Expertos chilenos comentan las "virtudes" y "defectos" de último libro de Thomas Piketty

El controvertido autor francés presenta esta tarde la versión en español de su best seller en el edificio del ex Congreso Nacional en Santiago.

13 de Enero de 2015 | 10:10 | Por Alfonso González, Emol.
El Mercurio

SANTIAGO.- La visita de Thomas Piketty a Chile no deja indiferente a nadie. Es que su libro "El capital en el siglo XXI" ha generado un verdadero debate en torno a la distribución de la riqueza y las consecuencias que provoca.


El autor francés presenta esta tarde la versión en español de su best seller en el edificio del ex Congreso Nacional y, según reconoce el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Manuel Agosin, se trata de una importante obra dentro de la historia de la economía.


En ese sentido, destaca dos puntos: "Uno es la enorme erudición que muestra este libro, es una obra importante, nadie podría negarlo, tiene datos e información que van a ser muy útiles a economistas y personas interesadas en el tema. Y segundo, que la gente se ha agarrado un poco del libro como para decir que la conclusión política del libro, que es imponerle impuesto a la renta del capital, es atractiva para ciertos sectores de la población y de la intelectualidad que piensa que castigando a los ricos se logran resultados importantes", sostiene.


No obstante, el académico difiere en este último punto. "Yo creo en impuestos redistributivos y la mayoría de los países ya los tiene en la forma de impuestos progresivos a la rentas, pero él dice que hay que ser mucho más progresivo y poner un impuesto al capital", asegura.


El economista de la Fundación Chile XXI, Rafael Urriola, aseguró que hay razones principales por las que vale la pena leer esta obra. "Son cambios en la mirada, más allá de la discusión de las conclusiones". "La desigualdad no se resuelve con el tiempo, eso esta en la discusión, y eso creo que es algo importante porqué leer a Piketty", expresa.


Otro punto importante que valora el especialista es que el libro plantea que la desigualdad tiene que ver con el crecimiento. "Los pobres de hoy día no son los mismos de hace 800 años".


Urriola advierte que "la desigualdad retrasa el crecimiento, ésta es una conclusión que no sale directamente de Piketty, sino que la OCDE que dice textualmente que hay un retraso del crecimiento de acuerdo a la desigualdad, entonces la desigualdad tiene que ver con el crecimiento y eso está planteado en el libro. Hay una lógica en eso, porque la tremenda concentración de capitales hace que haya menos posibilidad hacer inversiones".


Mientras que el tercer punto que destaca Urriola y que según él hace atractivo el texto del autor francés es que la economía aparece como una ciencia social, más que una simple visión economista.


"Hemos dejado de aprender en las escuelas de economía como una ciencia social, es decir, las cosas no se definen solamente por las curvas que uno pueda inventar o por toda la visión economisista. La necesidad de poner a la economía en un plano más social y no creer que haya reglas inmutables que se le atribuyen y que no han sido comprobadas", añade.


Cuestionamientos


No obstante, también hay quienes plantean cuestionamientos a la obra de Thomas Picketty. Así lo deja ver el investigador del Programa Económico del instituto Libertad y Desarrollo, Francisco Klapp, quien a su juicio, indica que "los fundamentos que aparecen ahí tienen bastantes errores".


"Por un lado, conceptualmente el esfuerzo tiene un problema de fondo y es que el economista se olvida por completo cuando ve esta larga historia que nos presenta sobre la distribución del ingreso y la participación del capital, se preocupa solo de distribución y se olvida por completo todo lo que ha pasado durante estos últimos dos siglos en cuanto al estándar de vida de las personas más pobre en todo el mundo", indica.


En esa línea, añade que "sólo le interesan cómo están distribuida las cosas y no le importan cómo está la peor de las personas en el país más pobre. Sino que sólo se preocupa de los países más desarrollados (…) Cuando uno quiere tener una visión global, lo que importa es ver como se distribuye en el mundo. En el mundo, como método, sin duda que estamos mejorando y eso no lo recoge Piketty".


Mientras que Manuel Agosin cuestiona la solución que propone el economista francés de aplicar impuestos progresivo con el fin de ayudar a resolver el problema actual del aumento de la desigualdad.


"No creo en la solución, porque no es factible, es muy poco probable que un gobierno democrático vaya a ponerle altos impuestos a las remuneraciones del capital. Preferiría que si es el capital el que está verdaderamente recibiendo todas estás grandes remuneraciones, prefiero que el capital sea mejor distribuido, que el ciudadano común y corriente tuviera más acceso a tener una cuota del capital, como el sistema de pensiones como el que tenemos nosotros (...) donde lo que hace que el sistema es que le da una participación en el retorno del capital", señala.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores