Crudo Brent cae a US$ 30,28 en Londres

No obstante, harán falta entre 2 y 4 años para que los precios del petróleo bajen a un nivel de US$ 25 por barril, debido a limitaciones en la capacidad de refinación, dijo en Praga Michael Rothman, especialista de la firma Merrill Lynch.

25 de Septiembre de 2000 | 10:21 | El Mercurio Online
PRAGA.- Harán falta entre 2 y 4 años para que los precios del petróleo bajen a un nivel de US$ 25 por barril, debido a limitaciones en la capacidad de refinación, dijo este lunes en Praga Michael Rothman, especialista de la firma Merrill Lynch.

La reciente decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de aumentar la producción en 800.000 barriles diarios, tendrá poco impacto en los precios debido a los problemas de capacidad que confrontan los refinadores, dijo Rothman.

"Es la primera vez que cada sector de la industria confronta problemas de capacidad", señaló el experto de Merrill Lynch en una conferencia sobre la situación petrolera, efectuada al margen de la asamblea anual conjunta del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

Las limitaciones no podrán ser resueltas antes de dos a cuatro años, el tiempo necesario para expandir las refinerías existentes o construir nuevas, explicó.

El pronóstico de Rothman echa sombras sobre las aspiraciones de los países industrializados y del comité directivo del FMI, que pidieron a los países productores poner más crudo en el mercado con el fin de hacer bajar los precios.

El barril de crudo Brent para entrega en octubre bajó este lunes a US$ 30,28 en el mercado de Londres. El viernes pasado había cerrado a 31,25 tras haber caído desde 33,08 durante la jornada.

Rothman atribuyó los problemas de los refinadores estadounidenses a las crecientes restricciones sobre las emisiones de gases de los automóviles, que obligan a costosas modificaciones en los procedimientos de refinación para poder producir gasolinas cada vez más "limpias".

Señaló que, aunque los márgenes de beneficio se han reducido, los refinadores no han disminuído su producción de gasolina debido a la presión de los consumidores. En cambio, han bajado su producción de combustible para calefacción y diesel para automóviles.

Según Rothman, las inversiones en refinación se han reducido debido tanto a los menores márgenes de beneficio como al hecho de que los inversionistas son renuentes a poner su dinero en una industria sujeta cada vez más a nuevas y costosas regulaciones.

El problema es el mismo en Europa, que de hecho importa mucho de su diesel desde los Estados Unidos, apuntó.

En esas circunstancias, los aumentos en la producción de crudo no conducirán a poner más derivados en el mercado, ni a reducir sustancialmente los precios, estimó Rothman.

En cuanto a los acuerdos de la OPEP, que desde abril pasado ha aumentado su producción en más de tres millones de barriles, Rothman dijo que los mercados parecen haber adoptado la actitud de "ver para creer".

La gente relacionada con la industria de hidrocarburos sabe que muchos de los 11 miembros de la OPEP están produciendo ya a máxima capacidad, y de nada sirve que acuerden aumentar la producción.

"El sistema funciona a plena capacidad", observó Rothman. Es por esa razón, indicó, que el mercado tiende a reaccionar en exceso cada vez que hay noticias de algún problema, como un buque-tanque que se atrasa o un incidente en una refinería.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores