Hallazgo de fósil arroja luces sobre evolución de peces a anfibios terrestres

La criatura data de hace 365 millones de años y tiene 60 centímetros de largo. Es algo más que un pez y algo menos que un anfibio.

01 de Abril de 2004 | 19:25 | Ap
WASHINGTON.— Un fósil que data de 365 millones de años, hallado en el estado de Pensilvania, es considerado como una de las primeras criaturas capaces de hacer flexiones con sus brazos, un paso evolutivo considerado necesario para que los animales pudiesen pasar del mar a la tierra.

Este animal de unos 60 centímetros de largo era según los científicos algo más que un pez y algo menos que un verdadero anfibio cuando hizo su aparición en el registro de fósiles, dijo el investigador Neil Shubin.

En la época que le tocó vivir no existían los animales vertebrados y los océanos eran lugares donde se desarrollaba una lucha a muerte entre los depredadores y sus víctimas.

La criatura, básicamente acuática, era un tetrápodo, es decir, que tenía cuatro extremidades. Pero dos de esas extremidades poseían un hueso del antebrazo llamado húmero.

Este hueso, diferente del que se hallaba en las articulaciones de las aletas de los peces, dio a la criatura la capacidad de flexionar sus brazos para elevar la cabeza y el pecho.

"Este animal vivió sólo por un breve momento evolutivo", dijo Shubin, que es paleontólogo y trabaja para la Universidad de Chicago. "No fue hasta más tarde que comenzamos a ver entre los fósiles animales que caminaban regularmente sobre la tierra".

El antebrazo de este animalito demuestra que la evolución ya preparaba a los vertebrados para su gran invasión del mundo más allá de los océanos, y para la aparición eventual de anfibios, reptiles, dinosaurios, pájaros y mamíferos.

"Esta evolución podría tener una variedad de razones, entre ellas sacar la cabeza del agua para respirar o para caminar por charcos de poca profundidad", dijo Shubin. "Y no podemos excluir la posibilidad de que caminase por la tierra".

Agregó que otros tetrápodos similares del mismo período tenían tanto agallas como pulmones, por lo cual podían respirar lo mismo bajo el agua que fuera de ella.

Jennifer A. Clack, investigadora de la universidad británica de Cambridge, dijo que el descubrimiento de Shubin y sus coautores indica que el húmero del fósil podría provenir de un tetrápodo no conocido hasta ahora, que necesitaba sus extremidades para levantar pesos, tal como se requiere en la vida terrestre.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores