EMOLTV

Aumenta uso de marihuana en Chile, según Encuesta Nacional de Drogas 2006

El Estudio de Drogas en Población General 2006 reveló que el incremento del consumo se dio especialmente en jóvenes y adultos jóvenes de hogares con ingresos superiores al millón de pesos.

19 de Julio de 2007 | 10:18 | El Mercurio Online
imagen

La percepción sobre los riesgos que conlleva el consumo de marihuana cayó de un 72% en 2004 a un 62% el 2006.

EFE

Especial: La plantita de la discordia


SANTIAGO.- Un aumento del 5,3% al 7% en la prevalencia anual de consumo de marihuana a nivel nacional, en los últimos dos años, arrojó el VII Estudio de Drogas en Población General 2006,el que entregó un escenario de estabilidad en el consumo de las drogas ilícitas en el país


Esta alza se registró principalmente en jóvenes –grupo etáreo entre 19 y 25 años- quienes aumentaron el uso de marihuana en el bienio 2004-2006 desde un 15,2% a un 18,8% y en adultos jóvenes –grupo entre 26 y 34 años- quienes registraron un alza desde el 6,5% a un 9,7%.


De acuerdo a la consulta, la prevalencia anual de consumo de pasta base a nivel nacional no varió en los últimos dos años, manteniéndose en el 0,6%, misma situación que se registró con el consumo de cocaína, que permaneció en un 1,2%. Lo anterior, demuestra que el uso total de cocaína (pasta base y/o cocaína), se mantuvo prácticamente inalterado con un 1,5%.


El VII Estudio de Drogas en Población General -cuya muestra en terreno fue tomada entre septiembre y noviembre del año 2006 por la empresa Adimark, la que se adjudicó el proceso vía licitación pública- fue dado a conocer esta mañana por el Subsecretario del Interior, Felipe Harboe, y la secretaria ejecutiva de CONACE, María Teresa Chadwick.


En la investigación se indica que la percepción sobre los riesgos que conlleva el consumo de marihuana cayó de un 72% en 2004 a un 62% el 2006, lo que ha incidido en el aumento del uso de esta droga, especialmente en los jóvenes y adultos jóvenes de hogares con ingresos superiores al millón de pesos, en los que se duplicó la cifra de consumo de un 9% a un 19% el año 2006.  


Cabe destacar, que por primera vez los adultos jóvenes declararon un uso de marihuana mayor que el de los adolescentes (12 a 18 años), que registran un 7,8% de consumo de esta droga ilícita, cifra que se ha mantenido estable en esta década para este grupo etáreo.
 
Entre los jóvenes, aquellos de la educación superior registran un 21% de consumo de marihuana, cifra tres veces mayor al promedio nacional, incremento que involucra tanto a hombres (alza de 6 puntos) como a mujeres (alza de 3 puntos).   


En los jóvenes cayó 12 puntos en este bienio -del 55% al 43%-, en los adultos jóvenes descendió 10 puntos -del 68 al 58% y en aquellos que provienen de hogares con ingresos superiores al millón de pesos cayó 20 puntos en los últimos dos años, del 61% al 41%.  


Esta baja en la percepción de riesgo está unida a una mayor oferta directa de droga en los sectores medios altos y altos. De hecho el estudio afirma que en estos sectores económicos la oferta de marihuana en los últimos 30 días aumentó considerablemente de 8% a 21% (13 puntos porcentuales) entre el 2004 y el 2006, una diferencia muy amplia con relación a los demás grupos donde la oferta se mantiene estable.


COn respecto a los niveles de adicción, las cifras entregadas por Adimark demuestran que al menos 1 de cada 4 personas que han usado marihuana en el último año registran signos de dependencia y que de éstos, más de 9 mil personas declararon haber sentido la necesidad de participar en un programa de tratamiento.


Otras drogas se mantienen estables


El consumo de otras drogas consultadas también arrojó un panorama estable. Por ejemplo, los alucinógenos revelaron un aumento de un 0,3%, mientras que el consumo de éxtasis, crack, inhalables y heroína no muestran una tendencia al alza.


Por otro lado, el uso indebido de tranquilizantes sin prescripción médica alcanza prevalencias estables de alrededor de 3%.


En cuanto a las drogas lícitas, las declaraciones de uso diario de cigarrillos registró un nivel cercano al 28% y el consumo de alcohol no ha variado entre el 2004 y el 2006, manteniéndose en un promedio del 56%.


Incluso, las consultas acerca del abuso de alcohol en el último mes, revelaron una tendencia del 13%, lo que implica que cerca de 600 mil personas en Chile presentan signos de abuso de alcohol.


Además, se pudo establecer que este problema afecta cinco veces más a los hombres que a las mujeres, con tasas de 20% y 4%, respectivamente y que esta adicción es también mayor entre los jóvenes y los adolescentes, con tasas de 25% y 18% respectivamente.


Mientras que en regiones se registró una estabilidad en el consumo de cocaína total, sin variaciones significativas en comparación al año 2004, salvo en la Primera Región, en la que bajó de 2,9% a 1,8%, y en la Región Metropolitana, donde disminuyó  de 2,2% a 1,7%.


En el consumo de marihuana, en tanto, las regiones Metropolitana (8,4%) y Quinta (8,5%) lideran el uso de esta droga, seguidas de la Cuarta (6,6) y la Tercera Región(6,5%), mientras que las regiones con consumo más bajo son la Séptima (1,8%), la Undécima (2,3%) y la Región de Magallanes (3,8%) .


Para el Conace este estudio es  es un compromiso de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, que está orientado a crear un sistema de información válida, confiable y oportuna para la toma de decisiones a la hora de focalizar las políticas públicas destinadas a combatir la drogadicción y el narcotráfico.




 

Vea el estudio

• La encuesta se realizó entre septiembre y noviembre de 2006.

• A cargo de la empresa Adimark GfK, adjudicada por licitación pública.

• La encuesta se aplicó a un total de 16.807 personas entre 12 y 64 años de edad, hombres y mujeres de todos los niveles socioeconómicos, que habitan en 91 ciudades con población urbana de 30 mil habitantes o más.
 
• La muestra es representativa del país y de cada una de sus trece regiones en particular. La población representada se aproxima a los 9 millones, o bien cerca del 60% de la población de Chile.

• Utiliza el mismo marco muestral, cuestionario y protocolos de aplicación que las encuestas anteriores, lo cual permite que los datos sean comparables.

• Todas las variables han sido analizadas para un nivel de confianza del 95%, con un nivel del error muestral del 0,4% para prevalencias del 5%.