EMOLTV

Las reflexiones de Marcel tras IPoM: Dice que economía se enfrenta a una "encrucijada" y recalca que alza de tasa "no es un frenazo"

"Mientras más estancados nos quedemos en las medidas de mitigación de la recesión que ya pasó, más difícil se va a hacer el enfrentar las necesidades del futuro", enfatizó el presidente del Banco Central.

01 de Septiembre de 2021 | 14:24 | Por Tomás Molina J., Emol
imagen
Aton
El tercer Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, fue el que presentó este miércoles el Banco Central, un documento que estuvo marcado por una nueva alza en la proyección de crecimiento del PIB chileno en 2021 (de hasta 11,5%) y a la vez por la baja en las estimaciones de expansión económica en 2022 y 2023, pero, sobre todo, llamó la atención la fuerte subida en las expectativas en cuanto a inflación.

El instituto emisor espera que la inflación anual este año culmine en 5,7%, frente al 4,4% que esperaba en el IPoM de junio. Buena parte de eso, sostuvo el presidente del Banco Central, Mario Marcel, se explica por la "pérdida de sincronía" entre la demanda y la oferta, producto de las masivas inyecciones de liquidez derivadas de los retiros de fondos previsionales y los apoyos estatales.

Pero, "particularmente negativo", sostuvo Marcel esta mañana en la presentación del IPoM ante el Senado, "se ha vuelto el retiro masivo, gratuito e incondicional de ahorros previsionales a partir del tercer retiro".

"Desde la aprobación de dicha medida en primer trámite hasta ahora, las tasas soberanas de largo plazo se han incrementado en 125 puntos base, el valor del dólar ha subido en algo más de 70 pesos y la bolsa ha caído 12%", subrayó.

"En otras palabras, al paso que esta medida, concebida originalmente como de carácter excepcional, se ha ido reiterando a pesar de los cambios en el entorno, la respuesta de la economía se ha ido haciendo más rápida y adversa, amenazando con afectar seriamente -a través de una mayor inflación, un mayor costo del crédito hipotecario y un aumento costo del financiamiento fiscal- a las mismas personas que se buscaba ayudar", aseguró el economista.

Por eso, y tal como lo ha señalado en los días recientes, "una nueva medida en este sentido representa un riesgo desproporcionado para la economía y las personas en relación con la magnitud decreciente y concentrada de sus beneficios", dijo.

En ese sentido, Marcel aseguró que la economía chilena se enfrenta a una "encrucijada", en la que, por un lado, puede aprovechar para "concentrar el apoyo público" en los sectores más vulnerables, "asegurando una base más equitativa y sostenible para el desarrollo futuro", además de "identificar oportunidades para elevar la productividad, apoyando el desarrollo de habilidades e inversiones en áreas que se van abriendo para la nueva economía, así como recuperar holguras que aseguren la capacidad para enfrentar nuevas contingencias, que sin duda ocurrirán".

"Esto proveerá una base económica sólida para cualquier proyecto que busque responder a las necesidades y aspiraciones de los chilenos", agregó.

"Este es el momento clave para trabajar juntos, sin vacilaciones ni disputas, para llevar a esta economía a buen puerto, para que desde allí puedan zarpar nuevos proyectos para el país, que puedan responder efectiva y sostenidamente a las legítimas aspiraciones de millones de chilenas y chilenos que ya sufrieron bastante con una crisis que, afortunadamente, ya se va extinguiendo".

Mario Marcel
Por otro lado, en cambio, el presidente del Banco Central comentó que "el país puede continuar repitiendo y extendiendo las medidas de emergencia, con la esperanza de entregar mayores alivios a grupos afectados cada vez más pequeños. Este camino, aparentemente fácil, terminará sin embargo por agotar los ahorros disponibles, pero mucho antes de ello se acentuarán las presiones inflacionarias y los desequilibrios financieros".

"Nuestra propia historia y la de otros países demuestra que este tipo de escenarios fácilmente desemboca en una infructuosa carrera por compensar la pérdida de poder adquisitivo y medidas improvisadas que van agregando distorsiones y nuevos riesgos a la economía", recalcó. "La opción entre una salida ordenada o tumultuosa de la crisis del covid-19 no depende de factores externos sino de decisiones que deberán adoptarse en los próximos meses", añadió.

"Mientras más estancados nos quedemos en las medidas de mitigación de la recesión que ya pasó, más difícil se va a hacer el enfrentar las necesidades del futuro. La inercia es un enorme riesgo", afirmó Marcel.

Dicho eso, remarcó el hecho de que "la estabilidad es un compromiso de todos y no puede aislarse del entorno general", y dijo que "no faltará quien nos encare que orden y sostenibilidad pasaron de moda y que un poco de inflación es un precio que bien se podría pagar a cambio de un poco más de demanda y actividad".

"Este es el momento clave para trabajar juntos, sin vacilaciones ni disputas, para llevar a esta economía a buen puerto, para que desde allí puedan zarpar nuevos proyectos para el país, que puedan responder efectiva y sostenidamente a las legítimas aspiraciones de millones de chilenas y chilenos que ya sufrieron bastante con una crisis que, afortunadamente, ya se va extinguiendo", manifestó.

Alza de la tasa de interés: "No es un frenazo"

Marcel, por otra parte, se refirió a los cuestionamientos expresados por algunas voces en relación con la decisión tomada ayer por el Consejo del Banco Central de concretar una fuerte y sorpresiva alza a la Tasa de Política Monetaria (TPM), la mayor de los últimos 20 años. La subió al doble, en 75 puntos base, para dejarla en 1,50%.

"Siempre es importante tener claro de dónde estamos partiendo", dijo, recordando que la tasa estuvo prácticamente un año y medio en su mínimo técnico (0,5) y recién en julio se aplicó la primera alza en 25 puntos base. "O sea, estamos partiendo desde una política monetaria extraordinariamente expansiva, lo más expansivo que podíamos hacer".

"Esto no es un frenazo, es ir retirando un impulso extraordinariamente expansivo que ha tenido la política monetaria hasta ahora, por lo tanto contribuye a un aterrizaje mucho más suave de la economía".

Presidente del Banco Central
"Al pasar al 1,5%, lo que estamos haciendo es que esta (la TPM) sea algo menos expansiva de lo que es. Pero todavía estamos muy por debajo de lo que estimamos como tasa neutral, que está en el orden del 3,5%. Si lo viéramos en términos de tasas reales, un 1,5% es todavía, comparado con la inflación actual, una tasa real negativa de 3%", agregó.

En consecuencia, y si bien reconoció que la modificación de la tasa fue "relevante", resaltó que "todavía y hasta el próximo año vamos a continuar con una política monetaria expansiva, porque vamos a estar por debajo de la tasa neutral". Por ello, concluyó afirmando que "esto no es un frenazo, es ir retirando un impulso extraordinariamente expansivo que ha tenido la política monetaria hasta ahora, por lo tanto, contribuye a un aterrizaje mucho más suave de la economía".