Chile renegociará arancel consolidado para el azúcar en OMC

La misión de Chile ante la OMC acordó, a modo de excepción y considerando que la evolución de los precios internacionales del azúcar no permiten prever en el corto plazo un ajuste automático de la banda de precios respecto del arancel consolidado, que el gobierno inicie ante la Organización el proceso de renegociación de dicho arancel, de un modo transitorio y excepcional.

02 de Noviembre de 2000 | 10:20 | El Mercurio Online
SANTIAGO.- La misión de Chile ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), con sede en Ginebra, notificó el lunes pasado la intención chilena de renegociar el arancel consolidado para el azúcar, dándose así cumplimiento a uno de los acuerdos de la Mesa Agrícola.

La Mesa acordó, a modo de excepción y considerando que la evolución de los precios internacionales del azúcar no permiten prever en el corto plazo un ajuste automático de la banda de precios respecto del arancel consolidado, que el gobierno inicie ante la OMC el proceso de renegociación de dicho arancel, de un modo transitorio y excepcional.

Esta medida obedece al objetivo de garantizar la operatividad de la banda de precios del azúcar, ya que en la actualidad, considerando las manifiestas distorsiones del mercado internacional de este producto, ha sigo necesario adicionar a la banda una salvaguardia, superando el consolidado ante la OMC. El renegociar este arancel implica, por tanto, eliminar la salvaguardia.

No se ha determinado aún el nivel al que se renegociará el arancel consolidado para el azúcar, ni las compensaciones que se otorgarán, ni los países que serán objeto de las mismas. La definición de estos temas es de exclusiva atribución del Ejecutivo y es parte del proceso recién iniciado, el que será periódicamente evaluado por el Comité Interministerial de Relaciones Económicas Internacionales.

Los aranceles consolidado corresponden al gravamen máximo que se puede aplicar a un producto importado, y constituye un techo, que genera un margen en el cual el arancel efectivo puede moverse. Esto significa que, dependiendo de los precios internacionales del azúcar, el arancel podría llegar hasta el nivel consolidado y será menor que éste cuando los precios internacionales se incrementen.

Los aranceles de los países miembros de la OMC se determinan mediante negociaciones; por lo tanto, cuando un país desea modificarse debe renegociar con otros miembros de la Organización.

Como resultado de las negociaciones de la Ronda de Uruguay (1986-1994) Chile se comprometió a tener un arancel máximo de 25% para todos los productos excepto para el trigo, la harina de trigo, el aceite comestible y el azúcar, cuya consolidación fue negociada al nivel de 31,5%.

Antes de modificar los niveles pactados, se debe comunicar esta intención a los demás miembros de la Organización. A partir de esa notificación existe un plazo de 90 días durante los cuales los miembros de la OMC pueden declarar su interés en negociar una compensación con Chile.

Las negociaciones arancelarias así como las renegociaciones en la OMC tiene carácter secreto para proteger las posiciones negociadoras de los distintos actores, razón por la cual las partes están impedidas de dar a conocer montos y tipo de compensación mientras no se llegue a un acuerdo final.

Más allá de las distintas posiciones de los sectores involucrados, la autoridad nacional, desde una óptica global, toman en consideración al momento de evaluar una medida de este tipo, los aspectos económicos y sociales asociados al impacto ocupacional que una actividad productiva como ésta genera.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores