Matrimonio de homosexuales ya es legal en Massachusetts

En la liberal ciudad universitaria de Cambridge, el ayuntamiento abrió sus puertas poco después de la medianoche y comenzó a recibir las solicitudes de cientos de parejas.

17 de Mayo de 2004 | 10:19 | DPA
BOSTON.- El pastel de bodas se cortó a medianoche y cientos de parejas del mismo sexo se besaron radiantes de felicidad. Massachusetts es desde hoy el primer Estado norteamericano en el que es legal el matrimonio de gays y lesbianas.

En la liberal ciudad universitaria de Cambridge, el ayuntamiento abrió sus puertas poco después de la medianoche y comenzó a recibir las solicitudes de licencia matrimonial. Otras ciudades en el Estado de la costa este lo hicieron cuando comenzó el horario de trabajo.

En Cambridge, las primeras parejas colocaron sus sillas en la fila ya la noche del sábado. Ataviados con chaquetas contra la lluvia, esperaron más de 24 horas frente al ayuntamiento. A medida que se acercaba la histórica fecha, aumentaba el ambiente festivo entre los cientos de parejas y sus amigos.

En primer lugar, había dos mujeres de más de cincuenta años que llevaban juntas 27. "Podemos esperar otras 24 horas", comentó una de ellas. "Nos amamos", dijo su compañera y sonrió. Alex Fennel y su pareja, en cambio, tenían menos paciencia: "Esperé siete años. Ahora no quiero esperar ni un solo segundo más", dijo a CNN.

El diario "Boston Globe" cree que la multitud se debe a que muchas personas quieren estar presentes en este momento histórico y a la vez tienen miedo de que todo pase pronto otra vez.

En muchas entrevistas, las parejas hacen referencia a los problemas, la intolerancia y muchas veces también al rechazo de sus propias familias. Muchos lamentan también que en Massachusetts, Estado predominantemente católico, sólo sea posible una boda por lo civil y no por la iglesia.

Para los activistas de los matrimonios entre personas del mismo sexo la lucha duró tres años. El 11 de abril de 2001, a siete parejas se les negó el derecho a casarse en Massachusetts. Todos recurrieron a la Justicia.

En noviembre pasado la Corte Suprema decidió en una sentencia revolucionaria -con cuatro votos a favor y tres en contra- que negar el matrimonio civil a parejas del mismo sexo es discriminatorio y atenta contra la Constitución del estado.

Además, instó al Parlamento a crear en el plazo de seis meses las condiciones legales para permitir el matrimonio de homosexuales.

Los cuatro obispos de Massachusetts hablaron entonces de una tragedia nacional. Hasta el último momento, opositores a las bodas gays intentaron impedirlas. El viernes, fracasaron con dos recursos presentados ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Tres días antes de la legalización, el arzobispo Sean P. O’Malley dijo que recibía con profundo pesar la noticia de la implementación del matrimonio homosexual.

La iglesia católica se mantiene comprometida con la verdad de que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, añadió. O’Malley señaló que teme que se debilite la institución del matrimonio, dado que ya sólo es una opción de estilo de vida.

Los activistas, en cambio, celebraron que por primera vez también parejas de homosexuales y lesbianas reciban los mismos derechos y la misma protección que otros matrimonios a través de la boda.

Para evitar una avalancha de personas como ocurrió hace pocos meses en San Francisco, el gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, un opositor a los matrimonios de gays y lesbianas, se basó en una ley de 1913, según la cual sólo los habitantes del Estado pueden casarse en él.

Contraviniendo las leyes vigentes, el alcalde de San Francisco permitió en febrero que se casaran más de 3.400 parejas del mismo sexo. El Tribunal Supremo de California prohibió la práctica en marzo.

Massachusetts está haciendo historia. Y eso justamente en un año electoral. La munición para la campaña electoral, tanto para opositores como para partidarios, está garantizada.

El Presidente estadounidense, George W. Bush, es un declarado opositor al matrimonio gay. También su rival demócrata John Kerry, oriundo de Massachusetts, se pronunció la semana pasada en contra del matrimonio de personas del mismo sexo. Eso sí, está a favor de algunas modificaciones en la ley, de manera que las parejas de gays y lesbianas tengan más garantías que hasta ahora.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores