Ricardo Salles, el ministro de Medio Ambiente de Brasil que afirma que la Amazonía no es el "pulmón verde" del mundo

Este abogado de derecha asegura que el Amazonas tiene "su ciclo cerrado", y ante sus polémicos dichos y el manejo de la emergencia, su partido político evalúa su suspensión y expulsión.

27 de Agosto de 2019 | 14:15 | Por María Jesús Herranz, Emol.

Ricardo Salles, ministro de Medio Ambiente de Brasil.

Reuters
Los incendios forestales en la Amazonía, donde cientos de miles de hectáreas han desaparecido por el paso del fuego, han puesto en la mira no sólo a Brasil, sino que a las autoridades políticas que toman las decisiones del país. Uno de ellos, que ha sido criticado por sus dichos, es el actual ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles.

A sus 44 años, el actual ministro ha tenido una carrera política más bien accidentada, marcada por diversas polémicas: en 2017 tuvo que renunciar a su cargo como secretario de Medio Ambiente del estado de Sao Paulo tras ser acusado de favorecer a empresas privadas y también fue sentenciado a perder sus derechos políticos.

A pesar de lo anterior, fue el último ministro elegido por el actual Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para conformar su gabinete a menos de un mes de empezar su Gobierno -el 1 de enero de este año-, rol en el que se desempeña actualmente. Sin embargo, su partido evalúa su suspensión y posible expulsión.

Un abogado de derecha

Proveniente de una familia de abogados en el distrito de Morumbi, en Sao Paulo -donde ha concentrado gran parte de su carrera-, Ricardo de Aquino Salles siguió la profesión en la Universidad Presbiteriana Mackenzie, para luego obtener un posgrado en Administración en la Fundación Getúlio Vargas.

Cuando el año 2006 el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil ganó nuevamente las elecciones presidenciales, ratificando la continuidad de su entonces líder, Lula da Silva, Salles, junto a cuatro amigos, decidieron fundar el Movimiento Endireita (Endereza) Brasil, el cual -según consigna- "defiende un nuevo derecho en el escenario político: liberal, ético y democrático", ya que el PT "se estaba preparando para tragarse a la sociedad misma", aseguran en su sitio oficial.

"La izquierda está en contra de la privatización, la empresa privada, el libre mercado; estamos a favor. Está en contra de las libertades individuales por un interés colectivo abstracto; defendemos las libertades individuales"

Ricardo Salles, ministro de Medio Ambiente de Brasil (2010)
El actual ministro se consolidó como presidente del movimiento y, sin renunciar a él, en 2010 postuló para ser diputado de Sao Paulo representando al partido de centroderecha Demócratas (DEM), manifestando en ese entonces ser el único candidato de derecha de Brasil, según medios locales. "La izquierda está en contra de la privatización, la empresa privada, el libre mercado; estamos a favor. Está en contra de las libertades individuales por un interés colectivo abstracto; defendemos las libertades individuales", aseguraba el entonces candidato.

"¡Basta de PT!", publicaba Salles los domingos en los grandes diarios de la ciudad, para así atraer a la clase media. Con la promoción del "Día de la Libertad Tributaria", también buscaba el apoyo de los agronegocios, asociaciones comerciales y de la Orden de Abogados brasileños, asegurando no ser de la derecha que apoyó a la dictadura militar. "Somos una nueva derecha, y sobre todo democrática", afirmaba el abogado. Sin embargo, no fue electo.

Pena de muerte, aborto y drogas

Desde un comienzo, el entonces candidato se manifestaba en contra del aborto, pero a favor de la pena de muerte. También era contrario al consumo de drogas, pero una medida que proponía era que cada persona defendiera su propia salud: "Desde un punto de vista liberal, cada uno hace lo que quiere con su propio cuerpo. Si vamos a liberar las drogas, el usuario debe firmar un término que renuncia a la protección del Estado desde el punto de vista de la salud pública", opinaba.

"Si vamos a liberar las drogas, el usuario debe firmar un término que renuncia a la protección del estado desde el punto de vista de la salud pública"

Ricardo Salles, ministro de Medio Ambiente
Por otro lado, al contrario de la reforma agraria, Salles decía que el problema en Brasil no era la concentración de la tierra, sino que el foco estaba en la "generación de riqueza, lo que se hace con mercados libres y con la defensa de la propiedad privada".

En 2012, postuló nuevamente a un cargo público. Esta vez, como concejal de la ciudad de Sao Paulo representando al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), pero renunció antes de las elecciones.

En 2013, el abogado fue nombrado como secretario privado del entonces gobernador, Geraldo Alckmin, lo que generó polémica incluso dentro del mismo partido. Un miembro histórico del mismo y que había sido gobernador de Sao Paulo, envió una carta al medio local Diario do Centro do Mundo, donde aseguraba: "Salles defiende el régimen militar, está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, en contra del aborto, aborrece el Estado y se define el único derechista asumido en Brasil, sea eso lo que sea".

Su carrera en medio ambiente

A pesar de las críticas, en 2016 Salles se desempeñó como secretario de Medio Ambiente del estado de Sao Paulo. Sin embargo, luego de un año en el cargo, fue acusado por la Fiscalía por irregularidades en su función, iniciando una investigación por cambiar las propuestas de un plan de manejo en un área de protección ambiental. Lo anterior habría favorecido a empresas privadas.

Si bien Salles negó las acusaciones, dejó el cargo en 2017. Luego, en octubre de 2018, cuando militaba en el partido liberal Novo, postuló para ser diputado federal en las elecciones parlamentarias, pero no logró su elección. Dos meses después, Bolsonaro lo escogió para liderar la cartera de Medio Ambiente, luego de descartar la idea de combinar dicho ministerio con el de Agricultura.

En diciembre del año pasado, cuando ya estaba designado como futuro ministro, fue sentenciado en primera instancia a tres años sin sus derechos políticos, aunque con la opción de apelar la medida, por lo que aún no se ha resuelto esa situación y puede encabezar cargos públicos.

El nombramiento generó gran expectativa, ya que Bolsonaro se ha mostrado como un escéptico del cambio climático, lo que ha generado diversas polémicas con grupos ambientalistas y otros líderes políticos a nivel mundial, conflicto que se ha incrementado esta semana tras conocerse el estado de los incendios en la Amazonía.

Polémicos dichos

A días de asumir su cargo, en una entrevista en Bloomberg News, el ministro señalaba que Brasil había contribuido suficiente en temas medioambientales y no debía nada a la causa, sino que al contrario, a Brasil se le debía pagar por el trabajo hecho.

En cuanto a su participación en cumbres sobre cambio climático, Salles dijo al mismo medio que "Brasil tiene tantas necesidades básicas que resolver que no es mi trabajo recorrer el mundo discutiendo el cambio climático (...). Si abordo el tema del acceso a las aguas residuales, ¿no estoy ayudando a lidiar con el cambio climático?"

El viernes pasado, manifestó que "la solución para la tala ilegal en la Amazonía es 'monetizarla' abriendo áreas para el desarrollo comercial", dijo el actual ministro al British Financial Times.

Hace una semana, en el marco del inicio de la Semana del Clima de Latinoamérica y el Caribe, en la ciudad brasileña de Salvador, mientras el titular de Medio Ambiente se refería a los incendios forestales, aseguró que "es una situación muy preocupante, agravada por el tiempo seco, el calor. Vamos a actuar para apoyar a los gobiernos de los estados en ese combate de los incendios".

Pero un grupo de ecologistas interrumpieron el discurso, abucheándolo y propiciando fuertes pifias al secretario de Estado, a causa de su rechazo a las medidas medioambientales del Gobierno, que se han visto secundadas por el desarrollo agrícola del país.

"La participación con carteles, las manifestaciones, tienen eco en las iniciativas que hemos considerado", afirmó por su parte el ministro tras escuchar el rechazo de los activistas.

Sin embargo, días después, en una entrevista al diario Estadao, Salles volvió a generar polémica al asegurar que "la Amazonía no es el pulmón del mundo. Eso ya se ha dicho y está reconocido". Además, el ministro agregó que el Amazonas "tiene su ciclo cerrado. Emite lo que ella misma consume (...). Es un patrimonio brasileño. Esa historia de que pertenece a la Humanidad es una tontería. Nosotros tenemos la soberanía sobre la Amazonía".

"Salles desprecia los datos científicos, despide a los empleados calificados, actúa de manera irresponsable y revoca las políticas públicas sin debate previo"

Declaración del partido Novo
En esa misma línea, el jefe de Medio Ambiente señaló que, sobre la destinación de recursos y el cuidado de la flora y fauna, "somos nosotros los que tenemos que escoger y somos nosotros los que tenemos que implementar. Toda la atención con la Amazonía que inspira la atención de todo el mundo es bienvenida, pero la autonomía para hacerlo es de la población brasileña", remarcó.

El día de ayer, tres miembros del partido Novo pidieron no sólo la suspensión de la militancia de Salles, sino que también evaluar su expulsión. Según consigna Globo, "el documento declara que Salles desprecia los datos científicos, despide a los empleados calificados, actúa de manera irresponsable y revoca las políticas públicas sin debate previo".
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores