Miles de iraquíes marchan a Falluja con ayuda humanitaria

Independientemente de su creencia religiosa, suníes y chiíes han respondido al llamamiento de las mezquitas y se encaminaron con comida, medicinas y mantas por la autopista que une la capital con esa localidad, desde el lunes sitiada por tropas norteamericanas.

08 de Abril de 2004 | 08:24 | EFE
BAGDAD.- Miles de iraquíes se dirigieron esta mañana hacia Falluja con ayuda humanitaria para la población de esa ciudad, a 50 kilometros al oeste de Bagdad y donde al menos 280 personas han muerto en los últimos cuatros días de enfrentamientos.

Independientemente de su creencia religiosa, suníes y chiíes han respondido al llamamiento de las mezquitas y se encaminaron con comida, medicinas y mantas por la autopista que une la capital con esa localidad, desde el lunes sitiada por tropas norteamericanas.

Los participantes en la marcha se habían reunido hacia las siete de la mañana frente a la mezquita de Umm al Qora, al oeste de la capital y conocida como la de la "Madre de Todas las Batallas" durante el régimen de Sadam Husein.

"No somos ni suníes ni chiíes. Somos todos hermanos y no venderemos nuestro país", podía leerse en algunas de las pancartas que enarbolaban los participantes.

Se distinguían retratos de Múqtada al Sadr, el joven clérigo radical chií que es el organizador de las revueltas de los últimos días en el sur del país, y también del jeque Ahmad Yasin, fundador del movimiento Hamas asesinado en Gaza por el Ejército de Israel.

La marcha ha coincidido con nuevos ataques de cazabombarderos de EEUU sobre áreas de Falluja consideradas bastiones de la resistencia, aunque a primera hora de la tarde no se había ofrecido el recuento de las víctimas registradas en las últimas horas.

Los ataques aéreos tratan de reforzar las posiciones terrestres de las tropas norteamericanas que tras tres días de cerco ayer empezaron a penetrar en esa localidad en busca de los autores del asesinato hace una semana de cuatro civiles estadounidenses.
Después de abrir una brecha de entrada en el núcleo urbano, las fuerzas norteamericanas comenzaron esta mañana los registros casa por casa para capturar a los responsables del crimen.

Una calma tensa se mantenía, entretanto, en Bagdad, poco después de iniciarse el éxodo de solidaridad hacia la ciudad vecina.

Apenas algunos automóviles circulaban al mediodía por las calles de la capital iraquí, donde la mayoría de las tiendas permanecían cerradas a cal y canto.

Los graves enfrentamientos de anoche en diversos barrios han aconsejado a los habitantes a ser más cautelosos que de costumbre, en especial en el distrito de Al Adhamiya, donde los carros de combate se emplearon ayer a fondo para contener a los insurgentes.

A primera hora de la tarde la policía iraquí daba la sensación de haber retomado el control de las principales arterias bagdadies, donde no obstante se podía ver todavía gente armada sobre los tejados de algunos edificios.

Los insurgentes, tanto en Bagdad como en la carretera de Falluja, siguen, una y otra vez, la táctica de atacar y huir; en un momento la situación parece tranquila pero cinco minutos más tarde en ese mismo lugar se desata una refriega, lo que tiene aterrorizados a buena parte de la población del área.

Según observadores locales, ese temor seria la causa de que la marcha de solidaridad con Falluja no haya sido mucho mas multitudinaria, ya que el miedo a caer en el fuego cruzado de las tropas norteamericanas y los miembros de la resistencia ha inducido a muchos civiles iraquíes a enclaustrase en sus casas.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores