Declara legislador que denunció sobornos en senado argentino

Existe expectativa acerca de si el legislador Antonio Cafiero revelará al juez federal Carlos Liporaci los nombres de los cinco senadores que presuntamente habrían recibido "gratificaciones" del gobierno.

28 de Agosto de 2000 | 11:08 | AP
Declara ante la justicia legislador que denunció sobornos en el Senado
BUENOS AIRES.- El senador peronista Antonio Cafiero, que conmovió a la Argentina al declarar que algunos de sus colegas fueron sobornados para aprobar una reciente legislación laboral, se presentó hoy a declarar ante el juez federal que investiga esos supuestos actos de corrupción.

Existe expectativa acerca de si Cafiero revelará al juez federal Carlos Liporaci los nombres de los cinco senadores que presuntamente habrían recibido "gratificaciones" del gobierno, o si seguirá rehusando identificarlos, alegando que tiene solamente sospechas y no pruebas concluyentes.

Tres senadores dijeron que Cafiero, en privado, les aseguró conocer a los cinco sobornados, en su mayoría pertenecientes a su bloque peronista, pero que incluiría a legisladores de la Alianza gobernante.

Pero el veterano dirigente, de 77 años, se negó a dar sus nombres en público, por lo cual recibió duras críticas. "No tengo pruebas concretas, aunque sí fuertes sospechas de que los sobornos ocurrieron", declaró en reciente sesión.

El senador, que representa a la provincia de Buenos Aires, de la que fue gobernador, basó sus declaraciones en artículos publicados en el matutino "La Nación" por el columnista Joaquín Morales Solá, quien tampoco reveló el nombre de los involucrados, amparándose en el secreto profesional.

Dentro del gobierno del Presidente Fernando de la Rúa, las sospechas de sobornos alcanzaron a dos funcionarios que supuestamente los habrían ofrecido.

Son ellos el ministro de trabajo, Alberto Flamarique y el secretario de inteligencia del Estado, Fernando de Santibañes. Ambos negaron estar involucrados y Flamarique se presentó la semana pasada en plena sesión del Senado, para exigir que si alguien tenía pruebas en su contra, las presentara. Nadie lo hizo.

Morales Solá escribe hoy en "La Nación" que "el caso... dio un giro importante en las últimas 48 horas. Figuras vinculadas con el gobierno nacional dejaron ya de negar ese intercambio de favores y, por el contrario, comenzaron a culparse mutuamente de haberlo inducido o protagonizado".

El columnista agrega que Flamarique "aparece en la mira", de confirmarse que hubo sobornos.

De la Rúa ha dicho que no cree en los sobornos. Pero su vicepresidente Carlos Alvarez, en cambio, reclamó una investigación, dijo compartir las sospechas de Cafiero y se convirtió en el principal impulsor de una campaña para erradicar del Senado antiguas prácticas políticas reñidas con la ética.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores