EMOLTV

La hija víctima del incesto y su familia se presentarán a la opinión pública

El acusado, por su parte, afirmó que llevó a cabo sus planes para mantener a su hija alejada del mundo exterior.

08 de Mayo de 2008 | 09:47 | DPA

VIENA.- Elisabeth, víctima de la relación incestuosa con su padre, Josef Fritzl, y su familia se presentarán a la opinión pública en el momento oportuno de una forma que se dará a conocer, anunció hoy su nueva abogada, Eva Plaz, a la agencia Apa.


La letrada, que colabora con otro abogado para defender los intereses de Elisabeth y seis de los siete hijos que tuvo con Friztl durante el cautiverio de 24 años en un sótano en Amstetten, dijo que se reunió ayer con esta familia.


Plaz también precisó que no piensa dar más entrevistas hasta que todo haya sido tratado con Elisabeth, sus hijos y su propia madre, con la que está ahora, tras precisar que estos quieren tener un segundo abogado.


Los siete miembros de la familia Fritzl viven desde finales de abril en una dependencia de la clínica psiquiátrica Amstetten-Mauer, a poca distancia de la localidad de Amstetten, donde el padre retuvo en condiciones infrahumanas a su hija casi un cuarto de siglo en el sótano de su casa.


Allí nacieron también los siete hijos de esta relación de los que uno falleció después el parto.


Tras revelarse el caso el 27 de abril, numerosos reporteros gráficos se han apostado en las inmediaciones de la clínica para tratar de captar instantáneas de esta familia.


Hace unos días, los guardas de seguridad, que el centro sanitario ha debido contratar para evitar la entrada de intrusos, descubrió a un fotógrafo disfrazado de policía que intentaba entrar en el recinto.


Desde que la policía informó del incesto, decenas de medios nacionales y extranjeros han cubierto en Amstetten, una ciudad de 23.000 habitantes a 130 kilómetros al oeste de Viena, el caso más horroroso de abuso e incesto de la historia en Austria.


"Debía estar loco para hacer algo así"


Por su parte, Josef Fritzl, acusado por el secuestro y violación, declaró a su abogado que durante los 24 años en que tuvo encerrada a su hija Elisabeth era consciente de lo que hacía y que sabía que estaba mal, según publica hoy la revista austríaca "News".


Ya "dos o tres años antes" de encerrar a su hija en un sótano Fritzl comenzó a ampliar la habitación donde la tendría cautiva bajo su casa en la ciudad austríaca de Amstetten.


Durante todos esos años "sabía que lo que hacía estaba mal, que debía estar loco por hacer algo así", aseguró a su abogado, Rudolf Mayer, quien entregó a la revista extractos de sus anotaciones. Mayer no pudo ser localizado para confirmar las afirmaciones.


Fritzl confiesa que llevó a cabo sus planes porque quería mantener a su hija alejada del mundo exterior y tener sexo con ella. "Sabía que Elisabeth no quería lo que iba a hacer con ella (...) pero el deseo de lo prohibido era demasiado grande", asegura.


"Con cada semana que pasaba con mi hija prisionera la situación se volvía más loca. Me preguntaba si debería dejarla libre (...) Tenía miedo de ser arrestado", lo cita la revista.


Pero con el paso del tiempo la vida en el sótano de su casa se volvió cada vez más normal y esperaba la llegada de cada nuevo niño engendrado por él.


El hombre aseguró a Elisabeth y a los tres niños encerrados que morirían electrocutados si tocaban la puerta de salida.


En un intento de justificar lo que hizo, Fritzl afirma que un reloj habría abierto el sótano si algo le hubiese pasado. Según su abogado, el electricista retirado está dispuesto a asumir la responsabilidad de sus crímenes.


La policía anunció entretanto que los mil metros cuadrados de la casa de los Fritzl en Amstetten serán examinados con radares para descubrir posibles espacios huecos.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores