EMOLTV

Red de Alimentos alerta por inseguridad alimentaria en Chile y critica "incerteza jurídica" en nueva Constitución para combatirla

Carlos Ingham, presidente de la organización sin fines de lucro, también advirtió que la inflación esta agravando "profundamente" el problema del hambre en el país.

15 de Julio de 2022 | 08:00 | Por Ignacia Munita C., Emol
imagen

Carlos Ingham, presidente de Red de Alimentos.

El Mercurio
La capacidad del mundo para abastecerse de productos básicos está en jaque por diversos factores, como la guerra en Ucrania, la crisis climática, las disrupciones en las cadenas logísticas globales producto del covid-19, a lo que se suma una inflación galopante y amenazas de recesión mundial. En este escenario, la seguridad alimentaria se ha convertido en una preocupación de alcance mundial, y de la cual Chile no está exento.

En un reciente informe, Naciones Unidas proyecta que casi 700 millones de personas podrían sufrir de hambre este año por el conflicto bélico en Europa, lo que equivale al 8% de la población y significa que el mundo vería una proporción similar de desnutrición a lo vivido en 2015.

"El aumento de los precios mundiales de los alimentos, el combustible y los fertilizantes que vemos como resultado de la crisis en Ucrania amenazan con empujar a países de todo el mundo a la hambruna", dijo el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, en un comunicado la semana pasada. "Existe un peligro real de que estos números aumenten aún más en los próximos meses", agregó.

Pero en nuestro país la situación se ha agravado en el último tiempo, de la mano con la sostenida escalada de precios -cuyo registro anual alcanzó el 12,5%, su mayor nivel desde junio de 1994, hace 28 años-, lo que ha derivado en un encarecimiento del costo de la vida, y por ende, en mayores dificultades de acceso a insumos esenciales, como los alimentos

Situación a la que se refirió esta semana la ministra de Desarrollo Social, Jeanette Vega, quien explicó que "la extrema pobreza implica que con sus ingresos puede pagar menos que el costo de una canasta básica familiar por persona al mes, la que está al rededor de $70 mil pesos; y en el caso de pobreza, corresponde a las familias que, alcanzan a pagar dos canastas familiares".

Lo anterior implica que, al subir el precio de los alimentos de la canasta -que es el indicador que se utiliza para el cálculo-, "efectivamente aumenta la pobreza, porque menos familias pueden acceder a pagar la canasta básica o el doble. Y efectivamente, por la inflación, lo que estamos viendo, es que el número de pobres, con esa medición, está aumentado. Eso es una realidad", remarcó, en entrevista con Radio Pauta.

Este tema fue abordado por Carlos Ingham, fundador y presidente de Red de Alimentos, una corporación privada sin fines de lucro que creó el primer banco de alimentos de Chile en 2010, con el fin de combatir el hambre en territorio nacional, y de paso evitar el desperdicio de comida.

En conversación con Emol, Ingham indicó que "lo primero que hay que entender es que el problema más grande de Chile es la malnutrición. Eso quiere decir que la gente no tiene suficiente dinero para una dieta balanceada, y por lo tanto, come lo que puede".

Para ilustrar con ejemplos, mencionó que, según la encuesta Casen, "el 20% de Chile vive con alrededor de $1.500 por día sin subsidio, y un 70% de Chile vive con alrededor de $3.500-$4.000 por día sin subsidios. Cuando tomas esos números, es bien evidente que con eso no puedes alimentarte bien, ir al colegio, a la universidad, trabajar, transportarte, pagar la electricidad. No se puede", y afirmó que "evidentemente esto se agrava profundamente con la inflación".

Señala además que "hay que desmitificar el tema de que ahora por la inflación va a haber más hambre. El hambre está desde que el país es país, y lo único que hemos ido haciendo es identificar más dónde está toda la gente".

Lo que sí, dijo es que "nosotros atendemos a alrededor de 300 mil personas de manera regular, es muy buen termómetro de lo que está pasando. Entonces, la inflación, lo único que hace es empeorar seriamente lo que ya está pasando en el país hace décadas".

Inflación y seguridad alimentaria

A juicio de Ingham, "la inflación mata todo, mata la economía". En ese sentido, además de resaltar que en Chile la escalada de precios llegó a su peak en casi treinta años, apuntó a que "pasa que la canasta básica, obviamente, se encarece de manera muy sustancial, y además, pasa otra cosa en Chile, que no necesariamente pasa en otros países: Chile tiene la UF, lo cual, para muchas cosas es muy útil, pero en un escenario inflacionario de este tipo protege la cuota del seguro, la cuota del alquiler, la cuota del colegio. Es decir, protege al proveedor, pero no al consumidor".

Y continuó: "Es un momento complejo, porque además te toca un escenario inflacionario en medio de una crisis económica mundial, porque a veces el país solo tiene inflación, y el resto del mundo anda muy tranquilo con la inflación. Ahora el problema es que todos los países tienen inflación, entonces, es bien difícil arreglar esto a nivel global todos al mismo tiempo".

De hecho, hizo hincapié en la suerte de nacionalismo, o proteccionismo, alimentario al que han recurrido ciertos países y que se traduce en la suspensión de exportaciones de elementos esenciales para así frenar el encarecimiento de ciertos productos en sus territorios, y de paso, asegurar su abastecimiento. Tal es el caso de Malasia con los pollos; de Indonesia, que limitó los envíos de aceite de palma; India que redujo las ventas de trigo y azúcar, entre otros.

"En el mundo tienes una inflación más grande que el promedio de inflación, específicamente en alimentos" aseguró, añadiendo que "el tema del hambre y la malnutrición en Chile existe hace mucho tiempo, pero no lo queríamos ver, entonces, con la pandemia, por supuesto se agudizó, tuvo un breve momento de consciencia nacional el tema, pero después se olvidaron todos. Y luego pasamos a otros temas de coyuntura y contingencia, que, por supuesto, aumenta la inseguridad alimenticia".

Tras ello, precisó que "la palabra correcta de lo que pasa en Chile es inseguridad alimentaria. ¿Qué quiere decir eso? que no estás del todo seguro de dónde va a venir tu próxima comida. Eso es Chile, Chile no es hambre profunda como el que viste en África en su momento, Chile es inseguridad alimentaria, muchísima gente no sabe de dónde proviene su próximo plato de comida".

Bonos y poyos del Estado

-¿Cómo ve las ayudas del Gobierno para luchar contra el hambre en medio de la alta inflación y el alza de la canasta básica?

A propósito de las medidas implementadas por el Ejecutivo para contrarrestar el aumento de la canasta básica, como el aporte compensatorio que se tramitó junto al reajuste del salario mínimo, o el bono invierno de $120 mil con el que se espera beneficiar a cerca de 7,5 millones de personas a partir de agosto, aseveró que "las ayudas son siempre bienvenidas, pero estamos tratando de tapar el sol con un dedo".

"La palabra correcta de lo que pasa en Chile es inseguridad alimentaria. ¿Qué quiere decir eso? que no estás del todo seguro de dónde va a venir tu próxima comida. Eso es Chile, Chile no es hambre profunda como el que viste en África en su momento, Chile es inseguridad alimentaria, muchísima gente no sabe de dónde proviene su próximo plato de comida"

Carlos Ingham, presidente de de Red de Alimentos
"Las ayudas son siempre bienvenidas, y siempre necesarias, pero son paliativas, no son de fondo. Entonces, el tema de los bonos, que por cierto no es un invento de este Gobierno, sino que viene desde muchos gobiernos atrás, son absolutamente paliativos. Le ganan al Gobierno de turno un par de días o semanas de mayor aprobación, pero por ningún motivo son medidas que resuelvan el problema de fondo", recalcó.

"La única forma de generar un crecimiento en el bienestar de la población de cualquier lugar del mundo es con inversión y trabajo, punto. Para que eso se logre, hay que dar certeza jurídica, y dime, ¿qué certeza jurídica existe con el proyecto de Constitución?", acotó.

Luego, resaltó "hoy tenemos una economía mundial con una inflación muy alta, acompañado, en el caso específico de Chile, de un montón de medidas que vinieron del Gobierno anterior y que hoy, en líneas generales, sigue la misma tónica, de más intervención del Estado".

En otras palabras, manifestó que "le autoinflingiste daño al sistema económico del país, y a eso agrégale el daño de la inflación y el daño mundial que hay por la guerra, por la situación de China, por la situación alimentaria y la escasez de muchos insumos de la cadena alimentaria. Y el combo de eso todo sumado, lamentablemente, presenta un panorama difícil".