EMOLTV

Un 2022 para el olvido: Casi US$1,4 billones se esfumaron de las fortunas de las 500 personas más ricas del mundo

La caída de las criptomonedas, la guerra de Rusia contra Ucrania, la inflación generalizada y las decisiones financieras de los bancos centrales, fueron factores que incfluyeron en este declive.

30 de Diciembre de 2022 | 17:13 | Bloomberg/ Editado por Beatriz Mellado
imagen
Aton
Durante el 2022 multimillonarios alrededor del mundo vieron cómo se hundían sus fortunas.

Casi US$1,4 billones se esfumaron de las fortunas de las 500 personas más ricas, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

Gran parte del daño fue autoinfligido: el presunto fraude del otrora niño prodigio de las criptomonedas Sam Bankman-Fried; la devastadora guerra de Rusia contra Ucrania que provocó sanciones paralizantes contra sus titanes empresariales; y, por supuesto, el actuar de Elon Musk, el nuevo dueño de Twitter, cuya fortuna es US$138.000 millones menor que el 1 de enero.

A eso le sumó un contexto de inflación generalizada y endurecimiento agresivo de los bancos centrales, el año marcó una drástica caída para un grupo de multimillonarios cuyas fortunas aumentaron a niveles insondables en la era del dinero fácil del covid.

En la mayoría de los casos, cuanto mayor era el aumento, más dramática es la caída: Musk, Jeff Bezos, Changpeng Zhao y Mark Zuckerberg vieron como se esfumaban US$392.000 millones de su patrimonio neto acumulado.

Sin embargo, no todo fueron malas noticias para la clase multimillonaria. El indio Gautam Adani superó a Bill Gates y Warren Buffett en el índice de riqueza, mientras que algunos de las familias más ricas del mundo, como los Koch y el clan Mars, también aumentaron sus fortunas. Las franquicias deportivas se volvieron más valiosas, haciéndose cada vez más inalcanzables para cualquiera que no pertenezca al 0,0001% más rico.

Cronología

Entre los principales hitos de esta debacle se encuentra la pérdida de más de US$25 mil millones por parte de Musk el 27 de enero, después de que Tesla Inc. advirtiera sobre problemas de suministro.

Asimismo, las personas más ricas de Rusia perdieron en conjunto US$46.600 millones el 24 de febrero, día en que Vladímir Putin ordena a su ejército invadir Ucrania. Poco tiempo después, las autoridades de la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos sancionan a los “oligarcas” rusos y a sus empresas, haciendo casi imposible que los magnates mantengan el control de sus activos en Occidente.

Por otra parte, los mercados chinos van de mal en peor, se perdieron US$64.600 millones de las fortunas de las personas más ricas del país el 14 de marzo. Durante el año, perdieron otros US$164.000 millones en 2022, a medida que los arduos esfuerzos por contener el covid, el hundimiento del mercado inmobiliario, el mayor escrutinio de la industria tecnológica y las tensiones comerciales con EE.UU. golpean a la segunda economía más grande del mundo.

Otro hito relevante, es cuando un grupo liderado por el multimillonario de las finanzas Todd Boehly gana la puja para adquirir el Chelsea en £4.250 millones (US$5.250 millones).

Es el precio más alto jamás pagado por un equipo deportivo, y culmina un frenético proceso de dos meses que atrajo a más de 100 postores de todo el mundo, incluido el multimillonario británico Jim Ratcliffe, el cofundador de Apollo Global Management Josh Harris, el copresidente de Bain Capital Steve Pagliuca, y Ken Griffin de Citadel con la familia Ricketts.

Los ingresos de la venta, incluidos £1.600 millones en deuda condonada que debía el equipo a Abramóvich, se destinarán a obras benéficas en favor de Ucrania.

Por otro lado, Rob Walton, heredero de la fortuna de Walmart, acuerda la compra de los Denver Broncos por US$4.650 millones, estableciendo un récord para un equipo deportivo estadounidense y poniendo de manifiesto el perdurable atractivo de poseer una franquicia de la NFL.

El consorcio de Walton incluye a la hija de Rob, Carrie, su esposo, Greg Penner, la presidenta de Ariel Investments, Mellody Hobson, el piloto de carreras Lewis Hamilton y Condoleezza Rice. El acuerdo convirtió a Hobson y Rice en las primeras mujeres negras propietarias de un equipo de la NFL.

En julio, Yang Huiyan pierde el título de la mujer más rica de Asia después de que su fortuna se redujera a menos de la mitad en siete meses, en medio de la crisis inmobiliaria que atraviesa China.

Además, Adani, un minero de carbón indio con un imperio en rápida expansión, superó a Gates y al francés Bernard Arnault y se conviertió en la tercera persona más rica del mundo a fines de agosto.

Se trata de la posición más alta jamás alcanzada por un multimillonario asiático. Alineado con el primer ministro indio, Narendra Modi, Adani ha utilizado la deuda para diversificar rápidamente su conglomerado relativamente opaco, Adani Group, en puertos, centros de datos, autopistas y, de forma controvertida, energía verde. En septiembre, superó brevemente a Bezos y se convirtió en la segunda persona más rica del mundo.

Titanes tecnológicos

También fue un año complicado para los titanes tecnológicos estadounidenses.

En esa línea, destacan las pérdidas de Zuckerberg. A mediados de septiembre, su patrimonio neto había disminuido en US$71.000 millones desde el 1 de enero, una pérdida del 57%, debido a un giro costoso hacia el metaverso y al desplome de todo el sector que arrastró a la baja el precio de las acciones de Meta Platforms Inc.

En el transcurso del año, cayó 19 puestos en el índice de riqueza de Bloomberg, terminando 2022 en el puesto 25, su posición más baja desde 2014.

Por otro lado, la burbuja de la economía del covid se está desinflando rápidamente y, con ella, las fortunas de los llamados multimillonarios covid, esos magnates que amasaron enormes fortunas con las vacunas (Stéphane Bancel, de Moderna), los autos usados (Ernie Garcia II y Ernie Garcia III, de Carvana), las compras en línea (Bom Kim, de Coupang) y, por supuesto, Zoom (Eric Yuan).

En noviembre, la criptobolsa FTX, de Bankman-Fried, colapsó después de que una crisis de liquidez revelara enormes agujeros en el balance de su imperio y la ausencia de controles de riesgo.

La fortuna de US$16.000 millones del hombre de 30 años se esfumó en menos de una semana. En su punto álgido, su patrimonio neto ascendía a US$26.000 millones. La debacle mancha a numerosos políticos de Washington que aceptaron sus donaciones, estafa a muchas organizaciones benéficas, humilla a los inversionistas de Silicon Valley, entre otros, y deja cerca de un millón de clientes en el limbo y preguntándose si recuperarán su dinero.

Finalmente, en diciembre Musk fue destronado como la persona más rica del mundo por Arnault, el magnate francés del lujo detrás de LVMH. Aunque Arnault no ha sido inmune a las dificultades de 2022, con una pérdida de unos US$16.000 millones en el año, palidece al lado de los más de US$138.000 millones que ha perdido.