Tras largos años de combatir el cáncer, falleció esposa de Amaro Gómez-Pablos

Pilar Ruiz, "Amapolita" para su marido periodista, dejó de existir el sábado, luego de cinco años de padecer esta enfermedad al colon. Su funeral se realizó a las 12.30 horas de hoy, en el Parque del Recuerdo.

24 de Junio de 2003 | 16:29 | La Segunda
SANTIAGO.- Tristeza reinaba hoy en el Departamento de Prensa de Televisión Nacional. La mujer del periodista y conductor de “Medianoche”, Amaro Gómez-Pablos, falleció el sábado pasado y hoy, a las 12.30 horas, fue sepultada en el Parque del Recuerdo, luego de una misa en una iglesia evangélica de Macul.

Pilar Ruiz, de 30 años, ya estaba enferma cuando se casó en diciembre de 1998 con el reportero chileno-español, quien hoy en los obituarios se despide de ella llamándola "Amapolita, mi querida mujer y entusiasta compañera de viaje". Ella, relacionadora pública, padecía de un cáncer al colon, entrando en fase crítica hace cerca de un mes. Desgraciadamente, Gómez-Pablos no estaba en Chile cuando ocurrió su fallecimiento. Iba en misión a Irak, donde no alcanzó a llegar. Desde Miami tuvo que regresar a Chile para enfrentar el triste acontecimiento.

Siendo corresponsal de CNN en Chile, Gómez-Pablos conoció a Pilar, relacionadora pública, a comienzos de 1998. Entonces fue enviado a radicarse en Miami, pero siguieron comunicándose, hasta que el reportero fue enviado a Londres a cubrir la detención de Pinochet. “En ese momento la llamé por teléfono y le pedí que nos casaramos. A los 10 días estaba casándome en Santiago”, recordó en la revista “Qué pasa”. Estando ya enferma, partió junto a él a Inglaterra, donde se sometió a tratamientos. Después de un tiempo, él fue enviado a la guerra en Afganistán. Estando allá se enteró que a su mujer le volvieron a diagnosticar cáncer. Ya en el período en que Amaro cubría la guerra en Irak, Pilar estaba de regreso a Chile, viviendo en una parcela fuera de Santiago, junto a su familia. Hace unos meses, él, prefiriendo estar más cerca de ella, consiguió trabajo estable en Televisión Nacional.

El amor de su vida

El, de 35 años, nunca tuvo reparos en hablar de su drama personal. “La enfermedad de Pilar ha implicado que hay algunos trabajos a los que puedo partir y otros a los que no y punto”, señaló a “Las Ultimas Noticias” en noviembre del año pasado. “Esa es una situación médica que enfrentamos juntos, paralelo con lo que me toque desarrollar”, dijo, agregando que “afortunadamente en ese sentido he encontrado en ella una compañía que me ayuda”.

También señaló que respecto de la enfermedad de su mujer, él no quería ser un observador, sino que le interesaba participar en el proceso, "aunque finalmente esta pelea la está dando sola y eso a mí me duele mucho. Tengo la suerte de estar casado con una mujer de un estoicismo feroz, lo que la hace aún más atractiva y admirable".

Respecto de sus inesperadas partidas a lugares en guerra desatada, Amaro estaba consciente de que su mujer sentía aprensión y angustia: “Pilar no tiene cómo dimensionar lo que me está pasando (...) En la lejanía, algunas situaciones pueden verse más dramáticas de lo que realmente pueden ser”.

En entrevista con el suplemento "De mujer a mujer" de "La Tercera", también se refirió al tema. Contó que a él le impresionaba cómo Pilar combinaba "feminidad y felicidad con esta cosa agreste que es la enfermedad. Y lo hace simplemente hablando, reconociendo lo que el cáncer es, no reprimiéndolo. Y eso es extraordinario".

Más recientemente, en febrero pasado, en un reportaje de "La Tercera", también se refirió a su mujer. Consultado sobre a qué persona viva admiraba, respondió que a ella “por su estoicismo y su fuerza para enfrentar momentos difíciles”. Añadió que ella era el amor de su vida y que lo primero que hacía al despertar en las mañanas era pellizcarla.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores