Y ahora qué consigo con arrepentirme

07 de Septiembre de 2009 | 22:51 |

Si éste suena como el primer disco de una banda de pop rock es porque lo es. Ahí está la muestra inicial de transparencia de las canciones de este cuarteto chileno iniciado en 2004, claras como el sonido de guitarra eléctrica que domina toda esta música, como la voz de la cantante Paula Carmona y como el hecho de que no parece haber sido ella quien escribió los versos "Quiero que comprendas cuando he bebido / Sin hablar cuando está de más / Quiero que no llores cuando quiero estar tranquila", que se oyen más bien masculinos al comienzo del disco.

Ahí se escucha además el primero de varios sonidos entre los que varía Sr. Bond con distintos resultados. Entre las cinco primeras canciones hay un rock blusero, el contraste inmediato de unas armonías mucho más elaboradas y bonitas, una canción entre funk, blues y rock, otra más lenta en el mismo estilo y una especie de foxtrot en apariencia simple, pero que lo último que tiene es simplicidad. Más bien contiene unas modulaciones de veras difíciles que transforman la melodía en un acertijo para cantar, y en ese instinto por componer está lo mejor del grupo: su intuición por buscar una canción elaborada.

No se escucha el mismo énfasis en lo que se conoce como producción musical. Salvo un acordeón que se oye en la canción "Cuestión de tiempo", todos los timbres de esta grabación se reducen al sonido de una guitarra con más o menos los mismos efectos y a la base de un bajo y una batería. Y llama la atención cómo la voz de la cantante es igual de llana; Paula Carmona canta y pronuncia cada vocal como está escrita, antes de haber aprendido cualquiera de las poses y trucos de la vocalista pop promedio, para confirmar que ésta es la foto exacta de un grupo en su primer estado.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores