Gloria Estefan paga su deuda con Chile con colorido show

Una diversidad de ritmos latinos ofreció la artista cubana en su primera actuación propia en el país, donde presentó sus mayores éxitos y homenajeó a Fernando González.

16 de Abril de 2009 | 00:25 | Sebastián Cerda, El Mercurio Online
Claudio Caiozzi

SANTIAGO.- "Por fin, Chile, Dios mío, lo prometido es deuda", dice Gloria Estefan tras interpretar "Tres deseos", el tercer tema de su bailable inicio de fiesta esta noche en Movistar Arena.


Es que en sus cerca de 30 años de trayectoria, que la ubicaron como una figura esencial de la música latinoamericana, la cantautora cubana nunca había recalado en el país con un show propio e íntegro (antes sólo estuvo en la Teletón y con Miami Sound Machine en Viña del Mar).


Con una mirada retrospectiva, que pocas veces transformó en nostálgica, Estefan recorrió su extenso repertorio para dar cuerpo a una noche colorida y diversa, que abrió poco antes de las 21:30 horas, cuando apareció en el escenario - tras la caída de un velo, con aires de diva latina- para interpretar "Oye (mi cuerpo pide salsa)".


Fue un encendido comienzo que mantendría hasta el final, intercalando con breves segmentos más reposados, donde dio cabida a temas como "Con los años que me quedan" o "Si voy a perderte", que motivaron los primeros karaokes entre los cerca de 10 mil asistentes al recinto de Parque O'Higgins.


En esos momentos algo más calmos, figura el himno olímpico "Puedes llegar", que mutó hacia uno de los instantes más particulares con la proyección de imágenes del tenista chileno Fernando González, besando una de sus medallas sobre el podio.


Pero como si ese homenaje no bastara, el deportista pudo recibir el aplauso en directo desde su asiento en el sector Platinum, donde se encontraba con su familia.


Fue un llamativo momento sólo comparable a la chochera sin censura que exhibió la cubana a la hora de presentar a su hija Emily, a quien dio algunos minutos para despachar un enérgico solo de guitarra, mientras los 15 prolijos músicos la regaloneaban con el insigne funk "Play that funky music (white boy)". Allí la adolescente de 14 años justificó el orgullo de su madre, no así en el regular solo de batería que ofreció a continuación.


Fue el primer y único intermedio para después retomar la fiesta con temas como "Conga", "Cuba libre" y "Oye mi canto", hasta el cierre con "Just wanna be happy". En total, fueron más de dos horas de show en que Gloria Estefan, tal como prometió, aprovechó la primera y única posibilidad que se dio de pagar su deuda con su fanaticada chilena, antes de su definitivo retiro de los escenarios.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores