EMOLTV

Ataque ruso: Comercio y panaderos advierten alzas de precios y economistas ven inflación de hasta 8% en 2022

Están cada vez más lejos las expectativas de que las presiones inflacionarias y el sostenido encarecimiento de la vida en Chile cesen pronto.

07 de Marzo de 2022 | 10:24 | Por I. Munita y T. Molina, Emol
imagen
El Mercurio
Los ataques de Rusia a Ucrania se siguen agudizando, aumentando las tensiones e incógnitas alrededor del mundo por la duración y magnitud que tendrá el conflicto. Y a medida que este avanza, los efectos colaterales en el ámbito económico se intensifican para el resto del globo, sumando nuevos ingredientes al complejo escenario que ya se preveía para Chile.

Pese a que la exposición de la economía nacional a la crisis en Europa del Este es más bien reducida, esta sí podría incrementar la ola inflacionaria que ya asedia al país, debido a la dependencia de las importaciones de materias básicas en los que Moscú y Kiev son actores claves, como el petróleo y el trigo.

De hecho, este combustible es una de las variables más sensibles a nivel local, por la presión que ejerce sobre los costos de las bencinas, que ya se encuentran en niveles históricos, superando la barrera de los $1.000 en todos sus octanajes.

Solo el viernes, los precios del crudo Brent subieron un potente 6,92% hasta los US$118,11 el barril, su mayor nivel desde 2008, hace 14 años. El WTI, por su parte, cerró el pasado viernes con un alza de 7,4% hasta los US$115,6. Precios por las nubes que todos los especialistas anticipan que seguirán escalando, de continuar el conflicto bélico.

Todo ello, además de ralentizar la reactivación pospandemia –en un contexto en que las autoridades económicas chilenas y los analistas ya perfilaba como estrecho- acrecienta las expectativas de que las presiones inflacionarias y el sostenido encarecimiento de la vida en Chile escapan de ser algo meramente coyuntural, alejando aún más las expectativas del rango meta establecido por el ente rector, en torno a 3%.

Pero, ¿hasta dónde podría llegar la inflación? considerando que el registro anualizado ya bordea el 8%, tras el potente salto de 1,2% que anotó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en enero de 2022, el factor adicional del conflicto ucraniano, supondría, de acuerdo a Marco Correa, economista jefe de BICE Inversiones, que "la inflación acumulada durante el primer trimestre sería de 2,7%, acercándose a la mitad de lo que proyectamos para el año en total (6,1%)", mientras que en términos de variación anual, agregó que "a marzo esperamos cifras de 8,7%".

Al respecto, Renato Campos, analista jefe de Admiral Markets, destacó que el incremento de la inflación se expuso que "el conflicto que se vive en Europa del Este vuelve a sembrar dudas en cuanto a la evolución de la economía mundial, viéndose afectadas las cadenas de suministros y producción debido al aumento en los costos de las materias primas".

"Los costos de los combustibles son y serán el eje gravitante de llegar a extenderse el conflicto (...), los costos de producción y transporte se incrementarán exponencialmente", agregó, subrayando que "la posibilidad de registrar una inflación en torno a un 7% al cierre de este 2022 es alta, registrando mayor volatilidad en el corto plazo con valores incluso por sobre 7,5% durante el mes de marzo".

Por su parte, el director del Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo, Cristián Echeverría, apuntó que, producto del alza del petróleo y la apreciación del dólar como activo refugio "al cierre de año deberíamos ver un sesgo inflacionario, si es que estos efectos persisten, de entre 1 y 2%".

Y añadió que "si la proyección era bajar la inflación hasta un 6% este año, el sesgo inflacionario dice que en realidad va a estar entre 7 y 8%, porque esto imprime un sesgo inflacionario a una tendencia que iba ser de baja de la tasa de inflación".

Héctor Osorio, economista socio de PKF, prevé que "la inflación efectivamente estará sobre el 5%. Si bien el Banco Central posee instrumentos para controlar el nivel inflacionario, hoy día el problema inflacionario no es un problema local, es un problema de presiones a nivel global a partir de lo que estamos observando en el mundo. Por lo anterior, el Banco Central ve un tanto limitada su capacidad de controlar el proceso inflacionario a través de la herramienta clásica que es la tasa de interés".

Gremios ven que alzas de precios serán inevitables

Un área especialmente sensible que se está viendo afectada por el conflicto en Ucrania es la de lo alimentos básicos, cuyos precios podrían verse especialmente presionados producto de la potente escalada en los valores de los cereales.

El precio del trigo se disparó la semana pasada 40% en el mercado de referencia de Estados Unidos por el temor a una escasez derivada de la invasión rusa -dado que Rusia y Ucrania representan una cuarta parte de las exportaciones mundiales de trigo-, superando el viernes los US$12 por fanega (unos 27 kilos), algo que no se veía desde la crisis financiera de 2008. Mientras que los valores del maíz apuntaron un incremento semanal de más de 20%, rizando los US$7,6 el bushel, su nivel más alto en una década.

Y uno de los alimentos que en Chile seguramente se verán afectado por esta situación es el pan. "Esto evidentemente nos preocupa", dijo a Emol Juan Mendiburu, presidente de la Asociación Gremial de Industriales del Pan (Indupan) de Santiago.

"Entre Ucrania y Rusia producen el 30% del trigo mundial, y si bien este se distribuye especialmente en Europa, ahora, con este escenario, ellos (los países europeos) irán a comprar a los mercados que nosotros (Chile) compramos, es decir, a Estados Unidos, Canadá y, quizás, hasta en Argentina. Esto provocará un aumento de la demanda, y esto elevará los precios del trigo", explicó.

El escenario se ve gris. De que habrá alza, es un hecho

Juan Mendiburu, presidente de Indupan
Consecuencia de ello, subrayó, "será el aumento del precio de la harina, que es el insumo principal del pan", y si el conflicto bélico persiste, "el problema será más grave".

Mendiburu evitó entregar una estimación de cuánto más podría subir el precio del pan en el país, "pero las perspectivas son negativas al respecto", es que además del problema con el trigo, a la industria también le preocupa como se ha disparado el precio internacional del gas. "Esto nos afecta mucho como industria panadera. Por tema ambiental, la mayoría de los industriales panaderos están ya usando este combustible".

"El escenario se ve gris. De que habrá alza, es un hecho", aseguró. "Lamentablemente, ya habíamos tenido un aumento de precios por efecto de la pandemia", acotó, añadiendo que en los últimos 6 a 8 meses hubo alzas en los precios del pan, pero en el sector esperaban que el coronavirus no siguiera presionando los precios. "Lamentablemente, llegó esta guerra".

En el sector comercio tampoco sacan cuentas alegres del conflicto en Europa del Este. Bernardita Silva, gerenta de estudios de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), señaló, en primer lugar, que el comercio exterior chileno probablemente se verá perjudicado. Si bien Chile tienen una baja exposición comercial con Ucrania y Rusia, "sí nos afectan las consecuencias de este conflicto sobre la economía de nuestros principales socios comerciales, afectando así nuestro comercio exterior del cual dependemos significativamente", expuso.

También comentó que esta situación está provocando alzas en el dólar, debido a la inestabilidad financiera que el conflicto está provocando a nivel global, "afectando directamente el costo de nuestras importaciones, donde en el caso del retail la gran mayoría de los productos son importados, presionando aún más los precios finales, en un contexto donde ya estamos con una alta inflación".

"Finalmente, esta mayor inflación repercute en el poder adquisitivo de todos los chilenos, sobre todos de los con menos recursos", recalcó.

"Hace 5 meses reportamos un alza de 109% en el costo de los fletes. La guerra, entonces, sin duda que puede agudizar este problema".

Dante Arrigoni, presidente de Asimet
Por su parte, Dante Arrigoni, presidente de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas, sostuvo que el sector que él representa mira con especial alarma "el alza de costos del petróleo y su efecto directo en el precio de la energía, y su impacto indirecto en la inflación general, que hace subir otros costos".

"En lo particular, estamos observando un alza en el precio del acero, ya que Rusia y Ucrania son exportadores importantes, principalmente de rollos laminados en caliente, producto que Chile dejó de elaborar. Eso con alta probabilidad se manifestará en los precios y en complicaciones en la cadena de suministros, debido a que será muy difícil que Rusia y Ucrania puedan cumplir los compromisos ya adquiridos", añadió.

A su vez, prevé los problemas con la cadena de abastecimiento mundial producto de la pandemia se profundicen aún más con el conflicto ruso-ucraniano. "Hace 5 meses reportamos un alza de 109% en el costo de los fletes. La guerra, entonces, sin duda que puede agudizar este problema", agregando que "el sector metalúrgico metalmecánico importa productos por el orden de US$34.641 millones, los cuales se podrían ver afectados por toda la cadena de suministros".