EMOLTV

Investigan en Francia el asesinato de un sacerdote: Descartan móvil terrorista en el crimen

Un hombre de 40 años se entregó ante la justicia por el homicidio. Se trata de un sujeto que estaba siendo investigado por su supuesta vinculación con el incendio en la catedral de Nantes, en julio de 2020.

09 de Agosto de 2021 | 12:10 | EFE/Editado por Ramón Jara A., Emol
imagen
EFE
Las autoridades francesas descartaron el móvil terrorista en el asesinato en la Vendée del párroco Olivier Maire, supuestamente a manos de un ruandés de 40 años que tenía problemas psiquiátricos y ya estaba investigado como el autor de un incendio en la catedral de Nantes en 2020.

"No tenemos un móvil terrorista" en este momento, dijo a la prensa el fiscal adjunto de La Roche-sur-Yon, quien confirmó que el hecho se investiga como "homicidio voluntario".

Emmanuel A. permanecía bajo control judicial cuando se entregó este lunes a la Gendarmería de Mortagne-sur-Sèvre (oeste de Francia), a una quincena de kilómetros de la comunidad religiosa de Montfortains en la localidad de Saint-Laurent-sur-Sèvre, donde fue asesinado el religioso.

Se investiga la manera en la que murió. Su cuerpo fue encontrado en su dormitorio.

El ciudadano ruandés tenía problemas psiquiátricos y acababa de salir de un hospital mental, el pasado 29 de julio.

Antes de estar bajo control judicial -que permite una restringida libertad de movimientos-, ese hombre había estado arrestado casi un año de manera temporal por su supuesta vinculación con el incendio en la basílica de Nantes, en julio de 2020. Allí había ejercido como monaguillo.

En el momento de aquellos hechos, había mostrado su inquietud por la lentitud en el proceso de su regularización en Francia.

Olivier Maire, de 60 años, había acogido hace unos meses a Emmanuel A. en la comunidad religiosa de Montfortains.

La tragedia ha desencadenado también un tenso cruce de declaraciones en las redes sociales entre la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, el primero en comunicar oficialmente el suceso en un mensaje en Twitter.

Le Pen se indignó porque el supuesto asesino no hubiese sido expulsado del país aún, a pesar del incendio, mientras que Darmanin acusó a la líder ultraderechista de demagogia pues, alegó, no se puede expulsar del país a una persona que se encuentra bajo control judicial.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?