K-Pop en Chile: ¿Qué tiene el pop coreano que impacta a los jóvenes del país?

La muerte de Kim Jong-Hyun, líder de la banda SHINee, evidenció que el fervor por este género musical no es una moda pasajera en estas tierras. Tres expertos analizan en Emol el éxito que han tenido un número importante de artistas provenientes de Asia Oriental.

24 de Diciembre de 2017 | 08:31 | Por Alondra Barrios Peñailillo, Emol

La banda coreana BTS recientemente estuvo en el programa de Ellen DeGeneres.

Reuters
SANTIAGO.- La explosión del K-Pop en Chile ocurrió, al menos, hace una década, pero fue solo hace un par de años atrás que los medios de comunicación se dieron cuenta del furor que causaban artistas provenientes de un país asiático tan lejano como Corea del Sur.

Un hecho que sirvió como antecedente para reafirmar que aquí ocurría algo importante con la música pop coreana fue la primera visita del trío JYJ en 2012. Los jóvenes se presentaron en el Teatro Caupolicán, recinto que lograron llenar luego de que sus seguidores agotaran las entradas en tiempo récord.

Otro acontecimiento, y mucho más reciente, fue la repentina muerte de Kim Jong-Hyun, líder de la agrupación SHINee, el pasado lunes 18 de diciembre. El intérprete de 27 años gozaba de popularidad junto a sus compañeros de banda, pero una depresión lo llevó al suicidio.

"Volverme famoso probablemente no era mi destino. Me dicen que por eso lo estoy pasando mal... ¿Por qué lo elegí?", fue una de las frases que Jong-Hyun escribió antes de morir en una carta que dejó a una amiga.

Su partida fue, literalmente, de impacto mundial y la noticia marcó en Chile. La comunidad de K-Pop se movilizó hasta la Embajada de Corea del Sur para tributar al malogrado artista incluidas las shawols, nombre que reciben las seguidoras de la banda originaria de Seúl.

"El lunes tuvimos un programa especial y fue completamente dedicado a él, repasando su historia, sus mayores éxitos y el público se conectó, nos volvió trending topic y nos enviaron mensajes a través de WhatsApp desde España, Viña del Mar, San Antonio, La Serena y Santiago de lo que se estaba viviendo para que nosotros pudiéramos publicarlo y mostrar que esto era como una pena y un luto nacional", cuenta a Emol Lorena Miki, periodista y conductora del programa "K&Pop" de Niu Radio.

"Lo que pasó con Jong-Hyun fue súper fuerte porque jamás había ocurrido que un artista llegara a la muerte de esta forma en este género. Hace dos años atrás se murieron dos chicas de un grupo que se llama Ladies Code, pero eso ocurrió por un accidente de tránsito", suma.

Kim Jong-Hyun, líder de SHINee, falleció este lunes a los 27 años / Crédito: Archivo, La Segunda

De la estética a la música


En mayo de este año, la popularidad del K-Pop en Chile llamó la atención de The New York Times, medio que en un extenso reportaje señaló que el creciente fanatismo por este estilo musical fue "inesperado" en Latinoamérica y "reciente y algo inverosímil" en nuestro país. Destacó, además, que bandas como BTS han logrado desbancar del sitial de popularidad a artistas norteamericanos como One Direction y Jonas Brothers.

BTS o Bangtan Boys se presentó en marzo pasado en un repleto Movistar Arena. "La popularidad de la banda en internet se había vuelto tan arraigada en Chile, que los promotores de la gira ni siquiera se molestaron en promover el evento en medios tradicionales. Los fanáticos esperaron afuera de la taquilla del estadio para comprar boletos, que estaban entre los 38 y 212 dólares. Los 12.500 boletos para lo que se suponía sería un solo concierto se agotaron en un tiempo récord de dos horas", apuntó el medio estadounidense.

Dos sitios que se han transformado en el punto de encuentro de los amantes del K-Pop son el Parque San Borja y el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) en Santiago, donde fanáticos -en su mayoría adolescentes- aprovechan estos espacios para escuchar, cantar y bailar las canciones de artistas coreanos, aunque el boom ha ido más allá de imitar a la perfección las coreografías.

Hay, también, eventos masivos y ya consagrados como el K-Pop World Festival, el concurso más importante organizado por la Embajada de Corea del Sur en nuestro país donde se elige a un grupo de jóvenes que imitan a sus artistas favoritos para competir en la final del certamen que se realiza en el país asiático.

Este año, el K-Pop World Festival se efectuó en el 29 de septiembre en la ciudad de Changwon, capital de la provincia de Gyeongsang en Corea del Sur, y las preclasificatorias chilenas se realizaron el 15 de julio en el Teatro La Cúpula. En 2016, la agrupación Level Two representó a Chile en la final, siendo los únicos artistas latinoamericanos en participar.

"Hay una serie de concursos gigantes", comenta Miki. "De hecho, el primer evento grande que animé se llamó Just Dance. También me ha tocado ver en Concepción, Antofagasta y Puerto Montt grupos maravillosos dedicados a bailar K-Pop. Es impresionante porque en cada región hay un lugar específico donde los jóvenes se juntan, como ocurre aquí en el San Borja y el GAM", suma la comunicadora.

La música coreana, además, se ha tomado las radios locales, siendo tan demandada como el reggaetón o los artistas locales. Pero el gusto por el trabajo de agrupaciones como JYJ, BTS o los mismos SHINee partió, en primera instancia, por un asunto más bien visual.

