EMOLTV

Expertos en vida salvaje advierten sobre riesgos de la práctica de sacarse selfies con animales: "Es aterrador"

Durante una reciente conferencia sobre pingüinos, científicos mostraron su preocupación ante la cantidad de personas que tocan, toman o interrumpen el hábitat de la fauna para poder tener una fotografía.

03 de Septiembre de 2019 | 11:21 | Redactado por María José Hermosilla, Emol
imagen
World Animal Protection / Instagram
Durante la semana pasada se llevó a cabo la Conferencia Internacional de Pingüinos en Nueva Zelandia y varios expertos se mostraron preocupados no solo por la crisis climática y la pérdida de hábitat de la fauna, sino que además por la cada vez más popular práctica de obtener la toma perfecta en una selfie con animales salvajes, algo que estaría afectando el comportamiento de estos.

"Estamos perdiendo el respeto por la vida silvestre, no entendemos nada de ella", aseguró el profesor Philip Seddon, director del programa de vida salvaje en la Universidad de Otago, durante la convención celebrada en la ciudad de Dunedin.

El experto aseguró a la audiencia que la normalización de tomarse selfies con la vida salvaje, "es aterradora" y está dañando a los animales, incluso causándoles estrés físico y emocional, interrumpiendo sus hábitos alimenticios y reproductivos, lo que podría reducir las tasas de natalidad.

"El problema con las selfies en la vida silvestre es que las imágenes aparecen generalmente sin contexto. Entonces incluso si el mensaje es promover la conservación o viene de un programa de embajadores, esa misión se pierde ya que la gente ve a alguien abrazando a un pingüino y quieren ir a hacer lo mismo", aseguró Seddon, según publicó The Guardian.

Varias plataformas en las redes sociales como Instagram cuentan con millones de fotografías de personas sacándose selfies con animales salvajes. Sin embargo, el hashtag #WildLifeSelfies, el cual contenía más de cinco mil publicaciones, fue bloqueado recientemente por la red social, ya que podía incluir "imágenes que dañen a los animales y la vida salvaje".

Investigadores de la organización World Animal Protection descubrieron en un informe entre 2014 y 2017, que hubo un aumento del 292% en el número de selfies con fauna silvestre publicados en la red social, y el 40% de estas las describieron como "malas selfies". Esto quiere decir que alguien abraza, sostiene o interactúa de forma inapropiada con el animal.


Crédito: World Animal Protection / Captura Instagram.

En el mismo informe, describieron como una "buena selfie" una imagen donde no hay contacto entre el animal y el humano, y este no está siendo restringido o en cautiverio para ser usado como material de fotografía.

Sin embargo, a este problema también han contribuido celebridades que publican imágenes en sus cuentas en redes sociales con millones de seguidores junto a animales en cautiverio, arriba de elefantes, sosteniendo serpientes o en zoológicos australianos acariciando a koalas.


La estrella de Hollywood Kim Kardashian junto a su marido el rapero Kanye West junto a un elefante en Bali. Crédito: Kim Kardashian / Captura Instagram.

Asimismo, en el informe publicaron varias imágenes de actitudes erradas en cuanto a la conservación de las especies, como turistas nadando junto a delfines, niños sostenido osos perezosos mientras son fotografiados, personas abrazando un tigre entrenado, y visitantes que intentan tocar focas dentro de una piscina.

Philippa Agnew, científica y encargada medioambiental de una colonia de pingüinos en las costas de Nueva Zelandia, aseguró en la conferencia que estas selfies tienen un "indiscutible" impacto en estas aves marinas por lo que todos los artículos electrónicos están prohibidos en el lugar.

"La luz de los celulares, el ruido, los movimientos, el flash de las cámaras y las personas tomándose selfies realmente estresa a los animales", aseguró Agnew.

La científica añadió que fuera de esta colonia, muchos turistas visitan las playas donde viven pingüinos y a menudo los persiguen o tratan de tomarlos, lo que provoca que estos se vean impedidos de poder alimentar a sus crías o que puedan buscar comida.

Por su parte, Seddon aseguró que, "cualquier imagen de alguien tocando a un animal envía un mensaje erróneo. Tenemos que reforzar el hecho de que los animales con especies salvajes, no están bajo nuestros términos. Están en un mundo modificado por el humano, pero no para sentir que los podemos tocar cuando queramos".


Crédito: World Animal Protection / Captura Instagram.