EMOLTV

Lagos confía cerrar tratado de libre comercio con Nueva Zelanda

La visita de Estado de tres días también tiene como objetivo aumentar la cooperación bilateral, en otros apartados.

03 de Mayo de 2004 | 11:07 | EFE
CHRISTCHURCH, Nueva Zelanda.- El Presidente Ricardo Lagos expresó hoy su confianza en poder desbloquear las negociaciones con Nueva Zelanda para firmar un tratado de libre comercio (TLC).

El gobernante admitió en Wellington, donde hoy comenzó su visita oficial a Nueva Zelanda, que el sector lácteo es un asunto sensible para ambas naciones, pero al mismo tiempo manifestó su certidumbre en que se pueda solucionar ese obstáculo mediante "medidas especiales".

Lagos reconoció que parte de los productores de lácteos de su país teme la competencia de los neozelandeses si se eliminan las barreras arancelarias.

No obstante, restó importancia a esos recelos y destacó que la industria láctea chilena puede aprender de la experiencia de la neozelandesas, para convertirse en abastecedor internacional, en vez de sólo local.

El Mandatario recordó, en aval de la capacidad negociadora de su nación, los acuerdos de libre comercio firmados con Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y Costa Rica, entre otros.

Chile, Nueva Zelanda y Singapur están negociando un TLC tripartito que podría materializarse en 2005, dada la ventaja de que los dos últimos ya tienen rubricado un acuerdo comercial de este tipo.

Este documento entre las tres naciones incluirá, a diferencias de otros, los ámbitos científico, tecnológico y de formación de los recursos humanos.

Firma de nuevos acuerdos

La visita de Estado de tres días de Lagos a Nueva Zelanda también tiene como objetivo aumentar la cooperación bilateral, en otros apartados.

En este sentido, hoy se firmaron tres acuerdos de cooperación: el primero para el sector silvoagropecuario, otro agroindustrial y el tercero sobre ciencia y tecnología.

En la ceremonia de las firmas se produjo un problema de protocolo que contradijo la creencia sobre la puntualidad anglosajona, cuando el ministro neozelandés de Agricultura, Jim Sutton, debía comparecer con su colega chileno, Jaime Campos, para la rúbrica del primer documento.

Cuando la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Helen Clark, llamó a Sutton se produjo un silencio embarazoso, ya que el citado no se encontraba presente, al parecer lo habían llevado a su oficina en lugar de al acto programado.

Otro alto funcionario debió de suplir al titular de Agricultura neozelandés en la firma.

"El ministro Sutton tiene una relación amable y cordial con Campos (su colega chileno). Estoy seguro que le pidió perdón por el descuido en las conversaciones posteriores", dijo un portavoz del Gobierno de Wellington, que insistió en que el documento rubricado "es válido".

El Presidente Lagos comenzó su intensa jornada de hoy con una visita al Museo Nacional de Nueva Zelanda, en Wellington, en donde descubrió un Moai esculpido por el artista Tevo Pakarati, nativo de la Isla de Pascua.

La escultura simboliza el encuentro de los pueblos de Chile y de Nueva Zelanda a través del Océano Pacífico, y el mandatario chileno la presentó como un obsequio a la ciudad de Wellington.

Posteriormente, Lagos y su comitiva se trasladaron al edificio del Parlamento, donde en las escalinatas le esperaba la primera ministra neozelandesa.

Como es tradicional en Nueva Zelanda, maoríes realizaron un "powhiri" (ceremonia de bienvenida) ante la comitiva presidencial.

Tras un recorrido por e histórico edificio de las Cortes de Wellington, el ilustre visitante y su anfitriona comenzaron las conversaciones a puerta cerrada.

Mañana, martes, el Mandatario asistirá con su esposa, Luisa Durán, a la Universidad de Victoria, donde pronunciará un discurso sobre las relaciones bilaterales entre ambos países y presidirá la firma de dos acuerdos en materia de educación.

Tras el encuentro con el mundo de la cultura, la educación y las ciencias, Lagos dará por concluida la visita y regresará a Chile.

Nueva Zelanda cierra una gira presidencial que comenzó la semana pasada en Sudáfrica y que prosiguió en Indonesia y Singapur.