Gobierno español critica a Telefónica por anunciar despidos en momentos de alta cesantía

Empresas de telecomunicaciones dijo que recortaría el 20% de la plantilla, lo que afectaría a unos 6.000 empleados.

16 de Abril de 2011 | 14:58 | EFE
EFE

WASHINGTON.- La ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, consideró hoy inoportuno el recorte de un 20% de la plantilla de Telefónica, aunque insistió en que “es una empresa privada y si lo que hace se ajusta a la legalidad podrá hacerlo”.


"Yo creo que es inoportuno en unos momentos en los que se están decidiendo unos incentivos para un conjunto de los empleados de Telefónica, los directivos, al mismo tiempo se tome una decisión como esta”, afirmó Salgado en rueda de prensa.


En la jornada se han estado conociendo proyecciones acerca del alto desempleo en España, estimándose que podrían llegar a alcanzar hasta cinco millones de cesantes si la población activa sigue aumentando.


"Es verdad que es una empresa privada (...) pero eso no impide que desde el gobierno se pueda hacer una valoración de oportunidad y de una cierta consideración de si la responsabilidad social corporativa, que es una muestra de buen gobierno, es compatible con esta decisión", dijo la también vicepresidenta segunda en rueda de prensa en Washington, en el marco de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.


Telefónica anunció esta semana un recorte del 20 por ciento de su plantilla en España, lo que implica unos 6.000 empleos, a la par de su intención de aprobar un plan de incentivos millonarios para premiar con unos 500 millones de euros a unos 1.900 directivos.


Según Salgado, cuando Telefónica argumentó para justificar su decisión que actualmente obtiene una buena parte de sus beneficios fuera de España, la empresa olvida que "esa inversión en otros países se ha hecho desde España" y con "regímenes fiscales favorables" para su expansión.


Por ello, agregó, "de alguna manera, los ciudadanos españoles, los contribuyentes, son parte de esos beneficios globales de Telefónica y por lo tanto, no pueden ser ajenos a esa consideración global".


La viceministra consideró además una "falta de oportunidad" el hecho de que la empresa decidiera anunciar "incentivos para los directivos al mismo tiempo que se está tomando una decisión como ésta" en materia de despido en un país cuya tasa de desempleo roza el 20 por ciento sin grandes perspectivas de reducirse a corto plazo.


Telefónica "es una empresa que puede y debe tomar sus propias decisiones y que en primer lugar responde ante sus accionistas, pero en todo caso, en mi opinión personal, esa responsabilidad social corporativa debería haber jugado aquí otro papel", consideró.