Director de los Legionarios afirma que orden saldrá "más humilde" de "visita apostólica"

Álvaro Corcuera sostuvo hoy un encuentro privado de 15 minutos con el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone.

24 de Noviembre de 2009 | 13:00 | EFE

CIUDAD DEL VATICANO.- El director general de la congregación de los Legionarios de Cristo (LC) y del Regnum Christi (RC), Álvaro Corcuera, afirmó hoy -tras entrevistarse en Roma con el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone- que la orden religiosa saldrá "más humilde" de la inspección ordenada por el Vaticano en marzo pasado.


Corcuera también señaló que la "visita apostólica", como se conoce en el argot vaticano a las inspecciones, comenzada a mediados de julio, puede concluir a finales de año.


El encuentro entre Bertone y Corcuera se produjo en la Universidad Europea de Roma, dependiente de los Legionarios de Cristo, donde el "número dos" del Vaticano inauguró el curso académico.


El cardenal y el sucesor del fallecido sacerdote mexicano Marcial Maciel hablaron a solas durante 15 minutos. Tras el coloquio y en un encuentro con la prensa, Corcuera evitó desvelar lo hablado con Bertone.


Preguntado sobre cómo se está desarrollando la inspección, que llevan a cabo cinco prelados en todos los centros de los Legionarios, Corcuera dijo que "puede acabar a finales de año" y que ellos están a la espera de la decisión que tome la Santa Sede.


Sobre el futuro de la congregación, Corcuera aseguró que será "más humilde, una congregación que pueda servir a los demás con una grandísima pureza de corazón, bondad y misericordia".


"Servir a los demás, como siempre hemos aprendido", agregó Corcuera, que consultado por sus relaciones con Maciel dijo que recibió "buenas cosas", aunque ahora está "triste" por las revelaciones sobre su vida privada.


"Esto, lógicamente, es un dolor. Tenemos que reconocer esas cosas, aceptarlas y seguir hacia adelante, con mucho dolor y pidiendo perdón a todas las personas que han sufrido", agregó Corcuera.


Con motivo de la fiesta litúrgica de Cristo Rey (el domingo 22 de noviembre), fecha en la que los Legionarios de Cristo celebran también el día del Regnum Christi, Corcuera escribió una carta a todos los Legionarios en la que pidió "nuevamente sincero perdón a todas las personas que hayan sufrido o estén sufriendo por los hechos tan dolorosos que hemos vivido".


"Dios nos invita a vivir este período intensificando la vida de oración, los actos de caridad y el espíritu de penitencia", agregó Corcuera en su misiva.


El 19 de mayo de 2006, el Papa Benedicto XVI exigió a Maciel, investigado por abusos sexuales durante décadas contra seminaristas, que renunciara "a todo ministerio público" de su actividad sacerdotal y que llevara una vida retirada.


La decisión de Benedicto XVI fue un duro golpe para los Legionarios, que vieron como su fundador, que gozó del afecto de su antecesor Juan Pablo II, caía en desgracia.


Maciel falleció el 31 de enero de 2008 a los 87 años y el pasado febrero los Legionarios confirmaron que su fundador, "Nuestro Padre", como le llamaban, tuvo una hija con una amante. Después aparecieron nuevos supuestos hijos del sacerdote.


Un mes más tarde, Benedicto XVI ordenó una inspección de la congregación, que comenzó el 15 de julio pasado.


Desde entonces, los cinco obispos nombrados por el Vaticano inspeccionan, según fuentes vaticanas, "con lupa", los centros que los Legionarios tienen en los cinco continentes, y han hablado con sus responsables y sus miembros para analizar, entre otros, el sistema formativo y de funcionamiento de la congregación, y ver cómo se encuentran psicológicamente tras los escándalos del fundador.


Los prelados también han revisado el estado financiero de la congregación y otros temas de interés.


Uno de ellos, indicaron las fuentes, es saber si se respeta la supresión decidida por Benedicto XVI en 2008 del conocido como "cuarto voto", el voto secreto impuesto por Maciel y que obligaba a sus sacerdotes, bajo pena de excomunión, a no criticar y no denunciar a sus superiores, ni a aspirar a cargos.


Aunque fue suprimido, muchos legionarios, según las fuentes vaticanas, lo siguen manteniendo.


En octubre pasado, los obispos visitadores presentaron un primer informe al Vaticano.


La congregación Legionarios de Cristo fue fundada en México en 1941, hoy la integran 800 sacerdotes y 2.600 seminaristas, y está establecida en 18 países.


Entre sus centros destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, así como los seminarios internacionales "Mater Ecclesiae", uno en Roma y el otro en Sao Paulo (Brasil).


También cuenta con 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los Legionarios laicos).

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores