileño: es gambeteador, impredecible, habilísimo con el balón en los pies, veloz, goleador, atrevido con los defensas, irreverente, juega para los hinchas, lo hace de espaldas al convencionalismo, no siente temor y al igual que Garrincha, no le importa quién lo marca, si es alemán, argentino, español. Tiene gran seguridad en sí mismo".


"Alexis tiene todas las virtudes de los grandes jugadores de antaño, y lo hace de manera extraordinaria, pulverizando aquello que los cracks de otrora no podrían destacar en el balompié moderno. Si hasta en el saltito que da para festejar un gol Sánchez se parece al mítico Manuel Francisco dos Santos", finaliza Marchant.


Esta tarde, a las 19 horas en el Café Literario de Providencia (metro Salvador), uno de los mejores defensores de la historia del fútbol y uno de los punteros más importantes del fútbol chileno acompañarán a Marchant en la presentación del libro.


Elías Figueroa y Leonardo Véliz recrearán cada movimiento de Garrincha, con repasos a su infancia plagada de pobreza pero siempre arrimada a un balón. 


Ese jugador extraño al que los defensas no podían marcar con pulcritud, porque al mirarle sus piernas veían la poca armonía que hacía difícil proyectar hacia dónde Garrincha arrancaría tras el regate. Todo por "El ángel de las piernas torcidas", ese que lanzó la frase: "Yo no vivo la vida, la vida me vive a mí".

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores