Artistas lamentan muerte del director Vicente Aranda, exponente de la sensualidad española

El director de "Amantes" y "Cambio de sexo" desempeñó un rol trascendental en el cine de su país desde la década de los sesenta.

26 de Mayo de 2015 | 17:00 | DPA

El cineasta falleció a los 88 años.

AFP.

MADRID.- "Envejeces y pierdes fuerza, pero no el deseo", afirmó una vez Vicente Aranda. Y él lo demostró hasta el final, pues el deseo, al igual que el sexo, fue marca del trabajo de este cineasta español, autor de títulos como "Amantes", "Juana la Loca" o "Carmen". Hoy murió a los 88 años en su casa de Madrid.


Durante sus más de cuatro décadas de carrera, hacer películas fue para él "la forma más natural y eficaz de transmitir el pensamiento", escribía hoy la Academia de Cine. Fue autor de una prolífica filmografía en la que ahondó en el lado más amargo de las relaciones amorosas, trasladando sin ningún tipo de reparos temas como la dependencia o la crueldad, pero también el sexo como liberación.


Ya desde sus comienzos, con "Brillante porvenir" y sobre todo "Fata Morgana", Aranda se convirtió en uno de los Referentes de la Escuela de Barcelona, que en la década de los 60 insufló aires nuevos renovando el cine español de la época. A lo largo de su carrera, abordó géneros como el terror ("La novia ensangrentada"), el policíaco ("Asesinato en el Comité Central") o el drama histórico ("Libertarias") y se convirtió en descubridor de un buen puñado de actrices.


De todas ellas, probablemente el nombre más asociado al cineasta es el de Victoria Abril. A su despegue profesional contribuyó con títulos como "Cambio de sexo", en la que encarnaba a un adolescente transexual, o "La muchacha de las bragas de oro", en la que adaptaba la novela homónima de Juan Marsé. Pero sin duda, su mayor éxito lo cosechó con "Amantes" (1991), la historia de un triángulo amoroso que coronó a Abril con el Oso de Plata en la Berlinale y consagró a unos jóvenes Maribel Verdú y Jorge Sanz.


Siguieron filmes como "El amante bilinge", una nueva adaptación de Marsé para la que fichó a Ornella Muti, o "La pasión turca", en la que Ana Belén dio vida a la desdichada Desi de la novela de Antonio Gala. Y es que la literatura fue siempre una de las fuentes de inspiración de este cineasta que jamás renunció al erotismo, como en su versión de "Carmen" (2003), en la que Paz Vega volvía loco a Leonardo Sbaraglia, o "Tirante el blanco", de nuevo con Abril y Leonor Watling.


"Cascarrabias entrañable que nos deja momentos cinematográficos y películas inolvidables, adiós amigo!", escribía en Twitter Eduardo Noriega, que trabajó a las órdenes de Aranda en "Canciones de amor en Lolita's Club", uno de sus últimos trabajos. "Radical, extremo, sin concesiones", apuntaba por su parte el cineasta Álex de la Iglesia. "Qué bien rodaba. Técnico asombroso. Movía la cámara con precisión. El encuadre siempre era único".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores