EmolTV

La broma sobre China del máximo ejecutivo de JPMorgan y el "control de daños" que debió iniciar la compañía

Jamie Dimon hizo un comentario sobre el Partido Comunista del gigante asiático.

25 de Noviembre de 2021 | 09:12 | Bloomberg
En Estados Unidos, a los directores ejecutivos les gusta ser graciosos y hacer bromas en el escenario para llamar la atención de la audiencia y mostrar su carisma. Pero algunos chistes pueden ir demasiado lejos, especialmente cuando involucran a China, donde los políticos tienen un sentido del humor diferente y, a veces, simplemente carecen de él.

El máximo ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, supo en cuanto salieron las palabras de su boca que un chiste sobre China podría ponerlo en problemas.

{RLEACIONADAS http://www.emol.com/noticias/Internacional/2021/11/23/1039238/perfil-zhang-gaoli-peng-shuai.html; http://www.emol.com/noticias/Internacional/2021/11/23/1039205/china-caso-tenista-peng-shuai.html}

"Acabo de estar en Hong Kong, hice una broma sobre que el Partido Comunista está celebrando su centenario. También lo hace JPMorgan. Y apuesto a que nosotros duraremos más", dijo el martes en un evento en Boston. Luego añadió: "No puedo decir eso en China. De todos modos, probablemente están escuchando".

Dimon, que no es ajeno al descaro, sabía que el banco tendría que ingeniárselas para una retractación apresurada. Pronto, los miembros del equipo de relaciones gubernamentales de la empresa y de las oficinas de China se reunieron para discutir los comentarios y decidir si los reconocían o los dejaban pasar. Unas 18 horas más tarde, cuando quedó claro que los comentarios habían atraído la atención mundial, Dimon emitió un arrepentimiento público.

"Cientos de personas, empresas y organizaciones se han disculpado por herir los sentimientos del Partido Comunista Chino", sostuvo Isaac Stone Fish, fundador de Strategy Risks, que se especializa en relaciones corporativas con China. La forma en que Dimon dijo que lamenta su comentario "es una forma más inteligente de hacerlo".

Las declaraciones de Dimon, realizadas durante una visita al Boston College Chief Executives Club, se producen después de una serie de viajes nacionales e internacionales en los que el director ejecutivo de JPMorgan sigue pregonando el auge económico de Estados Unidos, que también lo ha puesto al frente del impulso de Wall Street para regresar a las oficinas. Pero sus recientes viajes han sido algo problemáticos: la exención de la cuarentena que obtuvo para su visita a Hong Kong, una dispensa que también se concedió a la actriz Nicole Kidman, suscitó muchas críticas locales.

Ahora tiene que restar importancia a sus comentarios de Boston, y no es la primera vez. Dimon tiene un historial de comentarios provocadores de los que se ha visto obligado a retractarse. En 2018, prometió en un evento filantrópico que podría vencer a Donald Trump en una elección porque era más inteligente que el presidente, solo para emitir un comunicado horas después diciendo que no debería haberlo dicho.

El alarde y la disculpa de Dimon recordaron a otro director ejecutivo de Wall Street, cuya firma es un gran accionista de JPMorgan, la broma de Lloyd Blankfei hace años de que Goldman Sachs estaba haciendo "el trabajo de Dios". Los intentos de los jefes de los bancos por ser ingeniosos adquieren vida propia, dijo el ejecutivo, que pidió el anonimato para no relacionar su nombre con un lío. Es probable que Dimon también supere las consecuencias, al igual que Blankfein, pero la distracción no será bienvenida, afirmó el ejecutivo.

El mea culpa subraya el deseo de JPMorgan de mantener relaciones cordiales en China, donde tiene una exposición de casi US$20.000 millones y ambiciona expandirse más. A principios de este año, el banco obtuvo la aprobación de los reguladores chinos para ser propietario de su empresa de valores en China y quiere mantener su buena posición en el país para otras solicitudes de licencia, especialmente antes de los importantes cambios de liderazgo en el partido que se esperan el próximo año.

Equilibrio cuidadoso

Y aunque los comentarios de Dimon han sido recibidos, al menos hasta ahora, con el silencio de los funcionarios del Gobierno chino, el país tiene un historial de tomar medidas contra las empresas y las personas que parecen desafiar sus políticas, especialmente en temas sensibles como la legitimidad del Partido Comunista o Taiwán. UBS Group AG recibió presiones para despedir a su economista jefe en 2019, Paul Donovan, después de que hiciera un comentario sobre un "cerdo chino" en una nota sobre el aumento de los precios al consumidor. Más tarde se disculpó, diciendo que fue "inocentemente intencionado".


La retractación de Dimon también pone de manifiesto el camino que las empresas tienen que recorrer con cuidado cuando tratan con un Gobierno sensible a los desaires percibidos en un país donde las potenciales ganancias son elevadas. En 2019, después de que el gerente general de los Houston Rockets tuiteara un mensaje de apoyo a los manifestantes de Hong Kong, el comisionado de la Asociación Nacional de Baloncesto, Adam Silver, fue criticado por tratar de apaciguar a ambas partes en su respuesta inicial.

El año pasado, cuando se enfrentaron a una dura reacción por referirse a Hong Kong y Taiwán como países, las marcas de moda Coach y Versace emitieron rápidamente disculpas para calmar a los consumidores y corregir sus sitios web para mostrar su respeto por "los sentimientos del pueblo chino" y la "soberanía nacional".

Oportunidades en China

Aun así, Dimon ha disfrutado de mucha simpatía en China, a la que lleva tiempo mirando por sus enormes oportunidades. También es consciente de los riesgos. En su carta anual de 66 páginas dirigida a los accionistas de este año, Dimon dedicó más de una página al país, escribiendo que en los últimos 40 años, China ha "hecho un trabajo muy eficaz" con el desarrollo económico. Pero advirtió que en los próximos 40 años, el país tendrá que enfrentarse a graves problemas como la falta de recursos, la corrupción y la desigualdad de ingresos.

Dimon no llamó al PCC por su nombre, pero señaló que sólo 100 millones de personas en China “participan efectivamente” en el sistema político unipartidista del país, un nivel de participación inferior al de cualquier otra nación desarrollada.

"El reciente éxito de China hace que sus dirigentes se sientan seguros", escribió Dimon en abril y añadió que "las crecientes clases medias casi siempre exigen poder político, lo que ayuda a explicar por qué el liderazgo autocrático casi siempre vacila en una economía más grande y compleja".

Sus comentarios también se producen en un momento en que EE.UU. y China siguen lidiando con prolongados enfrentamientos en cuestiones como el acceso al mercado, la seguridad de los datos y la cotización internacional de las acciones. Wall Street también ha intentado mejorar las relaciones con el país en un intento de acceder a su sistema financiero de US$54 billones.

Queda por ver si los comentarios de Dimon desencadenan alguna represalia por parte de China, dijo Stone Fish, aunque sospecha que aquí es donde puede acabar la debacle.

"Las empresas y las personas se están dando cuenta de que lo que sucede en China o en el espacio de China no se queda en China", indicó. "Tiene implicaciones en el mundo real para ellos y sus negocios en EE.UU.".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores