Intenso día de protestas en Argentina

La mayor demostración de protesta social de los últimos tiempos, con bloqueos de rutas y carreteras en más de medio centenar de lugares del país, es en repudio a los programas económicos del gobierno.

31 de Julio de 2001 | 19:15 | AP
BUENOS AIRES.- Miles de desempleados, denominados "piqueteros", realizaron el martes la mayor demostración de protesta social de los últimos tiempos, con bloqueos de rutas y carreteras en más de medio centenar de lugares distintos del país, en repudio a los programas económicos del gobierno.

Juan Carlos Alderete, uno de los organizadores de la protesta, declaró que "es extraordinario el poder de convocatoria de la protesta en todo el país, que transcurre en calma".

Agregó que "esto es un cachetazo (bofetada) a los que dicen que somos violentos. No quieren ver que estamos en cada lugar con nuestra familia y nuestros niños, como lo hemos hecho siempre".

El dirigente, al concluir las protestas, pidió a la Confederación General del Trabajo (CGT) "rebelde" que encabeza Hugo Moyano, que convoque a un paro general con cortes de rutas en todo el país.

Los organizadores de las protestas dijeron que se movilizaron más de 100.000 personas en todo el país.

Luis D'Elia, otro de los organizadores, llamó a continuar la "resistencia civil" durante la semana próxima, en el marco de un plan de lucha.

"El futuro es nuestro. La Argentina es nuestra, a luchar a resistir, a salir a las calles, a construir el mundo que nos merecemos", dijo D'Elia al finalizar el último de los actos de protesta en un suburbio de la provincia de Buenos Aires.

El portavoz presidencial Juan Pablo Baylac confirmó que las acciones de protesta transcurrieron de manera tranquila, con las fuerzas de seguridad alertas para actuar en caso de violencia lo que no fue necesario.

Los únicos episodios de violencia ocurrieron en las ciudades de Córdoba, al noroeste y Bahía Blanca, al sur, pero no estuvieron directamente ligados a los reclamos.

En Córdoba, la policía chocó con trabajadores de la empresa provincial de electricidad, que realizan demostraciones en rechazo de su privatización.

En Bahía Blanca, un grupo de trabajadores pretendió ingresar al local del sindicato de la construcción, en manos de la derecha peronista, para reclamar la legalización de sus contratos laborales.

En Florencio Varela, municipio a 30 kilómetros al sur, un grupo de desempleados ocupó la sucursal del Banco de la Provincia de Buenos Aires, reclamando el pago demorado de planes laborales. Pero lo abandonó cuando las autoridades comenzaron a liquidar sus haberes.

Los cortes de rutas y caminos ocasionaron problemas y demoras en el tránsito. Pero en esta capital el gobierno autónomo de Buenos Aires informó que se advirtió casi un 70% menos de ingreso de automóviles ala centro, seguramente por prevención de las dificultades.

Los "piqueteros", desde que surgieron hace un año, reclaman permanentemente puestos de trabajo y mayor ayuda social para las familias de los desempleados.

A ello agregaron ahora la demanda de que se derogue la drástica legislación de austeridad que el Congreso aprobó el lunes, por la cual se reducirán salarios estatales y jubilaciones.

Los líderes de la protesta, a la que adhirió la izquierdista Central de Trabajadores de la Argentinas (CTA), se comprometieron a que transcurrirá sin violencia.

El gobierno, agobiado por crecientes problemas económicos, se mostró dividido ante la protesta.

Un sector mayoritario, en el que figuran los ministros de Trabajo e Interior, Patricia Bullrich y Ramón Mestre, y el secretario de seguridad Enrique Mathov, amenazó a los organizadores con aplicarles todo el rigor de la ley.

En cambio, el ministro de Desarrollo Social, Juan Pablo Cafiero, solitario representante en el gobierno del socialdemócrata Frente del País Solidario (Frepaso), junto con los pocos funcionarios que quedan en el gobierno de ese sector centroizquierdista, reclamó públicamente un diálogo con los organizadores de la protesta.

En esta capital se realizaron cortes en diez puntos diferentes, que fueron seguidos con movilizaciones callejeras, sin incidentes.

Pero los piqueteros no bloquearon los estratégicos puentes de acceso a la capital tendidos sobre el Riachuelo, el límite sur de la ciudad.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores