Kettlebells, las herramientas que se tomaron los gimnasios

También conocidas como pesas rusas, estos implementos permiten realizar diferentes tipos de ejercicios que aumentan la fuerza y también queman grasas.

24 de Diciembre de 2013 | 15:08 | Por M. Francisca Prieto, Emol
Archivo El Mercurio
Existen desde hace varios años, pero en el último tiempo se han vuelto un implemento muy popular en los gimnasios. Se trata de los kettlebells o pesas rusas, aquellas que se asemejan a una bala de cañón, pero con una manilla para poder tomarlas.

"Ahora volvieron a estar de moda por el tema crossfit, por el tema funcional, pero las pesas rusas son muy, muy antiguas", comenta Francisco Cuello profesor de fitness del club Balthus. El profesional agrega que en el pasado su diseño era un poco más rústico, pero que ahora se ha estilizado, haciendo que sean una herramienta de entrenamiento muy cómoda tanto para mujeres como para hombres.

Según se asegura en el sitio web de CKC Gear, una empresa que vende kettlebells en Chile, los beneficios de trabajar con estas pesas son múltiples: permiten aumentar la fuerza, la masa muscular, la resistencia, la velocidad, la coordinación, la explosividad, el equilibrio y también quemar grasas.

Asimismo, un estudio realizado por el Departamento de Deportes y Ciencias del Ejercicio, de la Universidad de Chichester (Gran Bretaña), demostró que un mes y medio de entrenamiento con kettlebells, en sesiones bisemanales, ayuda a "aumentar tanto la fuerza máxima como explosiva, siendo una útil alternativa para los entrenadores que buscan variedad para sus atletas".

Pero, ¿qué diferencia a las pesas rusas de las mancuernas tradicionales? "Su peso está centrado en la base, la tomada es bastante cómoda y son excelentes para hacer distintos tipos de ejercicios", explica Francisco Cuello. Y aunque si bien en Balthus no existe una clase específica de pesas rusas, éstas sí son muy usadas por los profesores en sus clases personalizadas o en los programas de entrenamiento que realizan.

"En crossfit se usan harto y también en el entrenamiento funcional (…) Como el kettlebell tiene una manilla que se asemeja mucho a una maleta o a una bolsa, con mis alumnos emulo movimientos cotidianos como tomar un bolso u otra cosa, y llevarlo hacia arriba", ilustra el profesor.

También es posible utilizarlas en trabajos de rehabilitación. "Yo ocupo un kettlebell de seis kilos con una alumna que se está rehabilitando hombros. Ella no pasa con sus manos su cabeza hacia arriba y trabajamos con kettlebells sin ningún problema", dice Cuello.

Ojo con las lesiones

Pero, a pesar de todos sus beneficios, trabajar con kettlebells también requiere ciertas precauciones, ya que una mala técnica puede provocar lesiones.

"Esto es igual que cualquier ejercicio: de preferencia siempre con la supervisión de un profesional, porque a veces las personas están seguras que las ocupan en una excelente postura y no es tan así, entonces sufren una lesión", sostiene el profesor de fitness.

El profesional agrega que las lesiones más comunes provocadas por estos implementos son a las muñecas, sobre todo en los "press" que van sobre la cabeza. "La pesa por lo general tiende a darse vuelta. Es como si se tomara una bolsa de frente, se llevara hacia arriba y se pusiera sobre la cabeza: la bolsa va a tender a golpear el antebrazo y la muñeca", explica.

El área de los hombros también puede verse afectada, así como los lumbares por exceso de peso o mala técnica.

De hecho, abusar del peso de los kettlebells es uno de los cinco errores más comunes que se cometen con estas herramientas de entrenamiento, según un artículo publicado por "The Huffington Post". También se recomienda evitar mezclar diferentes pesos.

Los otros errores son los siguientes:

2.- Hacer fuerza sólo con la parte superior del cuerpo: para trabajar con las pesas rusas y lograr que el ejercicio sea efectivo, lo ideal es involucrar toda la musculatura del cuerpo. Para esto, los "swings" son excelentes movimientos, ya que la fuerza se transfiere desde la parte inferior hacia la superior del cuerpo.

3.- Mover el Kettlebell demasiado rápido: esto puede provocar un fuerte tirón muscular, por lo que lo recomendable es realizar movimientos controlados.

4.- Utilizar el calzado inadecuado: las zapatillas con amortiguación son ideales para correr, pero no para ejercitarse con pesas rusas. ¿La razón? No permiten que el pie, el tobillo y los ligamentos de la parte inferior de la pierna se muevan con naturalidad, ya que por lo general el área del talón está más elevada, lo que tiende a desestabilizar. Así, lo ideal es utilizar un calzado de suela delgada, casi como si se estuviera descalzo.

5.- Darle más importancia a la cantidad que a la calidad: no es lo mismo hacer 10 repeticiones con una buena técnica, que 50 repeticiones “al lote”. Por esto, el consejo es asegurarse de que los ejercicios con las kettlebells se están haciendo en forma correcta antes de aumentar el número de repeticiones.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores