En el día de su salida: Los cinco errores de Theresa May como primera ministra

Mala comunicación, la celebración de elecciones anticipadas y un actuar precipitado marcaron la gestión de la líder conservadora, que este viernes oficializa su dimisión, aunque permanecerá en el poder hasta que se encuentra a su sucesor.

07 de Junio de 2019 | 10:21 | AFP/Editado por Ramón Jara A., Emol
AFP
Los británicos reconocen que llevar a cabo la salida de la Unión Europea (UE) constituye un desafío colosal. Pero con una serie de errores estratégicos cometidos en los últimos tres años, Theresa May hizo la tarea aún más difícil.

Es por eso que este viernes, en el día que se materializa su renuncia del Gobierno, recordamos los errores cometidos por la Mandataria, quien de todas formas permanecerá en Downing Street 10 de forma provisional, hasta que se designe a su sucesor.

Precipitación

La dirigente conservadora, que llegó al poder en julio de 2016 poco después del referéndum sobre la salida de la UE del 23 de junio, estaba sometida a una gran presión para que activase el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que prevé un plazo de dos años para llevar a cabo una salida del bloque.

Lo hizo el 29 de marzo de 2017, cuando aún no tenía una estrategia de negociación clara ni respaldada por su partido y los diputados británicos para llevar a buen puerto una operación tan compleja en tan poco tiempo.

El resultado: dos años después se vio obligada a aplazar el divorcio hasta el 31 de octubre de 2019 para evitar un brutal Brexit sin acuerdo de caóticas consecuencias económicas.

Estrategia negociadora

Mostrando su voluntad de llegar a toda costa a un acuerdo con Bruselas, May se puso desde el principio en una situación desventajosa para la negociación con Bruselas, consideran numerosos comentaristas políticos en Reino Unido.

Se fijó además una serie de líneas rojas, como la necesidad de salir de la unión aduanera y del mercado único, sobre las que tuvo que rectificar después en particular en relación a la llamada salvaguarda irlandesa.

Este dispositivo, que solo debe entrar en vigor si no se encuentra una solución mejor, prevé mantener al país en una unión aduanera para evitar una frontera física entre la República de Irlanda -miembro de la UE- y la provincia británica de Irlanda del Norte y fue la principal causante de la oposición de los diputados al acuerdo.

Elecciones catastróficas

Buscando reforzar su posición para imponer su proyecto de Brexit, convocó a elecciones legislativas anticipadas en junio de 2017, tres años antes de los previsto, alentada por los sondeos.

Pero el resultado fue catastrófico. Perdió la mayoría absoluta, tuvo que suavizar su versión del Brexit y se vio obligada a aliarse al pequeño partido unionista norirlandés DUP cuya oposición a cualquier trato diferente para la provincia acabó por llevar a la basura su acuerdo de Brexit.

Falta de apertura

Pese a su revés electoral, May no considera útil incluir a los otros partidos al lanzar las negociaciones con Bruselas, acortando de entras sus posibilidades de que el acuerdo fuese aceptado.

Y esperó hasta el tercer rechazo por el Parlamento, a finales de marzo, para emprender conversaciones con la oposición laborista de Jeremy Corbyn.

Pero es demasiado tarde. Corbyn se retira de la negociación a mediados de mayo alegando la "debilidad" de una Primera Ministra cuyos días ya están contados.

May perdió también el apoyo de los euroescépticos y los eurófilos de su Partido Conservador, como demuestran la treintena de dimisiones en el seno de su gobierno "sin precedentes" en un ejecutivo británico según el laboratorio de ideas Institute for Government.

Torpe comunicación

May no supo tampoco encontrar las palabras para obtener el apoyo de un país profundamente dividido a un acuerdo de Brexit con el que quería complacer a ambos campos y no convenció a casi nadie.

Su personalidad fría acaba valiéndole el apodo poco halagador de "Maybot", es decir "May el robot".

"Brexit significa Brexit", no deja de repetir en los primeros meses de su mandato, un refrán con el que quiere encarnar su determinación a sacar al país de la UE pero que acaba sonando a hueco.

Después, al afirmar que un Brexit sin acuerdo "es mejor que un mal acuerdo" se gana la oposición de una parte de la opinión pública, en particular los empresarios.

Y por último indigna a los diputados acusándolos de ser los responsables del bloqueo parlamentario por sus "juegos políticos y oscuras discusiones sobre el procedimiento".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores