EMOLTV

La sismología se convierte en nueva arma contra el terrorismo

Las pruebas nucleares que realizan países considerados proclives al terrorismo; atentados como los de las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania, y explosiones como las que produjeron el derrumbamiento de las Torres Gemelas, han sido detectadas por los sismógrafos.

29 de Mayo de 2002 | 14:19 | EFE
WASHINGTON.- La sismología se convertirá en un arma eficaz de información y lucha contra el terrorismo, según afirmaron hoy miércoles científicos de EE.UU. que han investigado con ella atentados como el de las Torres Gemelas.

"La sismología forense tiene sus raíces en la verificación de pequeñas explosiones nucleares", dijo el sismólogo de la Universidad de Arizona Terry Wallace, quien sostiene que esta ciencia puede ser útil para detectar y estudiar las bombas de los terroristas.

Wallace, junto con varios expertos en sismología de Estados Unidos y Europa, participan en Washington en un seminario sobre sismología que tiene lugar en la reunión de la Asociación Geofísica Estadounidense (AGU).

Las pruebas nucleares que realizan países considerados proclives al terrorismo; atentados como los de las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania, y explosiones como las que produjeron el derrumbamiento de las Torres Gemelas, han sido detectadas por los sismógrafos.

"El derrumbamiento de las Torres Gemelas fue registrado como un episodio sísmico con al menos 100 veces más energía que cualquiera de los atentados conocidos, pese a que la explosión inicial no se produjo al nivel del suelo", indicó John Vidale, profesor de sismología de la Universidad de California.

Vidale explicó a EFE que "los expertos del FBI se hacen una buena idea de lo que ocurre en un atentado, pero la gente común no y entonces empiezan a desarrollarse teorías de la conspiración y cosas similares".

Los sismómetros desplegados en el Observatorio Terrestre Lamont Doherty de Nueva York fueron los primeros en registrar las explosiones de las Torres Gemelas por el impacto de los dos aviones, que provocaron una fuerte vibración sísmica.

El derrumbamiento de cada una de la torres dejó en los sismógrafos una huella muy diferente, un tipo de ondas sísmicas denominadas Rayleigh que corren a lo largo de toda la superficie de la Tierra.

Esa señal se prolongó en los sismógrafos durante tres segundos.

Para Vidale, la sismología puede obtener registros precisos de las explosiones de cualquier naturaleza y controlar el posible desarrollo de armas de destrucción masiva en Irak.

De hecho ha servido para comprobar que las alegaciones de que este país había realizado pruebas nucleares en 1989 eran falsas.

También podría ser útil para controlar el narcotráfico y la entrada ilegal de inmigrantes a un país a través de túneles excavados en las fronteras, que pueden ser detectados por las vibraciones y reverberación de las ondas que registran los detectores.

"Los científicos operan redes de sensores y, si la actividad de los terroristas es detectable, es muy posible que los primeros indicios aparezcan en un sistema de recolección de datos que ha sido ideado con otros propósitos", señaló Wallace.

Uno de los ejemplos de esta relación entre la ciencia y la seguridad se produjo en agosto de 1998 cuando un camión cargado de explosivos estalló en la embajada de EEUU en Nairobi.

Un sismómetro operado por la Universidad de Nairobi, situado a unos tres kilómetros de la embajada, registró el momento exacto de la explosión, la energía liberada por el estallido y numerosas circunstancias que fueron de gran utilidad para los investigadores.

Los sismólogos calculan que, pese a que destruyó 12 edificios, la cantidad de explosivo era pequeña, equivalente a tres toneladas métricas de TNT.

Christel Hennet, una experta en sismología de la organización Irish Consortium, que agrupa a varias universidades de Europa y EEUU ha trabajado en Australia para descubrir la naturaleza de unas explosiones subterráneas desconocidas.

Aunque en principio se temía que las explosiones guardaran relación con pruebas nucleares, las investigaciones de los sismólogos permitieron descartarlo.

"Nosotros nunca podemos afirmar que un movimiento sísmico no obedezca a un terremoto, pero lo que si podemos afirmar con seguridad es si corresponde o no a una explosión nuclear", indicó a EFE la científica.
Recomendados Emol