EmolTV

Evergrande: La megainmobiliaria china cuya posible quiebra atemoriza a los mercados del mundo

El mercado global tiembla a medida que se expanden los temores por el enventual colapso de Evergrande, que ha reconocido que puede tener problemas para atender sus obligaciones y deudas, que suman más de US$300 mil millones.

20 de Septiembre de 2021 | 16:05 | Agencias, editado por I. Munita, Emol

Es el segundo promotor inmobiliario de China y representa 2% del PIB del gigante asiático.

Reuters.
El mercado global tiembla a medida que se expanden los temores por un eventual colapso de Evergrande, el segundo promotor inmobiliario más grande de China, cuyo tamaño es equivalente al 2% del PIB de ese país.

La firma atraviesa por una grave crisis de liquidez que podría impedirle asumir las deudas millonarias que tiene con sus acreedores por un préstamo que vence este mes, lo que a su vez, podría tener un fuerte impacto en la segunda economía más grandes del mundo.

Evergrande fue fundada en 1996 por Xu Jiayin, genera unos 3,8 millones de empleos indirectos y cuenta actualmente con 200.000 trabajadores. En cuando a sus logros, en su página web la compañía destaca que tiene casi 1.300 proyectos en 280 ciudades y ha vendido casas a 12 millones de propietarios, lo que la ha llevado a formar parte de Global 500, es decir, una de las empresas más grandes del mundo por ingresos.

A raíz del crecimiento de la empresa, su fundador ostentó el título del hombre más rico de China con una fortuna valorada en US$42.500 millones según la revista Forbes a finales de 2017.

La firma tiene sede en Guangzhou, capital de la región Guangdou, donde además es dueña del equipo de fútbol local, el Guangzhou FC. En los últimos años ha expandido sus operaciones en los sectores de alimentos, vehículos eléctricos, seguros de vida, parques temáticos, tecnología y entretenimiento, entre otros.

Historia de deudas

Pero hoy la posible quiebra de la megainmobiliaria impactó de lleno en los mercados asiáticos, llevando a Hong Kong a registrar pérdidas de un 3,3%, mientras que Evergrande cerró la jornada con un desplome de 10%.

En todo caso, las grandes deudas que ha acumulado la firma china en el último tiempo no era ningún secreto.

Ya en 2015 la empresa era conocida por emitir bonos extremadamente rentables con los que financiaba su crecimiento vertiginoso, año en que además Evergrande reportó que su deuda ascendía a US$57 mil millones.
Así y todo, sus problemas afloraron en agosto de 2020, cuando el gobierno de Xi Jinping anunció medidas para controlar el endeudamiento de las inmobiliarias. Ese mismo mes, la compañía envió una carta al gobierno de Guangdou, en la cual reportó problemas de liquidez, lo que podría ocasionar el impago de sus préstamos.

Desde ahí Evergrande comenzó una carrera para frenar su endeudamiento y estructuró un plan que tenía como objetivo principal reducir su mora a la mitad para el 2023, por lo que en los meses siguientes el grupo puso a la venta propiedades con un 30% de descuento y empezó a vender partes de sus negocios en los sectores automovilísticos y tecnológico.

No obstante, estas medidas no fueron lo suficientemente rápidas y la firma siguió hundiéndose en deuda, perdió liquidez y sus calificaciones crediticias siguieron bajando, sus bonos perdieron valor y sus acciones se fueron en picada. De hecho, en julio de 2020 la justicia china congeló parte de sus activos como consecuencia de una demanda del banco Guanfa y otra de un contratista, mientras que las demandas y acusaciones de impagos comenzaron a llover.

Bajo este escenario, fue en agosto de este año que la empresa advirtió una disminución interanual del 29% en las ganancias netas y que la falta de liquidez podía poner en riesgo la conclusión de proyectos inmobiliarios paralizados por la pandemia.

Incluso, la semana pasada la gigante inmobiliaria reconoció estar "bajo enorme presión" ante la montaña de obligaciones que debe asumir por más de US$300 mil millones, las cuales aseguró que puede no ser capaz de cumplir. Esto encendió las alarmas por su posible quiebra y extendió a más ciudades chinas las protestas por parte de compradores, inversionistas y contratistas.

En concreto, Evergrande tiene que pagar el jueves US$83,5 millones en intereses relacionados con su bono a marzo de 2022, mientras que el 29 de septiembre debe abonar otros US$47,5 millones por papeles a marzo de 2024.

Ambos bonos entrarían en mora si la firma no paga los intereses en los treinta días siguientes a las fechas previstas.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores