EMOLTV

Gremios del país lanzan sus proyecciones económicas para 2022 con énfasis en bajo crecimiento y alta incertidumbre

Durante un seminario organizado por la CCS, representantes de los principales sectores económicos del país expusieron sus expectativas para este año.

06 de Enero de 2022 | 16:52 | Sarita Saavedra y Tomás Molina, Emol
imagen
EFE
"Proyecciones económicas 2022: perspectivas sectoriales ante nuevos escenarios". Así fue bautizado el seminario llevado a cabo hoy y organizado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), en el que representantes de los principales sectores económicos del país expusieron sus expectativas para un año que se prevé, al menos, complejo.

"De cara a este 2022, vemos una desaceleración económica que mantiene la tensión en nuestros grandes desafíos como agentes del sector privado. Nuestro rol como generadores de inversiones, empleo y PIB ya no es suficiente. En los próximos años tendremos que jugar un rol determinante en el futuro de nuestra actividad y de la economía en general", subrayó en su discurso inaugural María Teresa Vial, presidenta de la CCS.

Agrícola: un crecimiento amarrado al clima

La voz de la industria agrícola local la tomó el jefe de estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Francisco Gana. Aseguró que para su sector se espera un crecimiento en torno a 2,6%, algo por debajo al 2,9% -sin considerar cuarto trimestre- anotado en 2021. Lo anterior, acotó, "siempre que nos acompañe el clima", ya que lluvias extemporáneas o escasez hídrica podrían empujar hacia abajo las estimaciones.

Si bien Gana resaltó lo favorable que es para el sector que se mantenga una dólar alto a nivel local, dado los mayores ingresos que entran vía exportaciones, advirtió que los costos productivos se encarecerán, sumado costo de financiamiento más elevado dado condiciones crediticias más exigentes.

Respecto a los subsectores, Gana detalló que “esperamos que el Frutícola crezca por sobre el 3%, con la mayor incidencia en el PIB del agro, para el Hortícola proyectamos un crecimiento entre el 2% y 3%, con un grado de mayor incertidumbre por los efectos de la sequía, mientras que el Pecuario debería enfrentar un crecimiento bajo, menor a 1%; y cultivos tendría un crecimiento en torno al 2%".

Crecimiento nulo para el comercio

Luego de un año 2021 histórico en términos de crecimiento, en torno al 30%, el escenario base para 2022 en materia de consumo está marcado por la desactivación de los estímulos de liquidez a los hogares, tanto desde los retiros de fondos de pensiones como de trasferencias del Estado.

De acuerdo a George Lever, Gerente de Estudios de la CCS, eso implica que "habrá una normalización en los ingresos de las personas, cuya evolución volverá a quedar determinada principalmente por las fuentes laborales, y eso significa una caída en relación a estos dos años de anormalidad, que tuvieron ingresos muy superiores a los de un año promedio".

Dicho eso, comentó que las proyecciones apuntan a que el consumo privado caerá 0,2% este año. Además, manifestó que "la inflación fuera del rango meta mantendrá una política monetaria restrictiva que afectará el gasto".

En ese escenario, según Lever, hay que considerar caídas en las ventas anuales de algunas categorías, sobre todo de durables, "y un crecimiento posiblemente nulo para el comercio en general".

Turismo: de menos a más

Por su parte, la secretaria general de la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (Achet), Lorena Arriagada, expuso que, de acuerdo con las encuestas realizadas a agencias de viajes y operadores del gremio y algunos estudios de la industria, la percepción es que el 2022 debería ir de menos a más en sus cifras de crecimiento, considerando que el sector turístico nacional ha sido uno de los más golpeados producto de la crisis pandémica.

"Fundamentalmente, esta posible tendencia en mejores cifras hacia finales de año no es solo por la paulatina recuperación de viajes, sino que, con bajas bases de comparación de los años 2020 y 2021, es probable que aparezcan cifras muy positivas. No obstante, se espera que la recuperación con respecto a los niveles del 2019 llegaría en el ámbito del canal de distribución, durante el primer semestre del 2023", dijo.

Respecto al movimiento en Chile, Arriagada señaló que es positivo contar con la reactivación en Turismo interno, no obstante, esto por sí solo no logra generar los ingresos y movimiento que se requieren para sostener al sector.

Para el crecimiento turístico internacional, afirmó que será clave el desarrollo del proceso de vacunación en Europa y en el hemisferio norte, de manera que las personas logren entrar a su temporada de primavera y verano con menos contagios y así piensen en viajar.

"En Chile tenemos la gran ventaja de que prácticamente la mayoría de la población está vacunada con dos dosis y un alto porcentaje con dosis de refuerzo, por lo tanto, los extranjeros llegan a un país con una alta tasa de vacunación y estrictos protocolos que permiten protegerse de contagios. El viaje es desde hace algunos años parte del consumo habitual de las personas, por lo cual -en la medida que las condiciones sanitarias lo permitan- esta actividad está volviendo", cerró Arriagada.

Industria manufacturera se desacelerará

Un crecimiento de la industria manufacturera entre 1,5% y 2,5% proyectó el director de políticas públicas de Sofofa, Rodrigo Mujica, para el año 2022, mostrando una significativa desaceleración respecto de 2021 y no descartó número negativos hacia fin de año.

Lo anterior, responde principalmente a la menor actividad económica agregada, una caída de la inversión en respuesta a la elevada incertidumbre y a las mayores tasas de interés. "Se espera que el crecimiento de la industria manufacturera sea heterogéneo para los diferentes sectores, viéndose impulsado por aquellos rubros más ligados a la inversión pública y al consumo de bienes no durables, los cuales debiesen mostrar mejor desempeño en relación con otros sectores más ligados a la inversión y el consumo durable", aseveró.

Adicionalmente, Mujica señaló que "un rol importante en este escenario de menor actividad lo jugará el contexto económico internacional y un potencial menor dinamismo de la demanda externa por nuestros productos de exportación. Lo anterior a consecuencia del comienzo del retiro de estímulos monetarios en las principales economías del mundo, en especial en EE.UU.".

"Además de la desaceleración esperada para la economía China, nuestro principal socio comercial, y en tercer lugar la prolongación de las disrupciones en la cadena logística internacional, con los impactos que ya hemos visto principalmente en aumento de costos y baja disponibilidad de insumos", acotó.

Minería crecería entre 2% y 3%

A su vez, el gerente de estudios de la Sociedad Nacional de la Minería (Sonami), Álvaro Merino, proyectó que e 2022 el sector minero crecerá entre 2% y 3%, con una producción de cobre cercana a las 5.800.000 toneladas.

En su exposición, el ejecutivo estimó que el precio del cobre se situará en un alto rango de entre US$3,9 y US$4,1 la libra y las exportaciones mineras estarán en torno a los US$60 mil millones. Sin embargo, el ejecutivo advirtió que frente a estas proyecciones hay que tener una dosis de cautela, ya que hay riesgos que podrían hacer variar dichas estimaciones.

“Una desaceleración de China más profunda a lo estimado por las autoridades del gigante asiático naturalmente afectará el mercado del cobre. A ello se agrega la persistencia de la inflación, lo que obligaría a las autoridades monetarias a restringir la liquidez mediante alzas pronunciadas en las tasas de interés, lo que obviamente impactaría el desempeño económico mundial", dijo.


También indicó que "se debe considerar que de mantenerse y profundizarse los problemas que ha generado la cadena de suministros, en términos de costos y tiempos de envíos, es otro factor de riesgo que afectaría el mercado del cobre. Finalmente, la propagación de un nuevo brote de covid, a través de la variable Ómicron, podría generar un más lento crecimiento de la economía mundial, amenazando la demanda por cobre”, precisó Merino.

Alta incertidumbre en la banca

De acuerdo con lo señalado por el gerente de Estudios de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), Matias Bernier, las proyecciones para 2022 consideran un crecimiento acotado de las colocaciones, en torno a 1,5%, aunque con un alto nivel de incertidumbre dados los riesgos que prevalecen en la economía.

Bernier agregó que “los principales desafíos que enfrenta el sector tienen que ver con la menor actividad económica que se proyecta para 2022, con una inversión débil y con desequilibrios macroeconómicos con efectos inflacionarios que requerirán una política monetaria contractiva.”
Adicionalmente, señaló que la banca se encuentra en plena fase de implementación del estándar de Basilea III, que implicará tener una gestión dedicada a seguir constituyendo capital y mantener una adecuada gestión de los riesgos de crédito, de mercado y operacional.

Con todo, comentó que el desempeño para 2022 "girará en torno a la disipación de los riesgos idiosincráticos y de la administración que hagan los hogares de su liquidez adicional", añadiendo que "vamos a seguir los primeros trimestres de este año más o menos con el mismo rango de la economía, sin embargo, vamos a terminar el año con un crecimiento bastante acotado respecto de lo que hemos visto otros años".

De todas formas, Bernier afirmó que "en un contexto de alta incertidumbre, la banca está preparada para acompañar el desarrollo económico de los hogares y empresas, canalizando recursos y ofreciendo medios de pago modernos, eficientes y seguros"

Pobre inversión en la construcción

Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), comentó que “en 2021 estimamos que la formación bruta de capital fijo de la construcción aumentó 12,8% anual, del cual casi 9 puntos porcentuales son explicados por la mayor inversión del sector público. Asimismo, el efecto de menores bases de comparación jugó un rol fundamental en la dinámica del sector".

Tras ello, adelantó que para 2022 el escenario central de proyección de la inversión en construcción posee un rango de variación de -1,9% a 0,1% anual. "Esto es coherente con la mayor caída de la inversión en infraestructura productiva privada".

Agregó que a esto se suma el efecto estadístico de mayores bases de comparación y la respuesta de la inversión privada en vivienda e infraestructura a sus principales determinantes macroeconómicos: una elevado incertidumbre política y económica, alto costo de importación, el retiro de estímulos monetarios por parte del Banco Central, lo que eleva los costos de acceso a créditos hipotecarios y desincentiva la inversión.

"En este contexto, si bien la inversión sectorial acumulada en 2021 logró alcanzar su nivel observado previo a la pandemia, para 2022 proyectamos que el monto de inversión volverá a ser inferior a lo observado en 2019", concluyó Hurtado.