Pedroso gana por cuarta vez en Mundial de Atletismo

El atleta cubano demostró una vez más su indiscutida capacidad al ganar, por cuarta vez, el título mundial de salto de longitud, luego de lograr una marca de 8,40 metros en la serie final.

11 de Agosto de 2001 | 18:58 | EFE
EDMONTON, Canadá.- Iván Lázaro Pedroso, el 'saltamontes' como es llamado por algunas de sus personas cercanas, demostró con su cuarto título mundial consecutivo que sigue siendo el amo del salto de longitud.

Pedroso, que acudía a Edmonton 2001 mal colocado en la clasificación mundial de la temporada y que había hecho una discreta fase previa, expuso en la final algunas dosis de su gran categoría.

No fue el virtuoso de otras ocasiones. Distó algunos centímetros de sus mejores días, pero tampoco necesitó más que lo que hizo. Ganó con un salto de 8,40 en su quinto intento, con lo que no dio opciones a sus rivales. No obstante, con los 8,35 del tercero le hubiera valido también.

Este habanero nacido el 17 de diciembre de 1972 pasa por ser uno de los atletas más fiables y exitosos de los últimos años. De hecho, no ha perdido una gran competición desde 1997.

En Sydney logró el último oro que le faltaba, el olímpico, pero en su ya extensa carrera acumula cinco títulos mundiales bajo techo (Toronto'93, Barcelona'95, París'97, Maebashi'99 y Lisboa'01), cuatro al aire libre (Gotemburgo'95, Atenas'97, Sevilla'99 y Edmonton'01) y dos Panamericanos (Mar del Plata'95 y Winnipeg'99), entre otros logros.

En esta oportunidad no tuvo que 'sufrir' como en Sevilla'99 o Sydney'00, donde el español Yago Lamela y el australiano Jai Taurima, respectivamente, lo forzaron a sacar sus grandes dotes de competidor. Fue un concurso mucho más asequible y tranquilo.

Pedroso recogió con ese salto el testigo del estadounidense Carl Lewis, que se había colgado el oro olímpico de longitud desde Barcelona'92. En ese momento alejó muchos fantasmas, esos que tenía por haberse quedado a las puertas del podio en los Juegos españoles cuanto tan solo tenía 19 años (fue cuarto), y por aquella lesión que le impidió llegar en forma a Atlanta'96, donde tan solo fue duodécimo. Hoy superó al norteamericano en los Mundiales.

Los propios técnicos cubanos opinan que Pedroso no tiene el somatotipo ideal para el salto -mide 1,76 y pesa 70 kilos-, pero su cuerpo posee la flexibilidad y la fibra del saltador nato que le permite estirarse en el aire.

De niño participó en carreras de fondo pero desde su ingreso en la Escuela de Iniciación Deportiva de La Habana, donde acuden los niños con aptitudes deportivas, fue encaminado ya hacia el salto por uno de los mejores técnicos, Milan Matos, todavía su entrenador.

Bajo los cuidados de Matos, Pedroso ha alcanzado todos sus títulos y una marca oficial de 8,71 metros que le sitúan en el séptimo lugar del escalafón de todos los tiempos, aunque en 1995 saltó en Sestriere 8,96 que hubieran sido récord mundial si la IAAF no hubiera anulado la marca por irregularidades en la medición del viento.

Se marchó un centímetro más allá que Powell. El anemómetro indicaba que el récord era homologable, pero tras un largo contencioso y varios recursos, la Federación Internacional de Atletismo decidió que un árbitro se había situado ante el medidor de viento, por lo que el récord carecía de validez.

Su entrenador está convencido de que será el primer hombre que salte más de nueve metros porque esa marca está al alcance de un atleta que, como Pedroso, demuestra una consistencia muy regular en torno a los 8,50 cuando está en buena forma.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores