EMOLTV

FMI sube estimación para el PIB chileno en 2022, pero prevé nulo crecimiento económico el próximo año

La entidad, además, proyecta una inflación más persistente a la prevista, la que permanecería fuera del rango objetivo del Banco Central durante "parte del próximo año".

27 de Julio de 2022 | 11:33 | Agencias, editado por I. Munita, Emol
imagen
El Mercurio
El Fondo Monetaria Internacional (FMI) revisó su proyección de crecimiento para Chile a un 1,8% en 2022, desde un 1,5% anterior. Para 2023 en tanto, la entidad espera que el PIB registre un crecimiento nulo de 0,0%, desde un 0,5% previsto en abril.

La entidad también ajustó su previsión para la región, que ahora espera alcance un crecimiento de 3,0% en 2022 (vs 2,5%) y de 2,0% en 2023.

"Las economías de América Latina y el Caribe han continuado su fuerte recuperación tras la pandemia, pero los vientos están cambiando, ya que las condiciones financieras mundiales se están endureciendo y los precios de las materias primas están invirtiendo su tendencia al alza, mientras que persisten las presiones inflacionistas", argumentó la entidad.

Sin embargo, dijo que la región se enfrenta a importantes retos, como el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, la disminución del crecimiento mundial, la persistencia de la inflación y el aumento de las tensiones sociales en medio de la creciente inseguridad alimentaria y energética. "Estos factores contribuyen a nuestra rebaja del crecimiento al 2,0 por ciento en 2023, 0,5 puntos porcentuales menos de lo previsto en abril", indicó.

Asimismo, la entidad destacó que entre las mayores economías, Chile y Colombia han experimentado un repunte especialmente dinámico, impulsado por el fuerte crecimiento de los servicios, en parte debido al estímulo fiscal de finales de 2021, mientras que la producción económica de México aún no ha recuperado su nivel prepandémico, ya que los servicios siguen rezagados.

Por otra parte, señaló que la inflación se ha acelerado en toda la región, en medio de la recuperación de la demanda interna, las persistentes interrupciones de la cadena de suministro y el aumento de los precios de las materias primas. Los bancos centrales han endurecido convenientemente la política monetaria para contener los efectos de segunda vuelta y anclar las expectativas de inflación a largo plazo.

"Sin embargo, la inflación podría ser persistente a raíz de la acumulación de choques y la ampliación de las presiones sobre los precios", advirtió.

Sobre las perspectivas de la inflación, mencionó que al igual que en otros lugares, es probable que las presiones sobre los precios en la región sigan siendo elevadas durante algún tiempo, como indican sus previsiones de inflación del 12,1% y el 8,7% para 2022 y 2023, respectivamente, las tasas más altas de los últimos 25 años.

"Esto significa que esperamos que la inflación supere el límite superior de los rangos objetivo de los bancos centrales en unos 400 puntos básicos, en promedio, en las cinco mayores economías latinoamericanas (Brasil, Chile, Colombia, México y Perú) a finales de este año, y que permanezca fuera del rango objetivo durante parte del próximo año"

FMI
"Esto significa que esperamos que la inflación supere el límite superior de los rangos objetivo de los bancos centrales en unos 400 puntos básicos, en promedio, en las cinco mayores economías latinoamericanas (Brasil, Chile, Colombia, México y Perú) a finales de este año, y que permanezca fuera del rango objetivo durante parte del próximo año", aseguró el Fondo.

En tanto, dijo que un mayor debilitamiento de la moneda -especialmente si las condiciones financieras mundiales se endurecen aún más- y las crecientes presiones salariales, junto con los mecanismos de indexación existentes en algunos países, podrían provocar presiones inflacionistas adicionales.