Banco Central reduce la proyección de crecimiento del PIB para 2014 y la ubica 1,7%

El presidente de la entidad, Rodrigo Vergara, señaló además que la entidad redujo la previsión de incremento de la actividad económica para el próximo año a un rango entre 2,5% y 3,5%.

15 de Diciembre de 2014 | 15:30 | Por Lucy Aravena López, Emol.
Banco Central

SANTIAGO.- El Banco Central recortó este lunes la proyección de crecimiento de la economía chilena a 1,7% en 2014 y a un rango de entre 2,5% y 3,5% para el 2015, en el marco del Informe de Política Monetaria (Ipom) de diciembre.


El pronóstico del Ipom de septiembre del ente rector era de una expansión de la economía local en un rango, entre 1,75% y 2,25% para 2014 y entre 3,0% y 4,0% para 2015.


El texto indica que la cifra de crecimiento para este año, algo por debajo del rango previsto en el Ipom septiembre es " reflejo de la debilidad de la actividad en el tercer trimestre y de su prolongación hacia el último cuarto del año. Además, de expectativas de consumidores y empresas, que hasta ahora, no muestran la mejoría que se esperaba hace unos meses".


En cuanto al menor pronostico de expansión del Producto Interno Bruto en 2015, el Banco Central señala que "seguirá por debajo de crecimiento de mediano plazo de la economía, que el Consejo estima, entre 4% y 4,5%".


No obstante, el instituto emisor recalca que, de todas formas, el crecimiento esperado para el próximo año se prevé que será mayor al de 2014.


"Ello se sustenta en que la economía ha hecho un ajuste rápido e importante durante este año, como lo refleja la evolución de la cuenta corriente, las tasas de interés y el Tipo de Cambio Real. Además, en que las condiciones externas previstas para el 2015, si bien menos auspiciosas que lo esperado en septiembre, son algo mejores que las de este año, en parte, gracias al impulso derivado de los menores precios del petróleo".


"También en que las confianza de consumidores y empresas tenderá a mejorar. El significativo impulso monetario, que ya se ha agregado, el mayor impulso fiscal y el efecto de la depreciación del peso en la actividad de los sectores transables serán un apoyo adicional", agrega.


"Por último, aunque la situación financiera de hogares y empresas es menos holgada que en años anteriores, se estima que no representará un obstáculo para la recuperación de la economía (en 2015)", sentencia.


Inflación


Asimismo, el Ipom proyecta un nivel de inflación acumulada anual a diciembre de 2014 de 4,8%, cifra superior al 4,1% previsto en el informe de septiembre.


En tanto, el instituto emisor mantuvo en 2,8% la previsión de inflación anual a diciembre de 2015.


El documento explica "la mayor depreciación del peso y algunos elementos puntuales- en particular, el incremento del precio de algunas frutas y verduras frescas- nuevamente elevaron la inflación por sobre lo previsto. Dichos aumentos ya tuvieron alguna reversión en noviembre, a lo que se sumó el menor precio de los combustibles. Esto último debería seguir incidiendo a la baja en los meses venideros".


Cobre


El Ipom también redujo la proyección del precio promedio  del cobre a US$3,11 la libra para 2014, US$2,95 la libra para 2015 y US$ 2,85 la libra para 2016.


En el informe anterior, había previsto un  precio promedio del metal rojo de US$3,15 para 2014, US$3,05 para 2015 y US$3,00 la libra para 2016.


Petróleo


De igual forma, el Banco Central rebajo el pronóstico de precio promedio del petróleo WTI a US$ 93 por barril para 2014, a US$ 64 por barril para 2015, a US$68 por barril para 2016. Asimismo, se redujo la estimación del precio promedio  para el crudo Brent a US$99 por barril para 2014, US$70 por barril para 2015 y US$75 por barril para 2016.


En el informe de septiembre, las proyecciones apuntaban a un precio promedio del WTI de US$98 por barril para 2014, de US$92 el barril para 2015 y de US$ 89 por barril para 2016.


En tanto, el precio promedio del Brent era de US$ 106 por barril para 2014, US$ 104 por barril para 2015 y US$101 por barril para 2016.


Riesgos 2015


El informe del Banco Central señala que existen riesgos que, de concretarse, modificarían el panorama macroeconómico y, por tanto, el curso de la política monetaria.


En el ámbito externo, el documento indica el riesgo de cuándo y con qué velocidad la Reserva Federal comenzará a aumentar su tasa de referencia y cómo impactará el precio de los activos financieros.


Asimismo, apunta que el riesgo de una mayor volatilidad en los mercados ha subido, a raíz de la creciente discrepancia entre las expectativas privadas y los anuncios de la propia Fed, y la divergencia de la política monetaria de los bancos centrales de las principales economías desarrolladas.


Respecto a China, el Ipom advierte que han retomado relevancia los riesgos sobre su crecimiento reflejo de la mayor debilidad reciente. "La evolución de su sistema financiero y su sector inmobiliario son los principales focos de atención, lo que podría generar una mayor caída del cobre", detalla.


Agrega que en la Eurozona, pese al avance en el ámbito financiero y bancario, la expansión del crédito sigue lenta y el riesgo de una desaceleración mayor está latente.


Todos estos riesgos pueden derivar en una mayor volatilidad de los mercados financieros  mundiales con importantes efectos negativos en el costo de financiamiento y en la actividad. Además, podrían provocar una depreciación adicional de las monedas emergentes, entre ellas, el peso chileno con efectos en el panorama de inflación en el corto plazo.


Respecto a los riesgos internos, el documento del BC estima que tienen relación con el desempeño de la actividad, pero en especial con la dinámica de la demanda interna. "Sus perspectivas de recuperación se han retrasado sucesivamente, a la vez que su materialización ha perdido fuerza", acota.


El informe advierte que, de no suceder que la confianza de empresas y consumidores presente una mejoría gradual como se prevé, se podría prolongar el menor crecimiento del gasto y la actividad traduciéndose en holguras de capacidad más duraderas y menores presiones inflacionarias.


Tampoco puede descartarse que el tamaño actual de las holguras de capacidad sea menor que lo estimado y, por lo tanto, contribuya menos que lo previsto a la desaceleración de la inflación. El bajo desempleo y el alto crecimiento de los salarios nominales ponen nota de cautela en la evaluación de la dinámica inflacionaria, culmina el Ipom.

Ranking Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores