Francisca Solar y el éxito de "Los últimos días de Clayton & Co.": "Está la posibilidad de hacer una secuela"

Con una segunda edición ya en librerías, la nueva novela de la escritora nacional apunta a un público adulto, con una trama que combina elementos históricos y paranormales.

27 de Agosto de 2019 | 06:00 | Alberto Rojas
Constanza Miranda / Planeta
Solo una semana. Eso fue lo que le tomó a "Los últimos días de Clayton & Co." (Planeta, $14.900), la nueva novela de la escritora y periodista Francisca Solar ("#100WritingsDays", "Almas de rojo"), para entrar a las principales listas de libros más vendidos del país y -por si eso fuera poco- con una segunda edición ya a la venta.

Con una trayectoria literaria que incluye un best seller internacional de larga data como "La séptima M", y un extenso catálogo de títulos para público infantil y juvenil, Francisca Solar ahora decidió escribir una novela pensada expresamente para público adulto, ambientada a fines del siglo XIX en la ficticia localidad de Atlas -poblada por una amplia gama de inmigrantes-, cercana a Valparaíso.

Allí, la joven Abigail Clayton -de apenas 14 años y casada con un hombre mucho mayor- es conocida por su talento para la fotografía mortuoria, una práctica común en esa época. Sin embargo, ella tiene un secreto que acabará cambiando su vida: puede escuchar a las personas fallecidas que retrata. Y eso la convertirá rápidamente en la "médium Clayton", pero que más temprano que tarde le traerá crueles consecuencias.

- Esta es tu primera novela destinada a un público adulto, tras varios años escribiendo para lectores infantiles y juveniles. ¿Qué significa para ti esta publicación y el éxito que ha tenido?

- Siempre estoy buscando nuevos desafíos, algo que me saque de mi zona cómoda, y ya llevaba muchos años muy cómoda en la literatura infantil donde me va muy bien, así que era hora de hacer algo distinto. Me siento preparada para escribir para cualquier tipo de público y la versatilidad me define, así que saltar a la literatura adulta no tiene nada de raro sino que lo tomo como un paso necesario. Hace tiempo que quería escribir historias con mayor complejidad y todo se dio para que sucediera, incluida la confianza del editor del sello Planeta. Todos estamos felices con el resultado y eso me da más impulso para seguir escribiendo historias más desafiantes.

- En ese sentido, ¿qué te motivó a escribir una historia que gira en torno a un tema tan particular como la fotografía mortuoria?

- Cuando descubrí la práctica de la fotografía postmortem, muy popular en la segunda mitad del siglo XIX, supe que tenía que escribir algo al respecto. Investigué mucho y me fascinó todo lo que encontré. El ritual de retratar a un fallecido con su familia es algo que suena tan escabroso para nuestra sociedad contemporánea que parece inventado, pero fue una práctica verídica que merecía ser rescatada y contada.


"Los últimos días de Clayton & Co" es ficción, por supuesto, pero su base histórica es 90% real. La historia y los personajes aparecieron inmediatamente en mi cabeza mientras investigaba y siempre tuve esa extraña certeza de que sería un tema atractivo para los lectores. Un par de meses antes de la publicación oficial estuve compartiendo algunas fotografías mortuorias reales en mi cuenta de Instagram, tanteando el interés de mis seguidores, y la respuesta fue espectacular, lo que confirmó que la novela podía resultar un éxito. ¡Y así fue!

- ¿Y cómo lograste terminarla en solo 18 semanas?

- Soy rápida (ríe). Hablando en serio, la prosa es la parte más "fácil" de la escritura de una novela para mí, suelo fluir sin problemas; por eso, una novela que generalmente podría tomar un año, a mí me toma 4 o 5 meses. Sin embargo, eso no es todo el trabajo ni la parte más dura. Donde más me demoro es en las primeras dos etapas de la realización de una novela, que es la investigación y la estructura. En la investigación invierto todo el tiempo necesario hasta que siento que tengo toda la info que requiero, y en la estructura puedo estar meses hasta que me siento tranquila con la historia que quiero contar. De ahí a la narración, como ya tengo muy claro qué debo escribir, las palabras corren con vida propia y a veces a gran velocidad.

- Tus descripciones sobre los procesos de "revelado" de aquella época, así como el uso de químicos y materiales, son muy detallados. ¿Cómo fue ese proceso de investigación?

- Soy un clásico ratón de biblioteca, así que visité varias durante los meses que investigué. Me instruí principalmente en la forma de vida en Chile a fines del siglo XIX, desde cómo se vestían hasta qué comían y de qué se hablaba en las tertulias. De ahí pasé a investigar los primeros procesos fotográficos, desde que la técnica recién se había descubierto en 1830 hasta los diversos avances y nuevos formatos que surgieron hasta 1870. Por suerte, hay muchos libros que describen con lujo de detalle cada implemento usado desde el daguerrotipo en adelante. Además, encontré un libro muy específico sobre estudios fotográficos en Chile durante el siglo XIX que fue increíblemente útil. Por otro lado, leí varios libros de anatomía y me asesoré con un par de médicos para que mis descripciones sobre la manipulación de cadáveres fuese lo más fidedigna posible.

- Entonces, ¿podríamos decir que esa era la mejor época para una trama de estas características?

- No escogí la época sino la práctica, y como esa específica práctica fotográfica se realizaba en ese momento específico de la historia, estaba obligada a que mi historia sucediese en ese contexto para que tuviese credibilidad. Por los avances médicos y todas las restricciones que surgieron a principios del siglo XX, la fotografía postmortem se convirtió en algo impracticable, así que solo duró unas pocas décadas. Si escribía sobre ella, la única posibilidad que tenía era situarla a fines del siglo XIX.

- Lo paranormal, de una u otra manera, siempre ha estado presente en tus obras. ¿Cuál es tu interés en el tema de la vida después de la muerte?

- Sí, la mayor parte de mi obra cae de alguna manera en la categoría de "ficción paranormal", y muestra muy bien cuáles son mis obsesiones. Todo lo que no tenga explicación, que no se pueda racionalizar fácilmente, que escape a la lógica, a mí me llama la atención, así que lo investigo, leo, escarbo en las esquinas y creo historias. En cine, series y literatura, mis géneros favoritos son el terror, suspenso, misterio y ciencia ficción.

- En muchos aspectos, Abigail Clayton es un reflejo de las limitaciones y prejuicios con los que cargaban las mujeres de su época. ¿En "Los últimos días de Clayton & Co." también buscaste reivindicar el talento femenino, muchas veces eclipsado y usurpado por los hombres?

- Siempre supe que mi protagonista sería una joven, pero no la tenía muy definida hasta que en el proceso de investigación llegué al acta de la Ley de Matrimonio Civil de 1884, una de las primeras "leyes laicas" en el país. Me violentó mucho ver que no había límite de edad para casarse, sino que el único impedimento era que el contrayente fuese impúber; es decir, si una niña había comenzado a menstruar, ya podía casarse. Las situaciones descritas en la novela ya eran bastante perturbadoras -por la descripción de cada sesión fotográfica y la manipulación de cadáveres–, pero sentí que un buen complemento a esa "perturbación" pero en otra arista, sería mostrar que mi protagonista tenía 14 años y estaba casada con alguien 35 años mayor, cuestión que en esos años era perfectamente común y legal.

El sometimiento y escasas libertades de las mujeres en el siglo XIX debía ser parte obligatoria del relato para alcanzar un grado alto de verosimilitud, así que ese aspecto me parecía indispensable en la construcción de Abigail. La idea era mostrarla capaz y talentosa a pesar de que su contexto inmediato era asfixiante y de que las posibilidades de surgir fuera del alero del marido eran casi imposibles en ese entonces. Las mujeres que la rodean, personajes con más poder y autoestima por distintas circunstancias, le sirven de modelo a seguir y de pilar para ayudarla a forjar su propio camino.

- Tras el éxito de esta nueva novela, ¿puedes adelantarnos algo de tus próximos pasos literarios?

- Por ahora, estoy viviendo la felicidad del buen recibimiento de la novela y el gran entusiasmo que ha desatado. Ya tengo pensada una nueva novela de terror histórico para el próximo año, pero también está la posibilidad de hacer una secuela de "Clayton & Co", si bien siempre la pensé como una novela unitaria y no como saga. En estos días estoy escuchando a los lectores, a ver qué piensan y qué quieren, y pronto tendré que sentarme con mi editor a decidir. Como sea, en el 2020 se viene otra escabrosa historia de Fran Solar, que no quepa duda.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores