EMOLTV

"Debemos actuar ahora": Oficina de turismo de Holanda intenta controlar la cantidad de extranjeros que visitan las ciudades

Desde la entidad, la cual recibe financiamiento del gobierno, aseguraron que la idea no es restringir que personas lleguen al país, sino que manejar las multitudes.

07 de Mayo de 2019 | 18:08 | Redactado por María José Hermosilla, Emol
imagen
El Mercurio (archivo)
Tulipanes destruidos por pisadas, personas en Ámsterdam cerca del canal principal se tuvieron que cambiar de casa y los pueblos más pintorescos de Holanda, famosos por sus molinos de viento, se inundaron de extranjeros obsesionados por fotografías, son alguna de las consecuencias que han dejado la cantidad de visitas que recibe anualmente el país europeo.

Hoy, la Oficina de Turismo holandesa (NBTC), la cual recibe financiamiento por parte del Gobierno, se cansó de esta situación, y planea ir en la dirección opuesta de lo que hacen la mayoría de los países cuando intentan promover la visita de extranjeros.

El enfoque de promover la nación como un destino turístico cambió, y ahora intentan manejar las grandes cantidades de personas que llegan en avión, tren y automóvil.

"Decimos que 'más' no siempre es mejor, y ciertamente no en todas partes", aseguró un documento de la Oficina de Turismo. "Para poder controlar el flujo de visitantes, debemos actuar ahora. En lugar de promocionar los destinos, es hora de gestionar estos destinos", agregaron.

En el documento donde se presenta la nueva estrategia, se sugirió que algunas de las medidas que podrían tomar para disuadir a las personas de visitar ciertas áreas, serían desde el cierre de centros de atracciones que han tenido mala reputación, hasta el cobro de un impuesto turístico. Pero, aseguraron que el problema no es dejar entrar a las personas al país, sino que manejar las multitudes.

"El turismo no es una meta en esta perspectiva", aseguró una funcionaria de la NBTC acerca de la nueva propuesta, la cual fue planteada a fines del año pasado, pero se está dando a conocer en Holanda recién ahora, debido a las negociaciones presupuestarias que han tenido que enfrentar con el Gobierno.

"Algunas ciudades y regiones están muy colapsadas. Por ejemplo Ámsterdam o zonas como Giethoorn, una pequeña aldea con muchos molinos de viento, están generando la atención de muchos turistas chinos quienes se interesan mucho por esta localidad", aseguró la funcionaria.

Giethoorn, un pueblo con alrededor de 2.500 habitantes que generalmente es explorado en barco a través de sus pequeños canales, es visitado por cerca de 350 mil turistas chinos cada año, aseguró The Guardian.

La funcionaria de NBTC aseguró que esta política no incluye a todas las localidades del país, y menos a las que están más necesitadas de visitantes.

En una señal simbólica, el año pasado se removió la escultura que decía "Iamsterdam", que estaba puesta frente al museo de Rijksmuseum, reconocida por muchos turistas y en la que varios aprovechaban para sacarse fotografías.

A pesar de que el turismo es una gran fuente de ingreso para el país, además de ser una fuente de trabajo para muchos ciudadanos, el costo medioambiental también está siendo muy alto lo que preocupa a las autoridades.

Los europeos siguen siendo la mayor cantidad de turistas que visitan Holanda, y los alemanes y belgas representan el 42 por ciento de todos los turistas.

Sin embargo, otros creen que no es el número de turistas el problema sino más bien su elección de cómo pasar el tiempo en las ciudades que se transforma en un conflicto para el país. Específicamente, lo popular que se ha convertido este destino para despedidas de solteros, donde incentiva el turismo sexual y de drogas, atrayendo a un público equivocado.

"Tenemos que traer al buen turista y ser menos tolerantes con los malos. No culpen a los extranjeros, los visitantes holandeses también pueden tener malos comportamientos", aseguró Ronald Winkels, un guía turístico a un medio local.