EMOLTV

Junta OIEA se enfrenta a varios temas delicados

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que hasta hace poco era conocido como una institución meramente técnica, confirma de esta forma su creciente importancia a nivel geopolítico.

11 de Septiembre de 2004 | 11:24 | EFE
VIENA.- La próxima reunión de la Junta de Gobernadores del OIEA, que se inicia el lunes en Viena, abarcará varios temas espinosos como el controvertido programa nuclear de Irán, pero también las recientes revelaciones sobre actividades ilícitas en el campo atómico por parte de Corea del Sur.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que hasta hace poco era conocido como una institución meramente técnica, confirma de esta forma su creciente importancia a nivel geopolítico.

Los 35 países miembros de la Junta, el órgano ejecutivo de ese organismo de la ONU bajo presidencia española, deberán decidir si denuncian a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU, tal como lo desea Estados Unidos.

El máximo órgano de la ONU puede aplicar sanciones económicas y políticas contra Irán, siempre y cuando naciones con derecho a veto como Rusia y China estén de acuerdo con ello.

Para darle más fuerza a su postura, fuentes diplomáticas en Viena señalaron que la delegación de Estados Unidos en esta reunión de la Junta será la más numerosa en años.

La comitiva podría incluir al secretario de Energía, Spencer Abraham, y al subsecretario de Desarme, John Bolton, éste último considerado como el "halcón entre los halcones" en Washington.

Mientras, los europeos, liderados por Alemania, Francia y Gran Bretaña, siguen -por el momento- optando por el diálogo con Teherán, aunque recientes declaraciones de Londres y Berlín indican que también están perdiendo la paciencia con Irán.

Las conversaciones se centran en la posible suspensión de algunas actividades del programa nuclear iraní consideradas como "sospechosas" y que pueden ser usadas también para fines militares.

Según la prensa británica, Londres habría dado a Teherán de plazo hasta la próxima reunión de la Junta de Gobernadores a finales de noviembre de este año para que cese todas sus actividades nucleares que tengan también aplicaciones militares, como por ejemplo todo lo relacionado al enriquecimiento de uranio.

Irán sostiene que no piensa renunciar a su derecho a enriquecer uranio, material que se usa en aplicaciones nucleares civiles pero que al mismo tiempo es la materia prima para bombas atómicas.

En su último informe técnico, los inspectores del OIEA aseguran que han avanzado considerablemente en la investigación del programa nuclear iraní, pero advierten de que siguen existiendo dudas.

Estas incluyen, por ejemplo, el origen exacto de la contaminación con uranio altamente y poco enriquecido detectada en distintas instalaciones nucleares del país persa.

Además, el equipo del director general del OIEA, Mohamed El Baradei, sigue sin conocer el historial exacto de los intentos de Irán de importar, construir y usar centrifugadoras del tipo P-2.

Pero para Estados Unidos el punto central del informe del OIEA es el anuncio de Irán de producir en las próximas semanas grandes cantidades de hexafluoro de uranio (UF6), una sustancia necesaria para enriquecer ese material en centrifugadoras de gas.

Según algunos expertos, las 37 toneladas de concentrado de uranio ("pasta amarilla") que Teherán quiere procesar en UF6 serían suficientes para construir hasta cinco bombas nucleares.

Pero para llegar hasta ese punto, los iraníes deberían poner en marcha miles de centrifugadoras P-2, de las cuales sólo tiene maquetas y compuestos, que se encuentran bajo precinto del OIEA.

El diálogo con los europeos se vio mermado en las últimas semanas, precisamente por la decisión iraní de abrir esos precintos y seguir adelante con el ensamblaje de centrifugadoras.

El uranio se puede enriquecer hasta distintos niveles, el mayor de los cuales (por encima del 90 por ciento) permite la construcción de armas, mientras que el enriquecimiento inferior al 20 por ciento sirve para generar energía eléctrica.

Por otra parte, la semana pasada el OIEA dio a conocer que Corea del Sur ha reconocido que en el año 2000 produjo pequeñas cantidades de uranio altamente enriquecido, sin informar a la comunidad internacional, tal como era su obligación bajo los tratados de Salvaguardas (controles).

Por si fuera poco, los surcoreanos tuvieron que reconocer el jueves pasado que en 1982 sus científicos produjeron además pequeñas cantidades de plutonio, otro material que puede ser usado para la construcción de armas nucleares.

Estas revelaciones han socavado las negociaciones que mantiene la comunidad internacional con Corea del Norte para convencer a Pyongyang de que abandone sus ambiciones nucleares.

No se excluye ahora que Seúl sea denunciada por la Junta de Gobernadores del OIEA ante el Consejo de Seguridad por considerar la producción de plutonio y de uranio altamente enriquecido como una violación de los Acuerdos de Salvaguarda.

Sin embargo, fuentes diplomáticas en Viena consideraron como "impensable" que la Junta denuncie a Seúl por sus pasadas infracciones pero no haga lo mismo con Irán.