EMOLTV

La polémica amorosa que sacude al BID y que mantiene a su presidente en el ojo del huracán

Un correo electrónico anónimo acusó a Mauricio Claver-Carone de mantener una relación con una funcionaria del banco, desatando un escándalo. Se realizó una investigación y el directorio pide su salida.

23 de Septiembre de 2022 | 13:08 | Redactado por Tomás Molina J., Emol
imagen
El Mercurio
Un correo electrónico anónimo, un presidente bajo escrutinio y un informe reservado elaborado por un estudio jurídico independiente, son tres de los ingredientes del escándalo que en estos días remece las oficinas en Washington del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La historia es la siguiente: en marzo de 2022, un correo electrónico anónimo deslizó que el presidente del organismo, Mauricio Claver-Carone, mantendría una relación con una integrante del staff de la institución.

Entonces, el BID contrató al estudio de abogados Davis Polk y Wardwell LLP, para llevar a cabo una investigación imparcial sobre el asunto.

Después de cinco meses de indagatorias, el lunes pasado, el bufete presentó los resultados de su investigación y, según diferentes publicaciones, como el diario El País de España, se habría concluido que las acusaciones podrían ser ciertas, lo que infringiría las normas internas de la institución.

Al día siguiente, el martes 20, el BID publicó en su página web oficial una extensa declaración de Claver-Carone, en la que se refiere al reporte presentado al directorio ejecutivo del banco.

"Como presidente electo del Banco Interamericano de Desarrollo, apoyé y participé en esta investigación sin precedentes que, como era de esperar, no corrobora las acusaciones falsas y anónimas que se hicieron contra mí o el personal del BID en la prensa", sostuvo Claver-Carone.

Según el presidente del banco, el proceso de investigación no cumplió con los estándares internacionales de integridad. "En contravención clara y directa a las reglas de ética del BID, ni yo ni ningún otro miembro del personal del BID hemos tenido la oportunidad de revisar el informe final de investigación, responder a sus conclusiones o corregir imprecisiones".

Ante esto, el directorio ejecutivo del BID votó el jueves para recomendar la destitución del presidente del banco, dado que probablemente violó las reglas de ética, dijeron a Bloomberg personas familiarizadas con el asunto.

Los directores ejecutivos recomendaron por unanimidad la remoción de Claver-Carone, según las personas que, bajo anonimato, describieron una reunión a puerta cerrada que tuvo lugar el jueves. La oficina de prensa del BID no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

La decisión final sobre la destitución de Claver-Carone la tomará la Asamblea de Gobernadores del BID, en su mayoría compuesta por ministros de Hacienda de los Gobiernos a los que reportan los directores ejecutivos del directorio. Tendrán hasta el martes para votar en línea sin necesidad de reunirse de manera presencial, comentar las personas.

Un controvertido ingreso

La nominación en 2020 de Claver-Carone -que en su momento era asesor de la Casa Blanca- por parte del entonces presidente Donald Trump para dirigir el banco de desarrollo enfocado en América Latina dejó un distanciamiento entre Estados Unidos y la región. Fue el primer ciudadano estadounidense en dirigir una institución presidida tradicionalmente por un latinoamericano desde su creación en 1959.

EE.UU. es el mayor accionista del BID, con sede en Washington, un banco estratégico para la influencia del país en América Latina. El banco prestó US$23.500 millones el año pasado, centrándose en impulsar las economías y ofrecer líneas de crédito para comprar vacunas contra el covid-19 para una de las regiones más afectadas a nivel mundial por la pandemia. Los países registraron una de las peores contracciones económicas de su historia en 2020; millones de personas perdieron sus trabajos o cayeron en estado de pobreza.

Claver-Carone, un ex asesor sénior del Tesoro, representante del Fondo Monetario Internacional (FMI) y locutor de radio satelital de política exterior de Miami, ha montado una defensa agresiva para mantener su trabajo.Con todo, EE.UU. apoya la destitución, dijo un portavoz del Tesoro.

Su negativa a cooperar plenamente con la investigación y su creación de un entorno de temor a represalias entre el personal y los países prestatarios ha resultado en una pérdida de confianza de parte del personal y los accionistas del banco y requiere un cambio de liderazgo, según la misma fuente.

La investigación halló evidencia -respaldada por análisis de escritura manuscrita, registros de divorcio y declaraciones de entrevistados durante- que respalda la conclusión de que la pareja tenía una relación romántica antes de unirse al BID a fines de 2020 “y que la relación pudo haber continuado sus empleos en el banco”, según el informe del 19 de septiembre preparado por la firma de abogados Davis Polk & Wardwell LLP bajo el liderazgo del directorio del BID.

La investigación también evidenció que Claver-Carone tomó medidas laborales para beneficiar a la mujer involucrada, aumentando su salario en dos instancias en menos de un año para un incremento acumulativo del 46% a más de US$400.000.

Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de américa Latina y el Caribe. Claver-Carone está a la cabeza desde septiembre de 2020.

Acusaciones de Claver-Carone y dudas de Brasil

Claver-Carone acusó ayer al Gobierno de Joe Biden de estar entregando "en bandeja de plata" el BID a China, tras la vitación del directorio.

"Va más allá de la sátira que China lograse meterse en el BID durante la Administración de Barack Obama y que ahora la de Biden se la estén entregando de nuevo en bandeja de plata", dijo.

El directivo también tildó de "vergonzoso" que fuentes anónimas de EE.UU. estén hablando con la prensa antes de dirigirse a él personalmente y que Estados Unidos no esté defendiendo a estadounidenses ante "lo que es claramente información fabricada"

En medio de esto, Brasil, el segundo mayor accionista de la institución, puso en duda la continuidad de Claver-Carone. Para la administración del Presidente Jair Bolsonaro, el actual presidente del BID no puede seguir en el cargo, según fuentes consultadas por Bloomberg.