PASO 2019: Los hitos que dejaron los sorpresivos resultados de las elecciones primarias en Argentina

Marcados por la victoria del candidato kirchnerista sobre el Presidente Mauricio Macri, los comicios revelaron, entre otras cosas, que la crisis económica pesa más que las acusaciones contra Cristina Fernández.

12 de Agosto de 2019 | 13:05 | Redactado por Valentina Salvo U., Emol
AP
Una victoria "abrumadora" de la oposición. Esa fue la conclusión general que dejaron los resultados de las primarias en Argentina, en las que el aspirante del kichnerismo, Alberto Fernández, logró un 47,7% de los votos y la candidatura del actual Presidente trasandino, Mauricio Macri, solo un 32,1%.

Pero aunque se trata de unos comicios previos, las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) son consideradas un sondeo de lo que podría acontecer en las elecciones generales que se llevarán a cabo el 27 de octubre. Así, los sorpresivos resultados de este domingo dejaron mucho más por analizar que una simple victoria opositora.

La "Ola K" supera al rechazo a Cristina

Tan amada como odiada, la figura de la ex Presidenta Cristina Fernández era uno de los principales obstáculos que debía superar el kirchnerismo si es que quiere volver a gobernar Argentina. Salpicada por acusaciones de corrupción y el fantasma de una administración duramente cuestionada, la ex Mandataria, aunque aún popular, es símbolo de polarización e irregularidades gubernamentales.

Ella lo sabe. Por eso decidió hacerse a un lado y tentar a su ex jefe de gabinete, Alberto Fernández, para que liderara la fórmula electoral opositora, en la que ella acude como vicepresidenta. Las primarias le dieron la razón: como un duro crítico del kirchnerismo y bajo un perfil de político moderado, Fernández fue capaz de atraer a gran parte del peronismo desencantado y de convencer de que él será quien gobierne y no Cristina.

Pero además, en esta victoria habría sido fundamental el regreso de antiguos peronistas que se habían rebelado ante la figura de la ex Mandataria. Es el caso de Sergio Massa, ex candidato presidencial en 2015, que tras negociar un pacto electoral decidió dejar su alianza "centrista" y sumarse a la "ola K".

Crisis económica, crisis macrista

Pese a todos sus esfuerzos por convencer a los ciudadanos de que sus políticas económicas son un mal para hoy pero un bien para mañana, la crisis se transformó en el talón de Aquiles de Macri. La economía está estancada, con una tasa de desempleo de 10,1% y una inflación que alcanzó 22,4% en el primer semestre, y la pobreza afecta a más del 32% de la población.

Ni el haber convocado a un peronista rebelde como Miguel Ángel Pichetto para la vicepresidencia, ni la imagen de impulsor de la transparencia y de las obras públicas, que muchos votantes ven en él, fueron suficientes para revertir esta situación, que prevaleció por sobre los problemas judiciales de la ex Presidenta. "La economía pesó más que cualquier otra cosa", consideró Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit a The Associated Press. "La gente la pasa mal y siente que Macri no termina de gestionar bien la economía, no acierta con un modelo", sentenció.

Lo peor, según los analistas, es que los resultados de este domingo terminarán afectando la gobernabilidad del jefe de Estado, quien deberá enfocarse en su campaña y en lograr su principal objetivo: ser el primer Mandatario electo no peronista que llega al término de su gestión desde 1928.


Buenos Aires kirchnerista

Otro de los golpes a la médula del oficialismo vino de la provincia de Buenos Aires. En esta zona, que contiene cerca del 37% de los votantes del país, el candidato a la gobernación puramente kirchnerista, Axel Kicillof, logró un 49,3% de los votos, frente al 32,6% de María Eugenia Vidal, actualmente en el poder.

La gobernadora era vista como la mejor carta electoral del macrismo y uno de los rostros más populares de la coalición oficialista. Sin embargo, el crítico contexto económico también fue su verdugo en estas primarias. Según analistas, el hecho de que la elección de presidente vaya en la misma papeleta que el voto por la gobernación terminó perjudicando a Vidal, que se vio arrastrada por la mala racha de Macri.

Por el contrario, Kicillof, ex ministro de Economía de Cristina Fernández, se benefició del arrastre de la fórmula presidencial y de la crisis financiera, cuyo impacto es especialmente grave en el cono urbano de la provincia capital.

"Terceras vías" sin peso

Aunque hasta la semana pasada los pronósticos no le entregaban buenos augurios al Presidente, siempre quedaba la esperanza de remontar negociando el respaldo de los candidatos considerados "terceras vías". Sin embargo, éstos no pudieron contra la polarización: Fernández y Macri se llevaron cerca del 80% de los votos y dejaron al resto de los candidatos con cifras poco relevantes para el nuevo escenario electoral.

Roberto Lavagna, quien supuestamente jugaría un rol clave en una eventual segunda vuelta, apenas obtuvo un 8,2% de los votos, mientras que José Luis Espert, quien era considerado la "sorpresa" la campaña electoral, se quedó quinto con un 2,19%. En total, las terceras fuerzas alcanzaron un 17%. Mínimo histórico.

Encuestas y voto oculto

Todos quedaron boquiabiertos con los resultados de este domingo, pero las más sorprendidas fueron las encuestas. Ninguno de los sondeos, ni siquiera aquellos afines al kirchnerismo, fueron capaces de prever los 15 puntos de ventaja que obtuvo Fernández este domingo. El más optimista le daba al candidato peronista entre 9 y 10 puntos por sobre Macri, mientras el oficialismo hablaba de una distancia de solo 3 o 5 puntos.

Muchos expertos atribuyeron esta diferencia al voto oculto, aquel que alude a los electores que no admiten públicamente su opción por miedo o vergüenza. Ese mismo factor terminó llevando, contra todo pronóstico, a Donald Trump a la presidencia de EE.UU.; hizo ganar la opción del Brexit en Reino Unido, y provocó el triunfo inesperado del "no" en el plebiscito del acuerdo de paz en Colombia. Esta vez se esperaba que el voto oculto beneficiara al Presidente, pero las primarias parecen haber demostrado otra cosa.

La posibilidad del repunte

Respecto a las PASO de 2015, el voto a la coalición Cambiemos mejoró en 3,05%. En promedio, Macri ganó respaldo en aquellos distritos en los que en las primarias de 2015 había perdido frente al entonces candidato kirchnerista, Daniel Scioli. Sin embargo, en algunas zonas que le fueron afines, el apoyo disminuyó.

Por el contrario, para el kirchnerismo estas PASO fueron "ganar ganar". Su voto de respaldo aumentó en un 10,78%, mejorando su porcentaje en distritos en los que había triunfado en las primarias de 2015, pero por sobretodo en aquellos en los que había perdido.

Este lunes la campaña electoral enfrenta un segundo arranque. El 27 de octubre serán los comicios presidenciales oficiales y ganará aquel que obtenga el 45% de los votos o el que se adjudique el 40% y una diferencia de 10 puntos respecto del segundo. Si ninguno de los postulantes lo logra, los dos con mayor respaldo se dirimirán en un balotaje el 24 de noviembre.

Hasta entonces nada está dicho y Macri se aferra a un precedente: perdió las PASO de 2015 por 8 puntos de diferencia con Scioli, pero se acercaría en la elección general y terminaría ganando el balotaje. Esta vez, no obstante, el número a superar es el doble.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores