Isabel Allende niega querer que Pinochet muera sufriendo

La diputada e hija de Salvador Allende negó las declaraciones aparecidas en el diario brasileño O'Globo, pero no desmintió que Pinochet "va a tener que ocupar abogados hasta el final de sus días, porque tendrá que defenderse y tratar de explicar lo inexplicable, o defender lo indefendible".

18 de Septiembre de 2004 | 14:47 | AP
SANTIAGO.— La diputada socialista Isabel Allende, hija del fallecido presidente Salvador Allende, negó hoy haber declarado al diario brasileño O'Globo que quiere que el general (r) Augusto Pinochet muera "sufriendo... angustiado" en su cama.

"Me preguntaron si (con Pinochet) pasaría igual como con (Francisco) Franco, que iba a morir tranquilo en su cama, y yo contesté que, a diferencia de Franco, Pinochet debe enfrentar a la justicia", declaró la diputada para precisar sus declaraciones al diario brasileño.

Agregó que Pinochet "va a tener que ocupar abogados hasta el final de sus días, porque tendrá que defenderse y tratar de explicar lo inexplicable, o defender lo indefendible".

Pinochet, de 88 años, enfrenta una investigación del juez Sergio Muñoz, que indaga el origen de al menos seis cuentas bancarias secretas que mantuvo en el Banco Riggs, de Washington, con saldos que fluctuaban entre los 4 y 8 millones de dólares.

El entorno de Pinochet y sus familiares han declarado que esa fortuna es producto de ahorros cuando fue agregado militar en Ecuador, en los años 50, inversiones y donaciones de particulares.

Allende, cuyo padre prefirió suicidarse antes que ser detenido por los militares que lo derrocaron en 1973, agregó que "jamás he dicho que quiero que (Pinochet) sufra, ese no es mi estilo, no es mi tono... Creo en la justicia y la justicia no tiene nada que ver ni con odio ni con venganza, ni con deseos de que alguien sufra".

Además, Pinochet enfrenta otro juicio cuya investigación la lleva a cabo Juan Guzmán por la desaparición de 20 opositores chilenos en las redes de la Operación Cóndor, una coordinación de las policías represivas del Cono Sur, aliadas en los 70 para eliminar disidentes, según estableció la investigación de Guzmán.

Guzmán es el mismo que enjuició a Pinochet el 2001 por el asesinato de 75 prisioneros políticos en 1973. El veterano fue sobreseido un año más tarde por la Corte Suprema que dictaminó que la "demencia vascular de leve a moderada" del general (r) le impedía organizar su defensa.

Los abogados de Pinochet trataron de apartar a Guzmán del caso, pero fallaron porque, según la Corte de Apelaciones, no se sustentaba la acusación de los abogados de Pinochet de que el juez sentía "animadversión y odio" contra su cliente.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores