Ex general paraguayo Lino Oviedo declara ante justicia brasileña

Durante cerca de ochenta minutos y en medio de fuertes medidas de seguridad de las Fuerzas de Operación Especiales, el ex militar golpista respondió a las preguntas del juez Marcus Vinicius Reis de la XII Sala de la Justicia Federal en audiencia abierta.

24 de Agosto de 2000 | 16:32 | AFP
BRASILIA.- El ex general paraguayo Lino Oviedo, detenido en Brasilia a la espera de un juicio de extradición, prestó declaración este jueves ante la Justicia Federal en el marco del proceso que se le instruye por posesión de documentación falsa.

Durante cerca de ochenta minutos y en medio de fuertes medidas de seguridad de las Fuerzas de Operación Especiales, el ex militar golpista respondió en 'portuñol' (mezcla de portugués y español) a las preguntas del juez Marcus Vinicius Reis de la XII Sala de la Justicia Federal en audiencia abierta.

La justicia de Paraná acusa al ex general golpista de haber infringido la ley brasileña cuando en el momento de su detención, el 11 de junio, presentó a la Policía Federal una cédula de identidad a nombre de una tercera persona.

El ex general, vestido con terno azul, camisa blanca y corbata en tonos azules, aseguró al juez que nunca había poseído ni nadie le había ofrecido documentos falsos.

"No malinterprete lo que le voy a decir, pero soy muy conocido. Si hiciese un documento falso tendría que hacerme otra cara", justificó el ex general.

El hombre que puso fin en 1989 a 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner, exiliado en Brasilia, no eludió contestar las preguntas del juez, salvo cuando le preguntó sobre el revólver calibre 38 que mostró a los policías que lo detuvieron, que él considera legítima defensa.

Y es que, alegó, en este juicio, el único que tiene por el momento pendiente ante la justicia brasileña, sólo tenía que responder por los documentos falsos.

Oviedo confesó que en el momento de su detención llevaba unos cinco días en Brasil y que se había dado cuenta desde hacía algún tiempo de que lo seguían. Cuando comprobó que las personas que entraron en el apartamento eran policías, se tranquilizó, le dijo al juez.

"Desde el momento en que tuve la certeza de que era la Policía Federal, colaboré en todo lo que pude y ellos mismos consignaron que no había opuesto ninguna resistencia", subrayó.

"Aquí la justicia no está politizada ni es corrupta como en Paraguay", espetó, tras explicar que desde su desaparición de Argentina el pasado 9 de diciembre, había entrado y salido de Paraguay varias veces.

El ex militar, que aunque afable parecía un poco crispado en su asiento, leyó detenidamente la media docena de páginas que le sometió el juez al término del interrogatorio para su firma y pidió que se modificara algun error.

Oviedo se encuentra en Brasilia, detenido en el III Batallón de la Policía Militar, desde el pasado 12 de junio, a la espera de que se instruya el proceso de extradición solicitado por las autoridades paraguayas.

Estas lo acusan de estar implicado intelectualmente en el asesinato del vicepresidente paraguayo, Luis María Argaña, en marzo del pasado año, así como de la muerte de siete personas ocurrida durante una manifestación unos días después en la Plaza del Congreso.

"Estaba preso en una unidad militar imposibilitado de ejercer cualquier acción política o administrativa", aseguró recientemente en un cuestionario escrito que le sometiera la AFP.

Las autoridades paraguayas decretaron a principios de julio una nueva orden de detención para reforzar el proceso de extradición, que puede durar por lo menos un año.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores