EmolTV

La crisis de los 30 del Mercosur: Acuerdo cumple tres décadas marcado por roces internos y pandemia

Los roces entre Argentina y Brasil, el nulo manejo en conjunto del coronavirus y las trabas para concertar acuerdos con la Unión Europea opacan las tres décadas del bloque sudamericano.

26 de Marzo de 2021 | 08:00 | por Ignacia Munita C., Emol

Una fotografía de una cumbre pasada del Mercosur.

El Mercurio
Un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea que no termina de concretarse y un arancel común imperfecto -sumado a constantes conflictos internos- ensombrecen el aniversario de los 30 años del Mercado Común del Sur (Mercosur), un mosaico de logros y desafíos inconclusos.

Fue el 26 de marzo de 1991 que Carlos Menem por Argentina; Fernando Collor de Melo por Brasil; Andrés Rodríguez por Paraguay; y Luis Alberto Lacalle por Uruguay firmaron el tratado comercial, el cual registra en su acta de fundación que "la voluntad política de dejar establecidas las bases para una unión cada vez más estrecha entre nuestros pueblos".

Y fue cuatro años después que los países acordaron un arancel externo común, el cual, actualmente, se traduce en una zona de libre comercio con 295 millones de habitantes y que se extiende sobre más de 14 kilómetros cuadrados de territorio.

No obstante, la idea de este acuerdo comenzó a esbozarse en 1985, gracias al entendimiento entre Argentina y Brasil, cuando ambas potencias optaron por buscar la reconciliación, tras un siglo y medio de conflictos políticos. Y antes de que se decidieran por este impulso, los cuatro futuros miembros del Mercosur ya había integrado otros proyectos de unión a través del comercio.

Pero el Mercado Común del Sur era más ambicioso: sus objetivos fundamentales apuntaron a la libre circulación de bienes, servicios y factores de producción entre los cuatro países signatarios, y fijaba también las etapas de transición para alcanzar el arancel cero dentro de la zona y el arancel externo único en 1995.

Fue así que durante la década los 90 las exportaciones intrazona crecieron a una tasa promedio anual de 22% según los análisis de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), mientras que los stocks de inversión extranjera directa pasaron de US$230 millones a US$940 millones entre 2003 y 2004. En ese contexto, desde octubre 1996, el Mercosur se volvió socio comercial de Chile.

Infografía: AFP | Fuentes: Mercosur, Banco Mundial
Recursos: Flaticon (Ver detalle)

Iconos por: Freepik de www.flaticon.com

Posteriormente, en el año 2006, Venezuela firmó el Protocolo de Adhesión, hasta que seis años después se convirtió en un miembro pleno. Ese mismo año, Bolivia inició su ingreso y en 2015 quedó como Estado parte, con voz, pero sin voto.

Con todo, este proceso de integración ha generado fricciones entre los países que buscan asociarse, y desde su nacimiento, el Mercosur no ha sido ajeno a dicha regla. Es más, varios elementos confluyeron a lo largo de su historia para acentuar los roces entre Brasil y Argentina, revelando las flaquezas del bloque comercial.

Conflictos que rondan al bloque económico


Como se mencionó, la concreción de un acuerdo comercial con la Unión Europea, el ingreso de Bolivia como miembro pleno de la organización y la mayor apertura de las fronteras son algunos de los puntos de fricción entre los Estados integrantes.

Por lo mismo, llegar a puntos en común se ha vuelto complejo, considerando además el aumento de las tensiones y el cruce de acusaciones ideológicas entre el líder de ultraderecha brasileño, Jair Bolsonaro, y su par argentino, Alberto Fernández, de tendencia izquierdista, lo que ha dificultado el diálogo entre los dos principales socios comerciales de Latinoamérica.

Uno de los puntos más críticos radica en que ambas naciones no han logrado coordinarse a la hora de responder a la pandemia, de hecho, no ha habido un intento de adquisición en conjunto de las vacunas, teniendo en cuenta que ambos han sido golpeados duramente por la crisis económica. Además, ello podría haber posicionado favorablemente al Mercosur en términos de compra.

En lugar de eso, han optado por actuar unilateralmente y no convergen a la hora de imponer restricciones o conseguir suministros médicos. Lia Valls, investigadora del Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV), resaltó a EFE que "el problema del Mercosur es que no tienen institucionalidad muy clara, acaba siendo un acuerdo entre presidentes, y si no coinciden, no avanza. Mercosur tendría que tener canales que le permitiese caminar independientemente del Gobierno, pero no es de ahora, es una cuestión estructural".

La UE y problemas económicos


A las diferencias internas antes mencionadas se suma la progresiva caída del comercio intrarregional, una retracción que coincide con el débil desempeño económico de los integrantes bloques, especialmente en 2020, debido a la irrupción del covid-19 a nivel global.

En ese marco, Brasil, el motor económico del Mercosur, concluyó una nueva década pérdida al registrar una caída del 4,1 % en 2020, su mayor retracción en veinticinco años, lastrado principalmente por la fuerte disminución del consumo.

"El problema del Mercosur es que no tienen institucionalidad muy clara, acaba siendo un acuerdo entre presidentes, y si no coinciden, no avanza. Mercosur tendría que tener canales que le permitiese caminar independientemente del Gobierno, pero no es de ahora, es una cuestión estructural"

Lia Valls, economista brasileña
Asimismo, los últimos acontecimientos en materia de política exterior, como la retirada de Argentina del Grupo de Lima, una organización regional que busca una solución a la crisis venezolana también ha incrementado la tensión entre los países.

Esto mientras que el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, anunciado el 2019, continúa en una encrucijada y pese a que este debe ser ratificado por los parlamentos de cada nación, Alberto Fernández, el líder argentino, ha manifestado su reticencia a continuar con el proceso. Sobre todo si se considera que el tratado fue firmado bajo el gobierno del antecesor y rival político del actual presidente argentino, el conservador Mauricio Macri.

Sumado a esto, la creciente destrucción de la Amazonía brasileña se ha convertido en un escollo para avanzar en este acuerdo. Es más, la gestión de Bolsonaro, en relación a la protección de este bosque tropical, ha provocado grandes conflictos con Alemania, Francia y Noruega, naciones que acusan al presidente del gigante suramericano de haber abandonado la agenda medioambiental e, incluso, han amenazado con rechazar el acuerdo alcanzado, tras veinte años de negociaciones.

Paralelamente, encima de la mesa permanece el debate sobre la relajación de la norma que impide a los socios del Mercosur negociar acuerdos comerciales con otros países en forma individual. Otro de los asuntos que desde hace años es objeto de discusiones es la reducción del Arancel Externo Común (AEC), una elevada tasa con un promedio del 13 % impuesta a importaciones de terceros países.

Es bajo este complejo contexto que Argentina es hoy la anfitriona de un acto virtual en el que, además de su presidente, participarán los mandatarios de Brasil, Paraguay y Uruguay, además de los líderes de Bolivia y nuestro país como asociados, para conmemorar los 30 años desde que se configuró el bloque suramericano y aprovechar de analizar los diversos temas que afectan a la región.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores