Casa Blanca revela que Obama y Castro no hablaron de política al saludarse en Sudáfrica

El portavoz alterno Josh Earnest informó que ambos mandatarios sólo "intercambiaron palabras de cortesía" en Johannesburgo.

11 de Diciembre de 2013 | 20:30 | DPA
NYT
WASHINGTON.- Durante los escasos segundos en que se estrecharon la mano durante el funeral de Nelson Mandela en Johannesburgo, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, no hablaron de ningún tema político sino que se limitaron a unas palabras de "cortesía", dijo hoy la Casa Blanca.

"No mantuvieron una conversación robusta o sustancial sobre políticas, sino que se limitaron a intercambiar unas palabras de cortesía mientras el presidente (Obama) se dirigía a la tribuna", dijo hoy el portavoz alterno de la Casa Blanca, Josh Earnest.

"El presidente no tuvo oportunidad de enumerarle sus muchas inquietudes acerca de los abusos de los derechos humanos en Cuba", señaló.

Tampoco le pudo mencionar el caso de Alan Gross, el contratista estadounidense que cumple una condena de 15 años de cárcel en Cuba y que se convirtió en uno de los principales escollos para un eventual acercamiento entre Washington y La Habana, agregó.

El inédito saludo público, ante millones de personas y cámaras de todo el mundo, entre los mandatarios de los dos países enfrentados desde hace más de medio siglo provocó comentarios de todo tipo en las últimas 24 horas en todo el planeta.

De hecho, llegó a opacar en cierto modo -según lamentó hoy la propia Casa Blanca- el objetivo central del acto: el homenaje al ex presidente sudafricano y líder de la lucha contra el apartheid Mandela.

En Estados Unidos fueron particularmente fuertes las críticas al improvisado saludo -se lleva asegurando desde la víspera que no estaba "planeado" de ninguna forma- que, según grupos y políticos conservadores, sirvió de "propaganda" al régimen cubano.

Earnest subrayó que Obama "le estrechó la mano a todos los que estaban en la tribuna" y lamentó que la oposición republicana haya roto el "importante principio" de que las críticas al presidente cesan en el momento en que éste sale de viaje al extranjero.

Entre los republicanos que más subieron el tono de sus críticas por el "simbólico" gesto de Obama hacia Castro figuran la congresista de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen y el senador John McCain.

"Cuando el líder del mundo libre estrecha la mano sangrienta de un dictador despiadado como Raúl Castro, se convierte en un golpe de propaganda para el tirano", criticó Ros-Lehtinen.

Gestos como éste "no hacen más que darle a Raúl propaganda que permite apuntalar su régimen dictatorial", afirmó entretanto McCain, quien llegó a comparar el saludo entre Obama y Castro con el apretón de manos que se dieron el primer ministro británico Neville Chamberlain y el dictador nazi Adolf Hitler tras el Pacto de Múnich en 1938, por el que Reino Unido y Francia aceptaron la anexión de la región checa de los Sudetes a Alemania.

"Es desafortunado que viéramos a varios republicanos ayer que criticaron al presidente por un apretón de manos en el funeral de Mandela", replicó Earnest, quien consideró que especialmente realizar comparaciones públicas con el "terrible régimen" de Hitler es algo "peligroso e imprudente".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores