EMOLTV

Tras Imacec de enero: Analistas dicen que desaceleración ya comenzó y no descartan que conflicto en Ucrania la profundice

La actividad nacional se expandió 9% en el primer mes de 2022, bajo las previsiones del mercado y cortando una racha de nueves meses seguidos de crecimiento en dos dígitos.

02 de Marzo de 2022 | 08:04 | Por Ignacia Munita C., Emol
imagen
El Mercurio
El Banco Central informó este martes que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) creció 9% en enero de 2022, su primera expansión por debajo de los dos en nueve meses consecutivos, en medio del inédito dinamismo que vivió la economía nacional el año pasado.

Se trata de un registro inferior a lo que esperaba el mercado -10,7%, según Bloomberg-, y que deja en evidencia una paulatina desaceleración del crecimiento.

De acuerdo al ente rector, el resultado fue explicado por "el aumento de las actividades de servicios y, en menor medida, por el comercio, efecto que fue parcialmente compensado por la caída de la producción de bienes, en particular, de la minería".

Por su parte, la serie desestacionalizada cayó 1% respecto al mes precedente y aumentó 7,5% en doce meses. Enero de 2022 registró un día hábil más que el mismo mes de 2021.

Al respecto, Credicorp Capital señaló que "la desaceleración económica se da en un contexto de menor confianza empresarial". Asimisno, resaltó que, con excepción de la minería, la caída se ha evidenciado en todos los sectores incluyendo comercio, construcción e industria.

Además, las perspectivas de inversión para los próximos trimestres también muestran un patrón similar.

"La contribución de diferentes factores incluyendo la aprobación de la Pensión Universal (1% del PBI en régimen), el efecto carry over, los altos niveles de liquidez, la recuperación del mercado laboral y un posible nuevo aumento en el salario mínimo podría llevar fácilmente al PIB a crecer un 3% o más este año a través de una desaceleración del consumo privado más moderada de lo previsto actualmente", indicó la entidad.

Sin embargo, advirtió que la persistente incertidumbre política, las condiciones financieras más estrechas, el cambio estructural en los mercados de capitales y la disminución de la confianza empresarial arrojan dudas sobre el desempeño de la inversión, particularmente durante el segundo semestre de 2022. Además, mencionó que las perspectivas de inversión más pesimistas podrían borrar fácilmente las mayores ganancias en el consumo privado.

"Como resultado, preferimos asumir una postura moderada manteniendo nuestro crecimiento del PIB en 1,5% para 2022 por ahora", manifestó.

Y agregan que, dada "la alta base de comparación y el retiro del impulso monetario y fiscal, seguimos pensando que es probable una recesión técnica durante el primer semestre de 2022".

Por su parte, Scotiabank destacó como positivo que los sectores de servicios de salud y empresariales aportaron con la mayor contribución al crecimiento interanual del Imacec, seguido de lejos por el comercio. "El dinamismo mostrado por servicios empresariales conversa bien con la resiliencia de la inversión que hemos visto a través de las importaciones de bienes de capital y el nulo retraso por ahora de proyectos importantes por razones vinculadas a incertidumbre política", indicó.

Por otro lado, resaltó que la serie desestacionalizada del Imacec muestra una caída de 1% en enero, confirmando que la desaceleración de la actividad sigue dándose de forma suave.

"Si bien se observa una desaceleración del comercio, se estaría produciendo de forma gradual, lo cual reafirma que los hogares estarían suavizando la ausencia de las transferencias fiscales con los elevados niveles de liquidez en cuentas bancarias (US$ 17 mil millones a enero 2022). A lo anterior, se adiciona el inicio del pago de la Pensión Garantizada Universal desde febrero que entrega recursos a segmentos etarios con altos grados de propensión a consumir", remarcó.

En Banchile Inversiones prevén que en los próximos meses el ritmo de actividad siga perdiendo impulso y continúe dando señales de desaceleración.

Y subrayan que "el resultado sigue explicado por la mayor apertura de la economía y el impulso del consumo a raíz de los retiros de fondos previsionales y las medidas de apoyo al ingreso. Todo esto se ve reflejado en gran medida en la dinámica de los sectores de servicios y comercio, los que siguen aportando la mayor incidencia anual".

No obstante, dijo que la transitoriedad del impulso del consumo sigue haciéndose evidente a través de una actividad no minera que continua desacelerándose.

"Aunque en los próximos meses seguiríamos viendo registros anuales positivos del Imacec, la serie desestacionalizada continuaría dando señales de desaceleración", proyectó.

Así, tal como lo señaló en su último escenario base, esta pérdida de impulso dejaría a la economía en 2022 con una tasa de crecimiento sustancialmente menor (1,8%) que la del 2021 (12%).

Ricardo Consiglio, economista jefe de Zurich AGF, estima que "la economía continúa operando por encima de su capacidad productiva, lo que junto con la alta liquidez que mantienen los hogares seguirían ejerciendo presión sobre la inflación, sumado además al mayor riesgo inflacionario por el impacto que podría tener el conflicto entre Rusia y Ucrania en el precio de la energía y de los alimentos", llevaría al Banco Central a subir la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 150 puntos base (pb) en la próxima Reunión de Política Monetaria en marzo.

Al analizar las cifras mensuales desestacionalizadas, se observa que la economía continúa desacelerando, con el indicador mensual mostrando una caída de 1%. "Esperamos que esta desaceleración continúe, con un crecimiento económico que convergería a niveles cercanos a su tendencia en 2022", dijo.

"Esperamos para este año un crecimiento económico en torno a 2,5%, en donde el exceso de liquidez de los retiros de los fondos de pensiones comenzaría a reducirse, lo que junto al término de las transferencias fiscales y la contracción efectiva del gasto fiscal, así como al alto efecto base impulsarán a una menor contribución del consumo a la actividad económica y en donde la incertidumbre política limitará a la inversión privada", plantea Consiglio.

"Las cifras confirman la moderación de la actividad, la cual continuaría con el correr de los meses debido al retiro de los estímulos monetarios y fiscales, y a la mantención de una inversión muy contenida ante la elevada incertidumbre local"

Inversiones Security
No obstante lo anterior, considerando los impactos que podrían tener el conflicto entre Rusia y Ucrania, subrayó: "estimamos que el riesgo de nuestras expectativas de crecimiento estaría sesgado a la baja".

El banco de inversión Goldman Sachs destacó el incremento de la actividad en sector servicios, pero señala que se vio compensada por el descenso en la producción de bienes.

La entidad indicó que "en general, las cifras de crecimiento anual reflejan un aumento de las actividades de servicios y, en menor medida, del comercio. Sin embargo, estas cifras se vieron parcialmente compensadas por el descenso de la producción de bienes, especialmente de la minería".

"En conjunto, el nivel del PIB real sigue estando visiblemente por encima del nivel de septiembre de 2019 en un 7,1% y ahora está un 6,4% por encima del nivel de febrero de 2020", resaltó.

Por otro lado, mencionó que "Chile experimentó en enero una importante aceleración de nuevos casos asociados a la variante Ómicron, lo que llevó a las autoridades a reimponer algunas restricciones. Como resultado, casi todo Chile ha vuelto a Fase 3, y aproximadamente el 30% de la población ha vuelto a Fase 2".

Lo que sí, declaró que "en general, a corto plazo, la elevada inflación, la subida de los tipos de interés, el endurecimiento de las condiciones financieras y el contexto covid suponen un riesgo para la actividad económica".

Inversiones Security expresó que "las cifras confirman la moderación de la actividad, la cual continuaría con el correr de los meses debido al retiro de los estímulos monetarios y fiscales, y a la mantención de una inversión muy contenida ante la elevada incertidumbre local".

A lo que agregó que esto ocurriría a pesar del aumento de términos de intercambio ante el alza del precio del cobre. "Si bien las variaciones interanuales de los próximos meses seguirían siendo elevadas, se irían moderando ante bases de comparación más exigentes, con caídas durante la segunda parte del año, que nos llevan a ratificar la proyección de un alza del PIB de 1,5% para el año en su conjunto", acotó.

La consultora británica Oxford Economics, en tanto, recortó su proyección de crecimiento para Chile a 2%, de un 2,2% anterior. Asimismo, la entidad señaló que revisará nuevamente sus proyecciones en la medida en que mide el impacto financiero de la guerra en Rusia-Ucrania.

"El arrastre para el resto del año implica un crecimiento del 3% en 2022, pero esperamos nuevas correcciones en los próximos dos o tres trimestres, por lo que nuestra previsión de crecimiento para este año se sitúa en el 2%", dijo la institución.

La entidad señaló que la actividad de este año se verá fuertemente impulsada por un importante cambio de política, ya que tanto Hacienda como el Banco Central aplicarán un agresivo endurecimiento tras el apoyo prestado en 2020 y 2021.

Mientras tanto, sostuvo que las condiciones financieras mundiales derivadas del conflicto entre Rusia y Ucrania siguen siendo un riesgo a la baja para su previsión actual, mientras evalúan lentamente su impacto en la economía chilena.

"Prevemos que el PIB de Chile se contraiga en el margen a medida que la economía se enfríe tras un período de sobrecalentamiento en 2021, cuando el PIB creció un 12%, impulsado por el gasto de los consumidores", concluyó.