"Partió con algo estético, pero después te das cuenta que los artistas que están detrás de esto son súper talentosos", dice Lorena Miki. "La música es súper entretenida, súper buena. La estética de los videos es maravillosa y súper cuidada. El marketing de Corea del Sur también es súper importante. Hay gente que trata de imitarlos porque van a la moda y creo que siempre están a la vanguardia".

Belleza, moda, letras y música son parte de las claves que hace tan atractivo para los jóvenes chilenos el K-Pop, sumado a los buenos dotes para el baile de sus intérpretes, quienes desde pequeños son reclutados en escuelas de talento en Corea del Sur para potenciar sus habilidades artísticas y transformarse en estrellas del pop desde la adolescencia.

Gonzalo Noix, de la productora Noix Entertaiment, es el responsable de las visitas de varias bandas coreanas en Chile como Super Junior, After School, Rania, CNBlue. El empresario asegura que parte de la popularidad de este género se debe a la buena acogida que tuvo en el pasado el pop japonés o J-pop.

"El K-Pop venía casi de la mano con el éxito de la música japonesa en Chile. Mucha gente que le gustaba o que le gusta la música japonesa se pasó al K-Pop y eso se empezó a masificar porque la música coreana tiene mucho de entretención", argumenta Noix.

"En Chile, mucha gente a la que le gustaba la música japonesa se pasó al K-Pop y esto se empezó a masificar porque la música coreana tiene mucho de entretención"

Gonzalo Noix, Noix Entertaiment
"Al ser pop es mucho más entretenida y las cosas se fueron dando solas con el tiempo y lo bueno es que siempre han venido los mejores representantes de la escena, algo que igual terminó ayudando mucho a que los fans sintieran que pueden ser visitados por los artistas que ellos siempre están esperando ver", suma.

Nuevamente BTS, las chicas Black Pink y la cantante CL, son hoy en día algunos de los artistas de Corea del Sur con más seguidores en nuestro país, pero que recientemente comienzan a captar la atención del público de Estados Unidos.

Lorena Miki ejemplifica este hecho con la reciente visita de los primeros al programa de la comediante Ellen DeGeneres. "Ella los entrevistó en ‘El show de Ellen’ por todo el éxito que han tenido. Entonces yo creo que eso también marca un antes y un después".

La periodista señala que otras que han logrado conquistar tímidamente Norteamérica son las Black Pink. "Este año fueron parte de la banda sonora de ‘Liga de la Justicia’. De hecho, hay una escena donde Flash va a visitar a Batman y de fondo está sonando una de las canciones de ellas", dice.

Situación similar ocurrió con CL, conocida por su canción "Hello Bitches" que suena, incluso, en varios centros nocturnos de Santiago. "Ella aparece en la banda sonora de la película ‘My Little Pony’. Como que de a poquito el mercado estadounidense se está dando cuenta de la importancia que tiene el K-Pop y lo están incluyendo en sus trabajos".

K-Pop versus Hyundai: ¿Quién factura más?


El pop coreano, no obstante, también responde a una necesidad de identificación que nació en la propia juventud de Corea del Sur, apunta César Ross, doctor en Relaciones Internacionales, Investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago y director del Centro de Estudios Coreanos.

"Constanza Jorquera, investigadora del Centro de Estudios Coreanos, se ha dedicado a estudiar este tema y lo que ha logrado avanzar en su investigación es que el fenómeno del K-Pop está relacionado a otros fenómenos. Uno de ellos es lo que se denomina economía naranja", detalla el académico.

"Algunas de las economías, incluyendo la de Corea del Sur, detectaron en 2001 que algo ocurría en internet con expresiones artísticas populares que los jóvenes se comunicaban unos con otros y que estaba fuera de los circuitos de la cultura popular y de la industria. Identificamos a Justin Bieber como un ejemplo de eso, de la industria masiva, algo que en la cultura coreana también ha existido", afirma.

Ross explica que esto se relaciona "con el acceso a computadores y a redes. Tiene que ver con que los jóvenes coreanos, a pesar de que la mayoría entiende inglés, deseaban que hubiese una expresión popular, cultural y en su propia lengua. Por eso lo grupos de K-Pop se masificaron tanto en Corea, en una primera instancia".

Esto motivó al propio Estado coreano a participar, invirtiendo fondos en los grupos para que estos pudiesen hacer actividades, crecer, especializarse y exportar su trabajo. "Yo diría que en la década del 2000, el grueso del K-Pop comenzó a comunicarse en inglés y ya no solamente en coreano", teoriza el director del Centro de Estudios Coreanos, señalando además lo lucrativo que el género se ha vuelto y no sólo por el aspecto musical.

"Esta industria cultural hace dos o tres años factura más de lo que factura Hyundai. Es gigantesca y tiene que ver con teleseries, dramas, música, ropa, merchandising. Esta gigantesca industria aprendió rápidamente a hacer lo que ya hacía la industria del espectáculo en Estados Unidos: a fabricar grupos artificialmente, como Backstreet Boys, a juntar a gente con ciertas características, a convertirlos en grupos y colocarlos en circulación, lo que ha tenido un impacto gigantesco no sólo en Asia, sino también en América Latina".

"La industria cultural del K-Pop hace dos o tres años que factura más que Hyundai"

César Ross, director del Centro de Estudios Coreanos
César Ross asegura que las investigaciones han dado cuenta que el K-Pop es consumido por "jóvenes que están entre enseñanza básica y los primeros años de enseñanza media. Ahora, esa generación, está llegando a los primeros años de universidad. Hay un fenómeno abajo que es muy fuerte y eso es lo que impulsa a muchos adolescentes y a no tan adolescentes, por ejemplo, a estudiar la lengua coreana. Trasciende y se ha vuelto transversal", finaliza.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores