EMOLTV

En vísperas del Plebiscito: Imacec de julio crecería hasta 1,5% y sería el último dato positivo de 2022

Mañana el Banco Central dará a conocer el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) correspondiente al séptimo mes del año.

31 de Agosto de 2022 | 18:01 | Por Ignacia Munita C., Emol
imagen
El Mercurio
Las señales de desaceleración de la economía chilena cada vez son más pronunciadas, y esta vez vinieron de la mano con los fuertes retrocesos anotados tanto por el sector industrial, como por el comercio, en julio de 2022.

En el primer caso, el Índice de Producción Industrial (IPI) registró una contracción interanual de 5,1% debido a la incidencia negativa de la manufactura y la minería. A diferencia de lo ocurrido con el área de electricidad, gas y agua, que mostró cifras positivas en el séptimo mes del año, según el último reporte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

De esta forma, el índice acumula dos meses a la baja, tanto para la variación anual como mensual, y además evidencia su peor comportamiento desde mayo de 2020 (-6,0%).

Por otro lado, el Índice de Actividad del Comercio (IAC) a precios constantes registró una disminución interanual de 11,2% en julio de 2022, incidida por la contracción en las tres divisiones que lo componen. Lo anterior, ya permitió al mercado lanzar sus apuestas de lo que será el nuevo Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) que dará a conocer este jueves el Banco Central.

Frente a este escenario, Marco Correa, economista jefe de BICE Inversiones, anticipa "una variación de 0,8% para el Imacec de julio, corregida desde 1,5%, ante datos sectoriales que resultaron bajo lo que estimábamos. En particular, el comercio tuvo una caída marginalmente mayor, pero el sector industrial resultó más negativo con una mayor magnitud, tanto en sus componentes de manufactura como minería".

En ese sentido, Correa prevé que "el comercio aportará de forma negativa de manera relevante, ante la ausencia de estímulos y una base de comparación muy alta. Por su parte, la incidencia positiva de los servicios será menor que la de los meses previos".

El banco de inversión Goldman Sachs, en tanto, espera que la actividad real general registre una expansión del 1,5% interanual. "En junio, el Imacec disminuyó un 0,2% intermensual, sumándose a las contracciones secuenciales de abril y mayo. El descenso secuencial fue impulsado por la minería (-1,7% interanual) y la actividad de los servicios (-0,4% interanual)", recordó.

César Guzmán, gerente de macroeconomía de Inversiones Security, sostuvo que "las cifras sectoriales de julio, difundidas hoy por el INE, ratificaron el panorama de desaceleración de la economía, incluso algo más pronunciada a lo previsto por nosotros".

"Con estos antecedentes, nuestra proyección para el Imacec del mes se ubica en 1,5% interanual, consistente con un retroceso de -0,2% en el nivel mensual desestacionalizado", añadió.

En definitiva, según Guzmán, los datos "siguen reflejando una moderación de la actividad económica, la que prevemos continuará en los próximos meses, con variaciones interanuales negativas para el Imacec a partir de agosto. Mantenemos la proyección de un alza del PIB de 1,5% para el año en su conjunto".

Para Andrés Pérez, economista jefe de Itaú, "los datos esta mañana sorprendieron a la baja, con contracciones superiores a lo esperado tanto en minería como en manufactura. A ello, se suman ajustes en servicios por la extensión de vacaciones en los colegios durante julio. Por ello, esperamos que la actividad haya crecido en torno a 1% en el mes, con una contracción en la actividad con respecto a junio".

Mientras que Alejandro Alarcón, economista y académico de la Universidad de Chile, aseguró a EmolTV que "el Imacec se ha ido desacelerando".

"Yo creo que con esta tasa dinámica que tiene el mercado laboral, nos vamos a aproximando rápidamente a un remate del año con cifras negativas, tal ves no se va a notar tanto en el tercer trimestre, pero sí en el cuarto trimestre, y con eso vamos a tener una inercia para empezar con una recesión el próximo año", apuntó Alarcón.

Recalcó que, desde su perspectiva, "el cuarto trimestre, que es octubre, noviembre, diciembre, sí se va a notar la desaceleración, porque uno mide la temperatura ambiente en los sectores. El retail está cayendo bastante, las cifras de ventas del comercio, el sector manufacturero, la industria, y otros sectores económicos. Entonces, notamos una baja que no es menor, y por seguro nos va a llevar a una recesión durante el año 2023".

A su vez, el economista jefe de Coopeuch, Felipe Ramírez, indicó que "transversalmente, las cifras sectoriales de julio 2022 fueron negativas comercio minorista acelera su caída en el margen, en línea con excesos de liquidez completamente evaporados y consumidores preparándose para entrar a la fase recesiva del ciclo económico".

"Las cifras sectoriales de julio evidencian el término del período de 'aterrizaje suave', y ya comienzan a sentirse las primeras 'turbulencias'. Más aún, las condiciones económicas se configuran para que no sólo persistan, sino que se magnifiquen en lo que resta del año y el próximo, de la mano de una elevada inflación, excesos de liquidez completamente evaporados, caída de confianzas, alta incertidumbre interna y el deterioro del escenario internacional"

Felipe Ramírez, economista jefe de Coopeuch
Respecto de la minería y manufactura, señaló que estas "también caen, consolidando una tendencia decreciente que se ha venido dando este año. Los Servicios, en tanto, si bien siguen creciendo interanualmente gracias a la mayor apertura de la economía, lo hacen a un ritmo que viene desacelerando en los últimos meses".

"Con todo, proyectamos un crecimiento anual del Imacec de julio en torno al 0,2% donde la mayor incidencia positiva provendría nuevamente de los servicios", resaltó Ramírez.

Tras ello, el economista jefe de Coopeuch dijo que "las cifras sectoriales de julio evidencian el término del período de 'aterrizaje suave', y ya comienzan a sentirse las primeras 'turbulencias'. Más aún, las condiciones económicas se configuran para que no sólo persistan, sino que se magnifiquen en lo que resta del año y el próximo, de la mano de una elevada inflación, excesos de liquidez completamente evaporados, caída de confianzas, alta incertidumbre interna y el deterioro del escenario internacional. Reafirmamos nuestra proyección de crecimiento para el PIB de este año en 1,75% y de -1% para el año 2023".

Desde Santander afirman que las cifras sectoriales "confirman la significativa desaceleración que enfrenta la economía, tanto por la corrección de la demanda interna como por factores de la oferta que están incidiendo en algunos sectores específicos".

Y expuso que con los datos publicados por el INE, corrigió a la baja su estimación del crecimiento del Imacec de julio hasta un 0,5% interanual (desde un 1,2%), lo que implicaría una caída mensual desestacionalizada de casi 1%.